Los 6 Mejores Irrigadores Dentales Para Una Perfecta Higiene Bucal

El mejor irrigador dental, junto con tu cepillo de dientes eléctrico, forman una dupla ideal para mantener tu boca saludable de la manera más moderna.

El irrigador oral o hilo dental de agua es una alternativa novedosa que permite disparar entre tus dientes un delgado pero potente chorro para expulsar los restos de alimentos que la cepillada tradicional no puede sacar.

Esta tecnología hasta hace poco era usada solo en las consultas odontológicas para hacerle una limpieza profunda a los pacientes, pero ahora se han diseñados piezas con la misma función para un uso particular y la misma es amada por muchas personas porque sienten su boca mucho más limpia después de utilizarla.

La pieza es particularmente útil en aquellas personas con tratamiento de ortodoncia, ya que el mismo trabajo que hace entre los dientes, lo realiza igual en los reducidos espacios entre los aparatos, ya que estos son más propensos de sostener residuos alimenticios y que además con ellos resulta difícil usar hilo dental de manera efectiva.




Los Mejores Irrigadores Dentales

¿Cuál es el mejor irrigador dental?

A continuación conocerás los irrigadores más destacados del mercado, ya sea por su funcionamiento, calidad y buen precio los siguientes 10 modelos son la mejor inversión que puedes hacer para tu salud bucal.

A continuación te presentamos los mejores irrigadores dentales: 

1. Oral-B OxyJet

Es un completo sistema de limpieza oral compuesto por un cepillo de dientes eléctrico recargable y un irrigador; este último tiene una tecnología avanzada que le incorpora micro burbujas al agua para purificarla y contribuir así con la salud de las encías.

Igualmente podrás variarle la presión según tus necesidades por lo que es el aparato ideal para las personas con sensibilidad.

Son piezas diseñadas para eliminar más placa, combatir las bacterias y aumentar la sensación de limpieza y frescura en tu boca.

2. HOC300 Waterjet Hangsun

El equipo pulveriza el agua de forma continua para retirar los residuos alimenticios rápidamente.

El esterilizador irrigador masajea las encías enviando 1200 pulsaciones por minutos.

El kit está compuesto por el jet clásico, el limpiador lingual, el removedor de placa, más otras  boquillas adicionales para distintos usos.

Con este equipo conseguirás una limpieza profunda de coronas, implantes o brackets y además tendrás acceso a bolsas periodontales y otras áreas difíciles de alcanzar dentro de tu boca.

3. Waterpik Waterflosser WP-100

Es un producto de cuidado dental con un sistema avanzado en el que podrás escoger entre 10 niveles de presión.

Su depósito de agua garantiza una reserva por más de 90 segundos, tiempo suficiente para lavar encías y dientes.

El equipo incluye 2 boquillas irrigadoras, un cabezal de cepillo de dientes y otra punta para la zona interdental; También incorpora un para limpiar la lengua, la diseñada para las cavidades periodontales y otra para la limpieza de aparatos.

Es un equipo eficaz que previene enfermedades en las encías, acumulación de sarro y además dejará tu boca libre de residuos.

4. Irrigador bucal eléctrico Broadcare

Es un aparato versátil, elaborado para solventar problemas bucales como dolor de dientes o halitosis.

Podrás elegir entre dos intensidades de presión y un modo masajes, para alivianar cualquier sensación incómoda de las encías. La presión de agua alcanza de 1400 impulsos por minutos y además tiene un temporizador de 120 segundos para guiarte durante la limpieza.

Funciona con una batería de litio recargable la cual además de rendir por largo tiempo es amigable con el medio ambiente.

Este es uno de los modelos más compactos del mercado, es delgado, manejable y resulta perfecto para llevártelo de viaje.

5.  Panasonic Dentacare EW1211W845

Funciona con dos pilas AA y genera 1400 movimientos por minutos capaces de eliminar bacterias, restos de alimentos y residuos atascados en los aparatos de ortodoncia.

El depósito de agua ofrece 35 segundos de presión y también cuenta con una boquilla giratoria que permite cambiar la dirección del agua.

De igual forma su diseño es compacto con mango texturizado fácil de sujetar y por otro lado es un aparato económico pero igual es capaz de darle una exhaustiva limpieza con cuidados a tu boca.

6. Irrigador Dental Professional LifeBasis

La pieza estimula y masajea las encías con un chorro que penetra profundamente entre los dientes limpiando como no lo podrías hacer con un cepillado común.

El depósito de agua es removible y su capacidad es de 165ml. La pieza incluye dos boquillas y tres modos de irrigación.

El aparato funciona con batería recargable y lo mejor es que no tendrás problemas para conectarlo cuando estés de viaje porque su voltaje es universal.

Es un equipo económico con excelente calidad y los usuarios que ya lo tienen lo definen como un producto eficiente que cumple perfectamente con su función.




¿Qué es la irrigación dental?

Se trata de una práctica que está volviendo a ponerse de moda en la actualidad y que tuvo su gran auge en las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado. No es más que una técnica de higiene de los dientes que consiste en regar con un equipo especial y a una determinada velocidad y presión de agua, cada una de las piezas dentales que tenéis en la boca para eliminar, de las cavidades y resquicios que hay entre unos y otros, la suciedad, los restos de comida y cualquier elemento que pueda alojarse allí y que es responsable de la caries, las bacterias que dañan la pulpa y el esmalte dental y demás agentes causantes del mal aliento. También se de conoce como chorro de agua dental, punta de ortodoncia o floser de agua. Recientemente también se ha popularizado su uso y distinción entre en público, y los usuarios en general, como limpiador dental de agua.

La irrigación es una parte importante de la higiene dental ya que es capaz de llegar a lugares potencialmente difíciles y que no han podido ser alcanzados por el uso del hilo dental o incluso por un buen cepillado; de hecho, estudios recientes atribuyen a la irrigación una eficiente limpieza y eliminación de esos elementos patógenos periodontales que son extraordinariamente minúsculos y que se alojan entre dientes y encías, los cuáles, junto al resto de bacterias de la boca, crean en su interior el clima apropiado para la proliferación de dolencias como la gingivitis, periodontitis o el crecimiento de las caries en general.

Si os irrigáis los dientes como una rutina periódica podréis prevenir mejor la aparición de caries y la incidencia a padecer enfermedades orales se reduce notablemente. Pero si ya padecéis alguna de estas dolencias también os puedo decir que hay estudios realmente alentadores sobre el uso de la irrigación como un elemento que alivia y disminuye el sangrado de las encías, reduce la gingivitis y elimina los llamados patógenos periodontales.

Para tener una práctica adecuada con este aparato debéis seleccionar un tipo, podéis encontrar en el mercado los que son de flujo pulsado o los que son de corriente constante, ambos ayudan a eliminar la placa y demás bacterias que se forman entre los dientes. Si no los habéis probado antes, es hora de que empecéis a considerar seriamente el uso de un buen irrigador dental, vuestros dientes os lo agradecerán.

¿Qué es un irrigador dental o hidropulsor?

El irrigador para los dientes es una pequeña pistola oral que sustituye el uso del hilo dental enjuagando con un chorro continuo de agua a presión. El aparato es muy similar a aquellos instrumentos que encontramos en el dentista; y si recuerdas alguna vez que lo visitaste para una limpieza de los dientes seguramente utilizó el mencionado equipo.

Es evidente que por ser profesionales esos son más costosos, mientras que un irrigador para uso en el hogar generalmente cuesta menos, eso sí, no tiene la misma potencia, sin embargo la fuerza es suficiente para limpiar profundamente tal y como lo necesitas.

Con referencia a lo anterior tenemos que el irrigador no es más que un pequeño aparato para la salud dental capaz de eliminar la placa y restos de comida entre los dientes a través de una corriente de agua que la dirige por toda la boca para una completa higienización de la cavidad oral.

También el mismo es una herramienta indispensable para todas las personas con coronas, puentes y especialmente con los implantes dentales ya que su limpieza es muy importante y al hacer el proceso efectivamente se previenen infecciones u otras enfermedades orales.

En resumen, con un irrigador dental puedes asegurarte que tu sistema durará más tiempo dándole el mantenimiento debido, además de mantener una boca más sana y fresca.

¿Es un irrigador oral un limpiador interdental efectivo?

Para responder sencillamente a esta pregunta, habría que afirmar que ciertamente obtendréis una limpieza interdental efectiva e incluso más profunda que con el cepillado y el hilo dental si usáis un irrigador para vuestros dientes. No obstante, la afirmación que os hago no es un mero capricho ni algo surgido a la ligera, se trata más bien de un hecho fáctico que ha sido concluido posterior a tres estudios diferentes del uso de esta herramienta y que arrojaron como conclusión la indiscutible efectividad de este instrumento para la higiene bucal.

La primera de estas investigaciones, realizada en 2011, destacó notables progresos en el uso de la irrigación por encima del hilo dental en la reducción del sangrado de las encías. Si bien en el primer par de semanas ambos elementos tuvieron resultados similares, a la vuelta de dos semanas más, la irrigación desarrolló notables mejoras de la hemorragia gingival y fue dos veces más efectiva que el hilo dental. Este mismo estudio reflejó pocas diferencias entre un elemento y otro en cuanto a la eliminación de la biopelícula que se aloja en la capa dental.

Otro estudio comparó el uso de la irrigación con elementos como el cepillo dental y el hilo, en este caso, los resultados destacan la efectividad del chorro de hasta 93% en la reducción del sangrado bucal y hasta de un 52% para reducir la gingivitis, incluso, quienes usaron todos los elementos descritos para su higiene bucal mejoraron su sangrado y la gingivitis con la irrigación. En el caso de la remoción de biopelícula, esta investigación resaltó que ambos grupos fueron igualmente efectivos.

Finalmente, un tercer estudio hecho en adolescentes con edades comprendidas entre los 11 y los 17 años que estaban recibiendo tratamiento de ortodoncia con el uso de sus respectivos aparatos permanentes comparó el uso del irrigador en un grupo contra otro grupo que solo usó cepillo y otros que usó cepillo e hilo dental. A las cuatro semanas el riego disminuyó el sangrado de manera efectiva en un 26% más de los que usaron cepillo e hilo y en un 53% más de los que sólo se cepillaron. Esta investigación también determinó que a las cuatro semanas el irrigador eliminó tres veces más biopelícula que el cepillado y el hilo dental y cinco veces más que sólo el cepillado.

Otros estudios destacan que la fuerza y presión producida por el floser de agua con 1200 pulsaciones a 70 psi pueden eliminar considerablemente la biopelícula de la superficie de los dientes, esta conclusión se alcanzó después de un estudio hecho usando microscopía electrónica de barrido en el que se observó que las piezas dentales tratadas con la irrigación eliminaron hasta el 99% de la biopelícula que se formó en los dientes.

Irrigador oral Vs. hilo dental: ¿cuál es la diferencia?

A simple vista y sin hacer una investigación muy a fondo os puedo hablar de una diferencia sustancial entre el irrigador y el hilo dental que es el instrumento en sí mismo. Si bien ambos son equipos que contribuyen a la higiene dental y ambos buscan limpiar los dientes, retirar los retos de comida, reducir la placa y combatir el mal aliento, lo cierto es que son dos elementos completamente distintos en su forma, características y construcción. Acá os hablaré de las notables diferencias entre uno y otro:

  • En primer lugar, hay que decir que, como su nombre lo indica, el hilo dental es nada más y nada menos que eso, un hilo. Una fibra hecha de materiales y filamentos especiales que es capaz de introducirse entre los dientes para retirar los restos de comida y remover la placa. El irrigador, por otro lado, es un aparato con una punta generalmente metálica que arroja un chorro de dimensiones microscópicas a una velocidad y presión específicas según vuestras preferencias y las características del aparato, cuyo riego llega a zonas dentales de difícil acceso y que se encarga de aliviar el sangrado, remover restos de comida, reducir la placa y combatir el mal aliento.
  • Otra diferencia estriba en que el hilo es notablemente más barato que el irrigador. Sin embargo, esto es un asunto en discusión. Si bien el hilo cuesta menos, al año deberéis comprar varios paquetes de hilo dental para vuestra higiene y sólo un irrigador que seguramente os durará más de un año o dos dependiendo de la calidad y durabilidad del aparato, en ese tiempo ¿Cuántos paquetes de hilo dental habréis comprado para mantener vuestra higiene bucal? Si lo analizáis con detenimiento en realidad os resultará muy relativo pensar cuál de los dos es más caro.
  • El irrigador es menos abrasivo que el hilo dental, es probable que os cause menos sangrado e irritación en las encías al momento de usarlo.
  • El hilo dental es más efectivo que el irrigador para remover la placa ya que al pasarse entre los dientes está hecho de una fibra especial que raspa las paredes dentales limpiando el área de bacterias y suciedad, mientras que el irrigador sólo es capaz de enjuagar el área a una presión y velocidad específica.
  • A la hora de remover las bacterias profundas de los bolsillos de las encías el irrigador es más efectivo que el uso del hilo dental, esto se explica porque los bolsillos profundos de las encías suelen ser lugares de difícil acceso y suelen alojar bacterias microscópicas que ni en millón de años el hilo es capaz de alcanzar, la potencia del micro chorro del irrigador, sin embargo, si es capaz de llegar a estos lugares y, con la presión adecuada, remover efectivamente las bacterias que se alojan en esta área.
  • Aunque el irrigador y el hilo son adecuados para cualquier tipo de persona que quiera tener una higiene bucal adecuada, quienes tienen encías sensibles o usan aparatos de ortodoncia de manera permanente son más proclives a usar el irrigador por las molestias y dolores que puede llegar a causarles el pasar el hilo por las cavidades entre los dientes en el primero de los casos y por la dificultad de pasar el hilo teniendo en los dientes todo un herraje de ortodoncia, en el segundo de los casos.

Diferentes tipos de irrigadores orales

En el mercado hallaréis toda clase de cremas dentales, utensilios y aparatos que os ayudan con la higiene bucal, no obstante, en el caso de los irrigadores sólo se conocen dos tipos y estos son:

De encimera

Este tipo de irrigadores se coloca, como el mismo nombre lo dice, en el mostrador o la encimera del baño y cuentan con un gran depósito de agua que permite su funcionamiento adecuado por más de un minuto. Tienen rango de configuración de presión y control de flujo de la corriente de agua. Se conectan a una fuente de tomacorriente y son la opción más adecuada si se trata de un aparato que usará toda la familia. Tienen precios que van desde los €32 a los €40.

Portátil

Esta versión de irrigador, como su nombre lo establece, puede guardarse fácilmente en un equipaje y llevarse a cualquier parte, es decir, es muy portable y puede trasladarse de un lado a otro. Tiene precios que van desde los €12 hasta lis €35. Básicamente son irrigadores que funcionan con baterías, incluso se les puede colocar baterías recargables. Vienen con una base pequeña para recargar entre sesiones de limpieza, no son tan potentes como los de encimera y tienen un depósito más pequeño que alcanza para menos de un minuto. Suelen ser usados por una sola persona, porque, en teoría, son más pequeños.




¿Qué características deberías buscar?

Pudiera deciros que el irrigador es un dispositivo dotado de gran simpleza, no obstante, por muy sencillo que parezca o finalmente sea, siempre hay algunas características a las que es mejor prestar atención para así tener el aparato adecuado, acá os explicamos algunas de ellas:

Control de flujo

Esta cualidad os permitirá disminuir o detener el flujo de agua que ingresa a vuestra oca mientras ajustáis el aparato en un área específica de vuestros dientes.

Nivel de sonido

Existe una vieja creencia según la cual las personas con dientes sensibles tienen también mayor sensibilidad al sonido, de manera que es muy probable que tratándose de un aparato de higiene oral lo más seguro es que querréis algo que no sea tan ruidoso. Pues, os tengo una noticia, la mayor parte de los dispositivos de encimera hacen un pequeño escándalo cada vez que lo usáis, de manera que si esta cualidad es importante para vosotros os aconsejo que verifiquéis primero en el empaque, antes de comprar, si el dispositivo es realmente silencioso.

Tamaño del depósito

La mayoría de los dispositivos de encimera tienen depósitos de agua de buen tamaño que alcanzan para un minuto o más de irrigación, que es el mínimo que se aconseja para la limpieza dental. Deberéis tener en cuenta que entre más grande el depósito, mayor es el tiempo que podéis haceros la irrigación sin necesidad de agua extra.

Puntas de colores

Esta cualidad es especialmente importante si compartiréis el irrigador con otros miembros de vuestra familia, en ese caso, cada usuario necesita definir por un color en específico cuál será la punta que usará para su higiene bucal. La distinción por colores hace sencillo el saber a cuál miembro de la familia pertenece una punta en específico.

Impermeable

Con esta característica vuestro dispositivo puede ser usado en la ducha lo que es una excelente noticia para esas personas que aprovechan el momento en que están duchándose para cepillar sus dientes y hacerse los procedimientos de higiene oral.

Punta giratoria

La idea de esta característica es que tengáis acceso a la parte posterior de la boca o la parte posterior de vuestros dientes. Con este tipo de punta tendréis la posibilidad de rotar la punta mientras hacéis el trabajo de irrigación.

Temporizador

Algunos de estos dispositivos vienen programables con temporizadores que activan una mini alarma después de transcurrido el tiempo programado en que la irrigación debe hacerse sobre determinada pieza dental, esto os indicará que ya es momento de pasar al otro diente para continuar con la limpieza.

Pulso de agua

Con esta cualidad podéis dar un buen masaje a vuestras encías ya que impulsa el flujo de agua que estimula el tejido de las encías promoviendo la salud de esta parte de la boca, así como el alivio en caso de dolor o sangrado.

Variedad de puntas

Si queréis tener acceso a diferentes áreas de vuestra boca, esta cualidad es especialmente importante sin embargo no todos los irrigadores la traen. Si es el caso en que queréis especial limpieza en determinadas áreas, una variedad de puntas también significa una variedad de chorros en tamaño, potencia y presión que os facilitará llegar a los lugares más oscuros de vuestra boca. Así que deberéis fijaros si el aparato de vuestro interés trae una o varias puntas.

Presión ajustable

La presión del agua es lo que actúa en estos aparatos para hacer la limpieza de los dientes, de manera que, visto así, es una cualidad realmente importante. Si sois de los que prefieren diversos niveles de presión y limpieza deberéis estudiar entonces con detenimiento qué tipo de irrigador es el que os hace falta. Los irrigadores portátiles, por ejemplo, suelen tener apenas dos o tres configuraciones de presión, mientras que los irrigadores de encimera pueden llegar a tener hasta 10 configuraciones de presión.

Tipos de puntas

En el mercado hallaréis diversos tipos de puntas para un irrigador dental, incluso algunos dispositivos vienen ya con varias de ellas, sin embargo, las más populares son:

Bolsillo profundo

Son ideales para ayudar al alivio de los dolores producto de las enfermedades periodontales. Tienen un extremo ligeramente puntiagudo y se encargan de llegar a los bolsillos de las encías.

De placa

Viene con un pequeño cepillo al extremo de la punta que se encarga de llegar a áreas difíciles de alcanzar. Elimina la placa y los restos de alimentos.

De cepillo

Esta os permite cepillaros y regar el agua del irrigador al mismo tiempo. Hay quienes prefieren esta variedad porque les ahorra tiempo.

Estándar

Es el tipo de punta más popular, tradicional y característico que viene en todos los tipos de irrigadores dentales.

Limpiador de lengua

Una punta que genere la presión suficiente para limpiaros la lengua es una excelente idea para remover los restos de suciedad que quedan en esta parte de la boca y que contribuyen al mal aliento.

De Ortodoncia

Limpia alrededor de los aparatos de ortodoncia colocados de manera permanente en la boca los cuáles son absolutamente susceptibles de atascos y de suciedad de restos comida debido al complejo herraje que los conforman.

Consejos para usar un limpiador de agua

Antes de usar un irrigador es oportuno que prestéis atención a una serie de sugerencias que os facilitarán su uso:

  • No lo encendáis hasta que tengáis la punta del aparato en la boca.
  • El agua del depósito debe ser tibia para evitar choques con encías sensibles y debe contener un poco de enjuague bucal.
  • La configuración de la presión debe ser la más baja para empezar e ir aumentando progresivamente.
  • Iniciad en los dientes posteriores y a partir de allí avanzad hasta adelante primero en los dientes inferiores y luego los superiores.
  • Apuntad el flujo entre los dientes y en la línea de las encías.
  • No os paséis de un minuto usando el irrigador.

¿Pueden los irrigadores reemplazar al hilo dental?

En palabras sencillas, la respuesta a esta pregunta es sí, debido a que tanto el hilo como el irrigador tienen la misma función, más aún ahora que los irrigadores vienen con puntas especiales para llegara esos lugares donde antes sólo pasaba el hilo.

De hecho, personas de encías sensibles se han cambiado al uso del irrigador en sustitución del hilo, sin embargo, si tenéis una salud oral adecuada, no usáis ortodoncia y no tenéis enfermedades periodontales, entonces lo ideal es usar los dos.

Consideraciones cuidadosas: seda dental Vs. irrigador

Existen una serie de consideraciones que os ayudarán a entender las ventajas y desventajas de cada uno de estos aparatos de higiene bucal, acá os detallamos cada una:

Ventajas

  • En cuanto a las ventajas de usar el hilo dental podemos decir que es más barato, llega a los recovecos de más difícil acceso en los dientes, y está hecho con un filamento especial que raspa los dientes eliminando bacterias y controlando la acumulación de placa.
  • Sobre el irrigador podemos deciros que es un buen complemento de higiene oral, masajea las encías, alivia el sangrado, es muy adecuado para quienes tienen enfermedades periodontales, encías sensibles o aparatos de ortodoncia y, además algunos vienen con puntas que cepillan, limpian y llegan a lugares de difícil acceso.

Desventajas

  • En el lo que se refiere al hilo dental tengo que deciros como una desventaja que puede ser abrasivo, poco adecuados para quienes tienen tratamientos de ortodoncia y tienden a causar sangrado y ser irritantes para quienes tienen sensibilidad en las encías.
  • En cuanto al irrigador, hay que aceptar que no es tan efectivo con la placa y, además, es más caro que el hilo dental.

¿El irrigador oral es útil para los dientes?

Para responder llanamente a esta interrogante hay que afirmar tajantemente que el irrigador, en efecto, es muy útil para ayudaros a mantener una adecuada salud e higiene oral. Es un hecho fáctico que estos aparatos son de gran ayuda para quienes tienen dificultades para usar el hilo y para quienes no pueden hacerlo por tener sensibilidad en las encías o aparatos de ortodoncia que les impida su uso, también son muy adecuados para quienes tienen coronas y puentes.

El uso del irrigador es muy beneficioso para llegar a los lugares de difícil acceso, además masajea las encías reduciendo el sangrado y aliviando los síntomas de la gingivitis. Cada uno de estas cualidades, sin duda lo convierten en un gran aliado de las personas en la cruzada contra el mal aliento y la placa dental.

Para reforzar la afirmación también es oportuno acotar que hay suficientes investigaciones y estudios científicos que dan cuenta de los enromes beneficios que proporciona el uso de estos aparatos para la higiene bucal. Muchas investigaciones destacan notables progresos en 4 semanas de uso o hasta menos que arrojan como resultado hasta un 99% por diento de efectividad en la limpieza de los dientes.

Teniendo en cuenta todos estos detalles queda claramente establecida la utilidad que puede tener el uso un irrigador en la higiene dental.

¿Cuál es el procedimiento para el riego dental?

Hay una serie de pasos que deberéis seguir para usar el irrigador, acá os explicamos paso a paso para que os resulte más sencillo su uso:

  • Llenad el depósito con agua tibia.
  • Si es el caso, seleccionad una punta según el uso que le daréis.
  • Configurad la presión de irrigación. Lo recomendable es empezar por la más baja e ir progresando a partir de allí.
  • Desplazad el dispositivo por el área a limpiar y permitid que actúe en esa zona el tiempo suficiente para hacer una limpieza adecuada.
  • Es recomendable empezar por los dientes posteriores e ir avanzando hacia adelante.
  • A una inclinación de 90° con respecto a la superficie que deseáis limpiar debéis irrigar las piezas dentales objeto de limpieza. Deslizad por el borde de la encía y también por el borde de los dientes.
  • Evitad usar en heridas abiertas. Puede ser peligroso.
  • Cerrad la boca ligeramente para evitar derrames durante el uso
  • Aseguraos de usarlo en cada una de las piezas dentales de vuestra boca.
  • Una vez terminado el procedimiento entonces deberéis apagar el dispositivo.
  • Si agregáis a esto hilo dental y cepillo indudablemente estaréis dándoos una limpieza más profunda.