mejores-muletas

Las 5 Mejores Muletas Con Las Que Darás Pasos Seguros

Cuando padeces de alguna discapacidad en tus pies, o estás lesionado, es muy necesario contar con las mejores muletas del mercado, que te brinde comodidad y mucho soporte.

Las muletas son usadas por niños, jóvenes y adultos, y son una efectiva forma de mantenerse en pie, cuando alguna extremidad inferior está lesionada o ya no dispones de alguna de ellas.

Estos aparatos son realmente especiales, porque se convierten en prácticamente unas segundas piernas para quien las use. Las puedes encontrar en farmacias, tiendas de suministros médicos, y aún mejor, en internet.



¿Cuáles son las mejores muletas?

Estos apoyos físicos son muy recomendadas por los fisioterapistas, para ayudar a mejorar la condición de la lesión de la pierna, el pie, algún tendón, el músculo, hueso, etc.

Son aparatos bastante prácticos, graduables, que permiten que el paciente mantenga su movilidad, y pueda ser capaz de trasladarse de un lugar a otro y realizar sus actividades, o como parte de su terapia.

En la web  hay muchos modelos. Las hay económicas, y otras con precios menos asequibles.

Si quieres comprar unas, a continuación te mostraremos las más solicitados, y que en opinión de los expertos, son soportes eficientes, de marcas reconocidas, que brindan el apoyo y la comodidad requerida, sin afectar tanto el bolsillo.
A continuación te presentamos las mejores muletas: 

1. Drive Medical AC001 muleta de aluminio

Par ajustable

Modelo con un puño suave y anatómico. Es regulable para adaptarse a tu tamaño. Son cómodas, porque dan apoyo a la palma de la mano y reparten la presión.

Tanto el puño y la codera son regulables individualmente en altura, y el brazalete es cerrado.

Estas son las medidas predominantes: la altura del puño al suelo es regulable entre 66 y 89 cm. Y de la codera al puño es ajustable entre 23 y 31 cm. El diámetro del tubo es de 21 mm.

Soporta un peso máximo de 100 Kg y se vende en pares. Son ligeras y tienen dos colores para elegir: azul y marrón.

2. Muletas Para Caminar Soles

Menos costosa

Si buscas unas muletillas realmente cómodas y de precio bajo, estas traen un suave recubrimiento de espuma para la axila, que ayudan a tener un mejor balance y confiabilidad.

Los agarres son ergonómicos  para apoyar las manos y muñecas. Las coberturas para las manos son transpirables, dando un alivio mejorado.

Las puedes ajustar en los niveles: pequeño, mediano y grande.  Están fabricadas con aluminio de grado premier, vienen cubiertas con una gruesa capa anodizada para heridas o post cirugía, que ofrece un soporte más resistente.

3. Bastón inglés, muleta Advance con puño anatómico blando azul Herdegen

Diseño innovador

Este diseño es totalmente exclusivo, es inglés y tiene un puño bi-materias, que proporciona una real comodidad para el apoyo de la mano.

Su material de elaboración es un tubo de aluminio testeado con alta calidad, y lo podrás regular en la altura mediante un sistema de clip.

Las medidas son: altura mano-suelo: 76-101 cm, ángulo de apoyo: 28º largura del mango: 10 cm grosor mango: 3.5 cm.  Peso del bastón: 0,52 Kg.  Puede usarla un paciente de no más de 140 Kg.

4. Muleta de aluminio regulable en altura color negro Gima

Un equipo de excelente puntuación

Este modelo de muleta tiene una empuñadura ergonómica y un resistente soporte para el brazo.

El sólido tubo de 19 mm está fabricado en aluminio de alta gama y duración. El equipo incluye un reflectante en su parte delantera, y un sistema anti-ruido en el tubo, para evitar el ruido al caminar.

Entre sus medidas destacan: altura en 11 posiciones desde 76 cm en su posición más baja, hasta 101 cm en su posición más alta.

La longitud de la empuñadura es de 10 cm y el diámetro del puño es de 3,5 cm. La muleta pesa 520 gramos y soporta hasta 130 kg de peso máximo.

5. Bastón inglés Queraltó

Seguro y con sorpote increíble

Las características de cada una son: altura mano-suelo: 76-101 cm, ángulo de apoyo: 28º. Largura del mango: 10 cm,  grosor del mango: 3.5 cm.  Peso del bastón: 0,52 Kg.

Puede soportar un peso máximo por usuario de 140 Kg.

Te sentirás muy cómodo al usar este equipo, porque proporciona una real comodidad para el apoyo de la mano.

Su tubo está elaborado con un tipo de aluminio de altísima calidad, y tiene un sistema de regulación sencilla con un clip.





Una breve porción de la historia de las muletas

Gracias a la evidencia de las tallas del antiguo Egipto, de la época de los faraones, hace cinco mil años, los investigadores sugieren que las muletas existen desde hace mucho tiempo.

Los faraones de Egipto utilizaron estos dispositivos para ayudarse a moverse. Desde entonces, el diseño no ha cambiado mucho.

Las ramas de los árboles o la madera se usaban a menudo para fabricar muletillas rudimentarias con relleno natural, y hacerlas más cómodas.

La primera edición patentada y producida comercialmente, fue desarrollada en 1917 por Emile Schlick. Este diseño se parecía a un simple bastón con el apoyo del brazo.

En 1945, A. R. Lofstrand, Jr. patentó el primer conjunto de diseños con altura ajustable, haciéndolas completamente personalizadas.

El objetivo principal de Lofstrand era ayudar a una persona discapacitada a lograr movimientos normales de pasos y equilibrio.

Sin embargo, el crédito para el diseño de antebrazo es de Thomas Fetterman, quien basó su criterio en su misma experiencia en los años 50.

Fetterman se dio cuenta de algunos de los inconvenientes con las muletas axilares (el potencial para el deslizamiento, la caída y el daño a los nervios), y desarrolló una con capacidad superior para apoyarse en el suelo, gracias a una punta mejorada y tapa de gel de amortiguación.

Este invento entró en producción en 1988 y sigue siendo recomendado por los especialistas ortopédicos de hoy en día.

Tipo de muletas

mejores-muletas
Muletas

Si te preguntas cuántos modelos tienes para escoger, te informamos que solo hay dos comunes y son los siguientes:

  • Muletas de axila estándar

Que también se llaman auxiliares, y a veces llamadas muletas de axila. Están hechas de madera, aluminio o de carbono, y las puedes ajustar fácilmente a tu altura. Se recomiendan para las personas con una lesión temporal, como una rodilla o un tobillo rotos.

  • Muletas de antebrazo

Que también se llaman de codo. Tienen el brazalete que agarra el antebrazo del paciente durante el uso. El puño está hecho de aluminio o plástico. Se utilizan para personas con lesiones corporales o contratiempos adicionales.

Estos dos tipos  tienen diferentes fortalezas y debilidades.

El modelo de axila suele ser para los usuarios que las necesitan a largo plazo, pero en comparativa, las de antebrazo, pueden ser más fáciles de utilizar, porque requieren menos fuerza del usuario.

La que mejor te convenga dependerá de tus necesidades de salud. Con la modernización se han fabricado diversos modelos, entre ellos los plegables, de plataforma, grandes, y muchos más.

Hay otros tipos que puedes considerar:

  • Muletas milenarias

Las empuñaduras están diseñadas ergonómicamente y se colocan en un ángulo que se ajusta al ángulo natural de las muñecas. Esto ofrece una mayor comodidad de agarre y equilibrio de carga. La manija y la altura total de la muleta son totalmente ajustables.

  • Muletas Strutter

Esta opción funciona como las de axilas, pero tienen una base más grande. Distribuyen el peso a través de los brazos y piernas un poco mejor, y por lo general  dan un poco más estabilidad al caminar.

  • Muletas de plataforma

Permiten sujetar el brazo con una correa, a fin de que las manos puedan descansar en un cierto ángulo en el agarre, para aliviar la presión de los movimientos al usar los brazos.

¿Estás buscando algo nuevo?

Si todavía piensas en que te gustaría conocer otros modelos de muletas, mira las siguientes opciones un poco más modernas:

Muletas alternativas:

Te permite caminar casi como lo normal, con las manos libres y puedes subir o bajar escaleras.

También son conocidas como scooter o caminadoras de rodilla. Usarás la pierna normal para moverte de un lugar a otro, mientras colocas la rodilla de la pierna lesionada en el asiento acolchado, dirigiendo la muleta con las asas y logrando estabilidad y equilibrio.

Scooter modelo sentado:

Es similar a la caminadora de rodilla en la que tú mismo podrás conducirte con facilidad, pero con el scooter sentado, lo haces con una posición sentada.

Hay otros modelos como las anfibias, las telescópicas. Hay también diseños infantiles, y muchos más.

Para los adultos mayores, o ancianos, se suelen recomendar los andadores, porque les proporcionan mayor estabilidad y menos requerimiento de fuerza.

¿Qué características debes considerar al elegir una muleta?

Para hacer una compra correcta de tu muleta, es muy importante que conozcas las características más puntuales e indispensables que debe tener, así te aseguras de adquirir un producto de buena calidad y que de verdad sea beneficioso para tu salud:

Fuerza

Todos los tipos normales requieren la fuerza superior del cuerpo del usuario para el uso apropiado.

El peso a sostener se distribuirá por toda la parte superior del cuerpo, por lo que requerirá más fuerza de tu brazo, hombro y músculos del pecho.

Tanto las modelos de axilas, como las de antebrazo requieren fuerza superior del cuerpo, sin embargo las de antebrazo requieren un poco más de fortaleza.

Si tienes una fuerza limitada de la parte superior del cuerpo, o simplemente quieres caminar normal, entonces te servirá intentar con opciones más modernas.

Postura y Equilibrio

Si eres nuevo en el uso de estos soportes para caminar, notarás que resulta un reto coordinar y equilibrar el movimiento. Si esto te ocurre, es mejor que consideres los equipos de axila, ya que pueden ser más fáciles de dominar en un primer momento.

Pero, si te preocupas por tu postura o necesitas más flexibilidad, deberás considerar las de antebrazo, porque te pueden dar control sobre tu movimiento y ayudar a tener una buena postura.

Las de antebrazo se recomiendan a menudo para los pacientes más activos, pues permiten una variedad de estilos y de pasos en la caminata sobre terrenos regulares e irregulares.

Ajuste

Por supuesto, debes asegurarte que estén adecuadamente ajustadas a ti antes de usarlas. Si usas una muleta mal montada, te puede provocar fricciones, dolores musculares y daño en los nervios.

También hay modelos que se doblan para guardarlas cuando ya no las tengas en uso.

Comodidad

En este caso, las de antebrazo ofrecen un punto debajo del codo que puede reducir la tensión, y mantienen algo de la presión fuera de la muñeca, haciéndolas cómodas y fáciles de usar.

Por su parte, las de las axilas presionan contra el lado del cuerpo cuando se están usando, y a menudo provocan lesiones y tensiones. Si la comodidad es tu principal preocupación, entonces te favorecen más las de antebrazo.

Sea cual sea el tipo que elijas, asegúrate de que están correctamente montadas y ajustadas.

Puedes reducir el estrés en tus manos y lados mediante la adición de una almohadilla de gel.

¿Quieres una muleta sólida y cómoda?

Hay aspectos puntuales de las muletas que puedes considerar para que las sientas más estables y cómodas.

Si usas unas muletas es porque tienes una molestia o problema físico, por lo que contar con unas muletas ideales te hará la vida, o ese proceso, más sencillo.

Puntas de las muletas

Asegúrate de que las puntas sean sólidas, que no resbalen, porque son muy importantes ya que ayudan a mantener tu peso y el equilibrio mientras caminas.

Toma en cuenta el tamaño antes de comprarlas. Una punta más grande tiende a proporcionar una mayor estabilidad, ya que tiene una superficie más ancha al contacto con el suelo.

Otras cuentan con tecnología especial de ayuda de muelle, lo que hace que se muevan contigo y se adapten a tu paso.

Manijas de la muleta

Estas asas ofrecen más seguridad y comodidad al paciente. En términos de comodidad, hay varios tipos de muletillas que ofrecen asas especiales con acolchado adicional, que ayuda a reducir el estrés.

Por lo tanto, asegúrate de que tu selección tenga una manija cómoda, para que sea fácil utilizarlas a largo plazo.

¿Actualmente usas muletas?

Si es así, ¿sufres de dolor en la muñeca, o malestar general? Tanto las de axila como las de codo pueden ser equipadas con férulas de fuelle (amortiguador), para mejorar su rendimiento y aumentar su comodidad.

El fuelle ayuda a aliviar las sacudidas que repercuten en el equipo cada vez que das un paso, y te permita girar o dar vuelta, mientras la apoyas firmemente colocada en el suelo.

Elije zapatos sensibles

Asegúrate de usar sólo zapatos cómodos. Lo último que necesitas es herir tu pierna buena debido al uso de zapatos rústicos o insensibles.

Recuerda que tu pierna buena tiene mucha más responsabilidad y peso que soportar en este momento, y es necesario darle todo el apoyo que puedas para mantenerla sana y firme.

Elije modos de transporte sabiamente

Este punto varía dependiendo de dónde vivas y si estás acostumbrado a conducir, caminar, tomar el tren o los autobuses, etc.

He aquí algunos consejos generales que debes tener en cuenta:

La seguridad es mejor que el movimiento. Si no te sientes seguro en un determinado modo de transporte, entonces probablemente es mejor no usarlo. Busca una alternativa más favorable.

Las escaleras siguen siendo un enemigo, por lo que debes evitar usar el metro. Trata de encontrar alternativas, como autobuses o taxis.

Los taxis son caros. En este caso debes hacer un análisis costo-beneficio de llegar a algún lugar, y prevenir más lesiones y contratiempos.

Utiliza la puerta del conductor. Si usas autobuses, siempre sal y entra a través de la puerta del conductor. Si el conductor no ve con claridad tu discapacidad, puede poner en marcha el autobús antes de que te sientes, provocando una caída.

Pide ayuda

Solicita siempre la ayuda de alguien, no importa si pareciera innecesaria, como por ejemplo cruzar una calle o salir y entrar del metro.

Consejos a tomar en cuanta a la hora de usar las muletas

Cuando te toca usar uno de estos aparatos te das cuenta de que requieren un esfuerzo físico mayor al de simplemente caminar con ellas.

Si no haces un uso correcto,  puedes sufrir lesiones en las muñecas, los pies, las caderas, y hasta las axilas.

Prácticamente, junto con las muletas harás un equipo para soportar tu propio peso, y para eso requieres:

  • Guantes: el esfuerzo que haces para sostenerte en las muletas, y en el que debes usar tus extremidades superiores, puede producir molestias y dolores en las manos.

Para evitar esto, es buena idea que uses unos guantes para deportistas, ya sea de ciclistas o fisicoculturismo, etc.

Si tus muletas no las traen incorporadas, puedes optar por hacer unos acolchados para las empuñaduras. Puedes usar esponja o algún material que permita amortiguar la carga.

  • Entrena tus extremidades superiores: deberás usar mucho tus brazos y hombros, así que lo ideal es que los fortalezcas mediante ejercicios específicos para ellos, como las pesas.
  • Descansa: tómate tu tiempo para adaptarte a las muletas, sino lo haces, te precipitarás a usarlas y te harás daño. Mantén la pausa cuando subas o bajes escaleras.

No te sobre expongas a resistir todo el esfuerzo físico que en primera instancia te exigirán las muletas. Con constancia, poco a poco les agarrarás el ritmo.

Enlaces de interés

Las mejores sillas de ducha

Los Mejores Cojines de Asiento de Espuma Viscoelástica

El Mejor Cojín con Respaldo Lumbar