Los 7 Mejores Oxímetros de Pulso Para Controlar La Saturación de Oxígeno de La Sangre

El más vendido No. 1
AGPTEK Oxímetro de Pulso,...
209 Opiniones

El mejor oxímetro de pulso no puede faltar en tu botiquín casero, un dispositivo diseñado para medir el nivel de oxígeno en la sangre de un paciente, aunque la versatilidad de algunos modelos les permite inclusive monitorear la frecuencia cardíaca.

¿Cuál es el mejor oxímetro de pulso?

Cuando una persona carece de conocimientos en temas de salud se llena de dudas ante la necesidad de adquirir un equipo como este, pero para ayudarte, seguidamente leerás una lista de oxímetros disponibles en el mercado que por su calidad y eficiencia están entre los mejores que puedes tener.

A continuación te presentamos los mejores oxímetros de pulso: 

1. Herbie Life HL-70C 

El equipo muestra a la misma vez el valor de la prueba y pletismograma y mientras realiza la medición se estabiliza evitando cualquier movimiento.

La pantalla revela número e íconos claros y además tendrás seis formatos de visualización para escoger el que prefieras, incluyendo uno donde la fuente se ve especialmente grande.

El programa sobre el cual trabaja reduce la influencia del movimiento de otros objetos, por lo que su estimación es más precisa y además emite una alarma cuando llega a determinados valores.

El diseño es moderno, compacto y ligero, también es sencillo de manipular, es rápido de detectar el pulso y la saturación con un consumo bajo de energía.

2. Oxímetro de Dedo GRDE 

Aparte de medir el oxígeno calculará la frecuencia cardiaca y es perfecto para usar tanto en niños como en adultos.

Tiene un solo botón en el que presionándolo continuamente te desplazarás entre las cuatro direcciones ajustables.

Los valores arrojados son precisos y funciona con dos pilas AAA incluidas con el equipo, las cuales serán duraderas gracias al sistema de apagado automático luego de ocho segundos sin señal.

La lectura en la pantalla OLED es comprensible, y existe una modalidad para ver los datos de la respiración. Igualmente es de tamaño reducido y tiene una cuerda de seguridad que lo hace práctico de sujetar.

3. Monitor de Frecuencia Cardíaca Etekcity 

La tecnología implementada es de las más modernas para arrojar resultados fiables. La operación la hace velozmente con solo insertar cualquier dedo en la cavidad y pulsar el botón.

La pantalla OLED además de números grandes y brillantes mostrará gráficos en barras y curvas que reflejarán tendencias. También posee indicador de batería, alerta de pulso y auto apagado a los 16 segundos.

Es tan compacto que cabe en el bolsillo y viene con una funda de transporte para resguardar la pieza cuando no esté en uso.

Está entre los más vendidos y es útil en para padres, enfermeras, atletas, controles respiratorios, entre otros. El equipo también cuenta con certificados que avalan su calidad y buen funcionamiento y además tiene dos años de garantía contra todo riesgo.

4. Jumper JPD-500A 

A este equipo podrás programarle una alarma para supervisar tu ritmo cardíaco y además su funcionalidad está aprobada por CE y FDA.

La pantalla LCD muestra un menú por el que es sencillo desplazarse utilizando el único botón de la pieza y no se sentirás una fuerte presión en el dedo mientras hace la medición ya que la goma que lo bordea se adapta mejor que otros modelos similares.

Además del oxímetro, la caja contiene 1 acollador, 2 baterías AAA y un manual en ingles. Por otro lado el equipo es frecuentemente usado por las personas asmáticas y su fiabilidad y sencillez de uso superarán tus expectativas.

5. Medisana PM 100 

Conocer el nivel de saturación de oxigeno es aún más fácil con este equipo. La pantalla mostrará los valores en números o gráficos para mejor compresión.

Funciona con dos baterías doble AA y el brillo de la pantalla al ser ajustable a 10 intensidades serán aún más duraderas.

El diseño es moderno, pesa solo 54g y las medidas son tan compactas que será el ideal para llevarlo en tu cartera siempre.

Por otro lado la calidad y la eficiencia son incuestionables contando con un certificado como producto médico según la directiva europea Medical Device Directive.

Es un producto que cumplirá con tus expectativas, es resistente, con dígitos sencillos de leer y considerando que tiene un precio ligeramente elevado, merece la pena hacer la inversión.

6. PeneWeell Q-001 

Ofrece la precisión que todos queremos cuando se trata de asuntos médicos, trabajará rápidamente y te alertará sobre cambios en los valores de oxígenos en la sangre facilitándote el control sobre tu condición de salud.

El diseño es bonito, con una pantalla alargada donde además de los datos de la función básica conocerás el nivel de batería para reemplazarlas a tiempo.

Te dará tranquilidad saber que la pieza es acreedora de avales con certificado de seguridad médica y cumple altos estándares de calidad.

Es usado por atletas de alto rendimiento o personas con estilo de vida activo como corredores, ciclistas, excursionistas y más, la pieza además viene disponible en rosado, azul, verde y gris.

7. Oxímetro de Pulso GHB 

La característica más especial de este es que lo puedes usar durante entrenamientos deportivos, -pocos ofrecen esta particularidad- y además su versatilidad y practicidad lo hacen indispensable en consultorios y en tu botiquín de salud.

La prueba no dolerá, y no necesitas conocimientos especiales para usarla gracias a la sencillez y su único botón para usar.

A precisión es 98% efectiva en el caso de las pulsaciones por minutos y 99% precisa para medir el nivel de oxigeno.

Es el oxímetro más barato entre nuestras recomendaciones, pero su calidad y durabilidad lo posicionan entre los más destacados del mercado.

¿Cómo funciona un oxímetro?

El oxímetro trabaja introduciendo el dedo índice y generando una luz a través de la cual mide la saturación de hemoglobina en la sangre, este proceso es generalmente usado para analizar los signos vitales de una persona cuando llega a un hospital o durante una consulta médica rutinaria, pero en la actualidad hay modelos diseñados para uso doméstico.

¿Quienes necesitan un Oxímetro de pulso?

Existen varias condiciones en las que se puede disminuir el nivel de oxigeno en el torrente sanguíneo, pero hay quienes se exponen más a esta circunstancia como los asmáticos o personas con un cuadro de neumonía.

Sin embargo, la función del equipo hace que sea utilizado por corredores, ciclistas o atletas de alto rendimiento, aunque también se recomienda el uso para personas en general como parte de chequeos rutinarios para estar al tanto de la situación de salud.

Características a evaluar para elegir un oxímetro de pulso

Como todo equipo electrónico este varía sus capacidades, no obstante, tratándose de un equipo de salud se debe ser aún más cauteloso en cuanto a la eficiencia del mismo considerando los siguientes factores:

La precisión:

¡Importante! Tu confianza en el valor que arroje dependerá de la exactitud que ofrezca el producto, algunos manejan esta medida por porcentaje, ofreciendo una varianza de 1%, 2% o más. Otros por su parte emiten señales de advertencia que alertarían al usuario de que existe interferencia o que lectura es inexact

Durabilidad:

Viene determinada por la calidad y frecuencia de uso que le des. Si es para ti, probablemente no lo necesites tan robusto, pero si es para un médico o enfermera que estime utilizarlo frecuentemente, es mejor invertir en un equipo superior capacitado para lo mismo.

Uso de batería:

Al ser pequeño y portátil, la mayoría de ellos utiliza 2, 3 o 4 pilas, siendo esta una inversión adicional en el caso de que el aparato no la incluya. Lo bueno es que la mayoría de los oxímetros tienen bajo consumo gracias a su función de apagado automático a los pocos segundos de no detectar pulso.

Legibilidad:

Lo mejor para todos es una pantalla grande, con números llamativos, donde la información se lea con claridad y no se preste a confusiones. Por otro lado, existen modelos que aparte de números, muestran gráficos para conocer y analizar las tendencias.

Alarmas o advertencias:

Algunos modelos son capaces de emitir una alarma cuando el equipo detecte un nivel bajo de saturación de oxigeno, siendo esta característica especialmente útil para lo que desconocen o no están familiarizados con el rango normal del valor.

Beneficios del oxímetro de pulso

Son muchas las razones por las cuales una persona puede experimentar la saturación de oxígeno. Pueden ir desde la asfixia hasta infecciones, como neumonía, pasando por el ahogo, enfermedades, como enfisema, cáncer de pulmón e infecciones pulmonares, el hecho de inhalar productos químicos venenosos, la insuficiencia cardíaca o un historial de ataques al corazón, así como también puede ser producto de reacciones alérgicas, anestesia general, apnea del sueño y más.mejor-oximetro-de-pulso

Sea cual sea la razón por la cual se esté presentando esta saturación, es verdad que después de pasar por un episodio como este, necesitaréis de un pulsioxímetro, pues se trata de un dispositivo con clip que mide la saturación de oxígeno. Este deberá estar conectado a un dedo, una muñeca, un pie o cualquier otra área donde éste pueda leer el flujo sanguíneo.

También son utilizados, a menudo, como parte de una prueba de estrés. A su vez, estos artefactos se emplean también por una gran cantidad de beneficios adicionales y repasaremos los más resaltantes a continuación. Vale destacar que, en la actualidad, están ampliamente disponibles tanto en tiendas físicas como en línea, lo que permite una masificación de su uso. Es así como algunas personas sin factores de riesgo específicos pueden usarlos sin problemas.

Monitorean la saturación de oxígeno a lo largo del tiempo

Estos artefactos son bastante útiles para las personas que tienen condiciones que afectan la saturación de oxígeno, pues se les puede hacer un monitoreo constante de su flujo sanguíneo.

Alertan sobre niveles peligrosamente bajos de oxígeno, particularmente en recién nacidos

Seguro también lo habéis visto en hospitales y clínicas anteriormente, y es que también se usan en estos lugares para pacientes que son particularmente vulnerables. Esto incluye a los bebés en unidades de cuidados intensivos neonatales, por ejemplo, pues existe un riesgo importante de que los niveles de oxígenos en los recién nacidos bajen durante sus primeras horas de vida.

Las compras de este artefacto se han masificado precisamente porque algunos padres se sienten mucho más tranquilos al confiar en el uso de estos dispositivos, en vista de que prometen tranquilidad a aquellos a quienes les preocupa el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y los accidentes de sueño. Aunque también es verdad que ninguna investigación, hasta ahora, ha ofrecido un respaldo sólido a la creencia de que el uso de éstos puede prevenirlos.

Ofrecen tranquilidad a las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas

Algunos médicos y especialistas se valen de este artefacto para evaluar qué tan seguro es para una persona con problemas cardiovasculares o respiratorios hacer una actividad física determinada. Esto es posible saberlo mediante el uso del artefacto mientras se hace dicho ejercicio.

Evaluar la necesidad de oxígeno suplementario

Por ejemplo, bien podría pasar que un especialista en sueño os recomiende el uso de este artefacto para controlar el nivel de saturación de oxígeno durante la noche de una persona que se cree que pudiese estar sufriendo de apnea de sueño. De esta forma, gracias al resultado obtenido se podrá actuar de manera preventiva ante tal problema y evitar que vaya a pasar a mayores y saber si requiere, o no, oxigeno suplementario.

Monitorean los niveles de saturación de oxígeno en personas bajo anestesia

Antes, durante o después de la anestesia, es importante monitorear y saber cuáles son los niveles de oxígeno en el paciente. Y es existe también el riesgo de que las personas bajo efectos de la anestesia puedan sufrir una inestabilidad en sus niveles de oxígeno.

Indican efectos secundarios peligrosos en personas que toman medicamentos que afectan la respiración o la saturación de oxígeno

No sólo los medicamentos pueden afectar la respiración, así que, ligado a este beneficio, este artefacto también es empleado para proporcionar información certera sobre si una intervención respiratoria, como la terapia de oxígeno y los ventiladores, han surtido, o no, efecto en un paciente determinado.

¿Qué puedes esperar de estos aparatos?

Lo primero es que os preguntéis honestamente si sabéis qué es. Sea cual sea vuestra respuesta, me tomaré el tiempo de hacer un breve recorrido por el diseño de este artefacto, pues es de gran importancia saber que un oxímetro de pulso tiene dos lados.

En uno de los lados del dispositivo brillan sin problema dos rayos de luz de diferentes longitudes de onda a través de vuestro dedo. Se trata nada más y nada menos que de un rayo rojo y un rayo infrarrojo invisible. Del otro lado del oxímetro se encuentra un receptor que detecta estos haces de luz. ¿Y cómo funciona? Pues, las células sanguíneas oxigenadas y desoxigenadas absorben estas luces a diferentes velocidades.

En general, la luz infrarroja es absorbida más fácilmente por la hemoglobina que contiene un alto nivel de oxígeno, mientras que la luz roja puede pasar. La luz roja, por el contrario, es absorbida más fácilmente por la hemoglobina que contiene poco oxígeno, mientras que la luz infrarroja puede pasar, como habrás imaginado. Partiendo de este principio, el cambio en la recepción de los dos haces de luz se usa para calcular tanto el nivel de saturación de oxígeno de vuestra sangre como de vuestro pulso.

En este sentido, es importante aclararos que se trata de un dispositivo de pulsioximetría que no es para nada invasivo, lo que puede ser una preocupación para muchos, pero podréis tener la seguridad de que no conlleva riesgos graves. Lo máximo que ha llegado a pasar es que algunos usuarios han podido experimentar irritación leve, lo que se puede visualizar con un enrojecimiento y sensibilidad de la piel.

Sin embargo, sí que hay que considerar ciertas cosas, como el hecho de que, si se ajusta bastante y se usa durante un período prolongado, sin interrupciones, este artefacto es capaz de cortar el oxígeno de los vasos circundantes. Por lo que es normal que, bajo estas condiciones, cualquier persona pueda experimentar cierto entumecimiento, hormigueo o cambios en el color de la piel y en este caso debe notificarse a un médico de inmediato.

Por otro lado, hay un riesgo latente y podemos decir que es el principal temor de muchos de sus usuarios y es la lectura falsa. Y que la precisión de éstos dependerá exclusivamente del ajuste correcto.

Por eso debéis ser muy cuidadosos con esto, pues los cambios en su posicionamiento, por menores que sean, afectarán su funcionamiento o su percepción de los niveles de oxígeno por medio del flujo sanguíneo y así es altamente probable que pueda producir una lectura inexacta. Por ejemplo, una persona que lo use incluso cuando duerme puede aflojar el dispositivo sin saberlo a causa de movimiento involuntarios al dormir, provocando así una falsa alarma.

También el dispositivo puede arrojar alarmas o alertas incluso cuando la caída de la saturación de oxígeno es inofensiva o se da por un corto espacio de tiempo, produciendo ansiedad o una preocupación innecesaria en el usuario si sus médicos no les han ayudado a comprender el papel del artefacto. Hay que saber que la saturación de oxígeno puede disminuir durante períodos breves debido a factores sencillos como un cambio en la posición para dormir o la retención momentánea de la respiración.

Pero, vamos, que también puede pasar todo lo contrario y es que muchos modelos de oxímetros de pulso no brindan alertas para todos los posibles problemas de oxígeno. En este sentido lo que generan es una falsa sensación de seguridad, por lo que no pueden servir como sustituto de otras formas de monitoreo.

Es por todas estas razones y situaciones que los usuarios de este artefacto, sea por las razones que sean, deben informase bastante bien sobre este artefacto, así como consultar, aclarar y discutir con el médico que les está recomendando su uso sobre los riesgos que hay en el uso de un oxímetro de pulso.

También es importante que se mantenga un registro de las lecturas a lo largo del tiempo. ¿La razón? Los cambios en las lecturas, particularmente en respuesta a los cambios ambientales, a veces señalan un problema de salud y es bueno saberlo de antemano para saber cómo deben actuar ante ellos los especialistas o el mismo usuario.

¿Qué mantenimiento preventivo se requiere?

Como sabéis, las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares, bebés muy pequeños e individuos con algunas infecciones pueden beneficiarse de la oximetría. Si este es vuestro caso o convivís con una persona que pueda necesitarlo, es importante que consultéis con vuestro médico si debéis o no ir por él.

Una vez os han dado el visto bueno y tenéis este dispositivo con vosotros, es importante que toméis en cuenta varios detalles respecto a su mantenimiento, ya que, además de saber cómo utilizarlo, es importante que os aseguréis que podáis cuidar de él para que podáis disfrutarlo por un largo rato y no se acorte su vida útil, ¿vale? Por eso, vamos a repasar, en breve, unos pequeños consejillos de mantenimiento y cuidado que no debéis pasar por alto:

Reemplazar las baterías cuando el indicador de batería baja esté encendido

No esperéis hasta el último momento, hasta que se apague. En realidad, este es un consejo que vale la pena seguir con la mayoría de los artefactos electrónicos que tengáis en casa, pero con éste en particular aún más.

Limpiar la superficie del oxímetro antes de usarlo en el diagnóstico

Es importante que se mantenga siempre limpio este artefacto, por varias razones, sobre todo porque estará en contacto con el usuario por un buen tiempo. También porque puede atrapar muchas suciedades dentro de él que pueden acortar s vida útil.

Pero en esta misma tónica, es importante que sepáis que es importante que mantengáis vuestras manos limpias, pero, sobre todo, secas porque la cantidad excesiva de agua o de loción podrían afectar su lectura de oxímetro. Por otro lado, el esmalte de uñas y las uñas acrílicas causarán lecturas inexactas. Es bueno entonces que el usuario elimine cualquier obstrucción a su uña natural para una lectura precisa.

Retire las baterías si el oxímetro no está en funcionamiento durante un largo período de tiempo

Esto evitará que se sulfaten o que se dañen dentro del artefacto, ya que esto podrá conllevar el daño de sus conectores o de algunas de sus piezas.

Mantenga el oxímetro alejado del calor y el frío extremos, así como de la humedad

El clima puede afectar la lectura, así como la temperatura de vuestras manos. Aseguraros de que vuestras manos estén tibias. El hecho de que estén demasiado frías puede significar directamente que no tengáis la circulación adecuada y así afectar la lectura que hará el artefacto. Por otro lado, debéis mantener el dispositivo lejos de interferencias electroquirúrgicas de alta frecuencia y desfibriladores.




¿Cómo limpio mi oxímetro?

Hablamos de un artefacto que está en contacto con las manos todo el tiempo, lo que lo hace altamente vulnerable a las bacterias. Además de eso, ya os he adelantado que su limpieza es un punto clave para su mantenimiento y el alargamiento de subida útil y, vamos, tampoco es algo que me he inventado yo ni tampoco que, descubierto el agua tibia, es, en principio, lo mínimo que merece en temas de cuidado, cualquier artefacto eléctrico.

Pero una vez que lo tenéis en vuestras manos, es normal preguntarse ¿por dónde empiezo? Si es que es pueden surgir dudas de sobre cómo limpiarlo sin afectar su rendimiento, si vale la pena, o no, utilizar un producto químico para su limpieza y así muchas otras interrogantes que espero solventar con estos consejillos sobre su limpieza que comparto con vosotros. Lo que os adelantaré antes que todo es que es muy fácil de limpiar y no invertiréis demasiado tiempo esfuerzo en esta actividad:

  • Debéis utilizar tan sólo un paño suave humedecido con alcohol isopropílico al 70% o alcohol médico. Con esto procederéis a limpiar lo que es la zona de la goma que toca el dedo dentro del oxímetro y la goma en sí.
  • Es importante no verter ni rociar ningún líquido, ni siquiera el alcohol médico, sobre el oxímetro. Debéis evitar a toda costa que algún líquido entre a alguna de las aberturas del dispositivo.
  • Se recomienda siempre que dejéis que el oxímetro se seque completamente antes de volver a usarlo. La humedad también alterará el resultado.

Tipos de oxímetros de pulso

Muy poco saben que hay distintos oxímetros de pulso, pero partamos por lo principal y es saber que la oximetría es un procedimiento médico que estudia el nivel de oxígeno en la sangre de un paciente determinado, esto, entre otras cosas, permite saber y determinar si existe una condición médica en él que haga que requiera la ayuda de un médico.

En este sentido, hablamos de un procedimiento de diagnóstico. El mismo puede valerse de tres dispositivos especialmente, como lo son el oxímetro de pulso, el oxímetro de mano y el oxímetro fetal. Vuestro médico seguramente os especificará cuál debéis usar. Según vuestro caso y las necesidades que se tengan, pero es importante conocerlos de antemano, por eso vamos a profundizar en ellos.

El oxímetro de pulso

Es, en general, el dispositivo que se utiliza con mayor frecuencia, cuyo uso se ha masificado aún más en los últimos años debido a su sencillez y conveniencia.  Tiene, entre sus características y ventajas, el hecho de que es portátil, razón por la cual la mayoría de los pacientes lo usan en casa para vigilar su nivel de oxígeno en la sangre.

Aquí os hablo de pacientes que necesitan un monitoreo constante por varias razones, entre las que puede estar el que se le monitoree los niveles de saturación de oxígeno para proporcionar información certera sobre si una intervención respiratoria, como la terapia de oxígeno y los ventiladores, han surtido efecto positivo o no; para controlar la evolución a partir de cuadros complicados de salud, como enfermedades respiratorias, pulmonares y demás, o incluso para mantener control de los niveles de estrés en pacientes que sufren de enfermedades cardiovasculares, por ejemplo.

Se coloca en el dedo o en el lóbulo de la oreja, aprovechando que tiene forma de un clip de cocodrilo. Es una unidad compacta, por lo que la pantalla está en el clip mismo y es precisamente allí en donde se muestran los resultados de la lectura. La luz infrarroja pasa a través de las venas y esto puede diferenciar entre las células sanguíneas oxigenadas y las no oxigenadas. Si hay un coágulo de sangre o la mano está fría, los oxímetros de pulso pueden no dar una lectura tan certera.

El oxímetro de mano

Este es de uso exclusivo de los institutos médicos y los hospitales. Aquí hablamos de una maquinaria con mayor aparataje y un poco más sofisticada. Entre otras cosas, se diferencia del primer modelo porque tiene otras partes, no es una unidad. Es así como tiene la pantalla fuera del clip.

Por no estar conectada al clip, hay un cable que sujeta a éste de la pantalla. Así también la pantalla ofrece una información mucho más avanzada, no sólo muestra el nivel de sangre oxigenada. Con esta información que es mucho más completa, los médicos tienen la posibilidad de hacer el diagnóstico correcto.

El oxímetro de pulso fetal

Por último, tenemos este modelo que, como su nombre lo indica, se usa durante el embarazo, cuando ya es posible distinguir el pulso del feto. Se usa principalmente para diagnosticar si el bebé está sano o no y ha sido especialmente confeccionado para el uso con bebés nonatos porque el oxímetro habitual puede ser difícil de usar en ellos. Con este artefacto, el médico puede ser alertado de complicaciones de antemano, ya que se trata de un dispositivo capaz de realizar mediciones tempranas que permiten tratar cualquier complicación rápidamente.

En este caso, el dispositivo tiene una sonda que se coloca en la cabeza del bebé para obtener una lectura del cráneo mediante el paso de los rayos de luz. La sonda ayuda a llevar el dispositivo al bebé a través del canal de parto.

¿Qué mide un oxímetro de pulso?

Esta es una pregunta muy importante que, sobre todo los usuarios primerizos de este artefacto se hacen. Antes que nada, es importante que sepáis que, en general, el uso de oxímetros ayuda al diagnóstico, muchas veces temprano, de trastornos como la hipoxia, la apnea del sueño, la hipertensión, entre otros.

Encontraréis un par de versiones, modelos o tipos como los explorados unas líneas atrás, pero la versión portátil de la misma ayuda a controlar las condiciones en el hogar, lo cual es verdaderamente útil y recomendable, sobre todo en pacientes con condiciones cardiacas o respiratorias. De hecho, es probable que estéis leyendo este artículo porque vuestro médico os lo ha recomendado a vosotros o a algún familiar y queréis llevaros el mejor a casa.

Pues os comparto un secreto. Si bien cada modelo tiene sus características y es más útil en ciertos casos, la clave para sacarle el mejor provecho está en su uso correcto, pues de esto dependerán las lecturas certeras y precisas. Digamos que tiene muchos propósitos y beneficios, pero a decir verdad el propósito principal es alertar al médico lo más pronto posible de una lectura no natural o por debajo o encima del rango normal. En este sentido, hay tres cosas principales que mide este artefacto:

  • La saturación de oxígeno de la hemoglobina en la sangre arterial, que es una medida de la cantidad promedio del oxígeno unido a cada molécula de hemoglobina.
  • El porcentaje de saturación se da como una lectura digital.
  • La frecuencia del pulso: en latidos por minuto, promediada entre 5 y 20 segundos.

También es bueno que estéis al tanto de aquellos valores o información que un oxímetro de pulso no es capaz de captar, como lo es el contenido de oxígeno de la sangre, la cantidad de oxígeno disuelto en la sangre, la frecuencia respiratoria o el volumen corriente, es decir, la ventilación ni el gasto cardíaco o la presión arterial.

Para conocer estas variables debéis requerir a otros artefactos o métodos, aunque por lo general no hará falta que las manejéis.