Los-mejores-Set-de-Cubiertos-de-Bebés

Los 5 Mejores Set de Cubiertos de Bebés Para Que Tu Pequeño Coma Feliz

El más vendido No. 1
Lehoo Castle Cubiertos de dinosaurio 6...
48 Opiniones

Comer con los dedos es una experiencia de exploración para el bebé, ya que comienzan a evaluar las texturas, colores, aromas y sabores de lo que se lleva a la boca, atravesando por una etapa en su desarrollo que no se puede obviar; sin embargo, cuando están más creciditos es necesario empezar a inculcarle modales y formas adecuadas de alimentarse y para ello la manera más apropiada de hacerlo es contar con el mejor set de cubiertos para bebés.

Cuando un niño empieza a usar los utensilios es realmente encantador ver como sus pequeñas manitas toman la herramienta e intentan agarrar alimentos para comérselos, además del desorden en el plato, en la trona y hasta en su ropita o babero que representan el esfuerzo que hacen.

Enseñarlos a usar los cubierto es un paso importante para moldear la conducta, pero algunos padres cometen el error de darle al niño utensilios grandes cuando esto no es nada favorable, porque al infante le cuesta manejarlos y puede resultar una experiencia frustrante que desmotivaría al niño a comer adecuadamente, por lo que siempre es aconsejable proporcionarle el instrumento adecuado según su etapa de crecimiento.

¿Cuál es el mejor set de cubiertos de bebés?

Si tienes dudas acerca de cuáles son las herramientas adecuadas para cada niño según sus necesidades personalizadas, así como también los materiales apropiados, inclusive el diseño grabado y la forma que favorece más la destreza de las manos de tu hijo, has llegado al sitio correcto para informarte de manera oportuna.

Así que, considerando lo anterior hicimos una comparativa donde luego de consultar la opinión de otras madres, y cerciorarnos que las piezas sean seguras y de buena calidad, recogimos cinco modelos que se destacan en el mercado como los mejores set de cubiertos que tu pequeño puede tener:

1. Set de vajilla y cubertería infantil Chicco

Adecuado a partir de 12 meses

OFERTA
Chicco - Set de vajilla y cubertería...
56 Opiniones

Mas que utensilios de cocina, Chicco ofrece una completa minivajilla con la que tu bebé tendrá todo lo necesario para alimentarse incluyendo cubertería, platos y vaso de transición.

Cuando a tu niño le sirvas su comidita en platos tan bonitos éste se sentirá independiente y motivado a comer solito.

Es una inversión que a pesar de no ser tan económica vale la pena, ya que tiene productos de buena calidad fabricado con melamina y plástico en la parte inferior que evita deslizamiento. También el set es apto para el lavavajilla y podrás inclusive meterlo en el microondas.

Por su parte el vaso es antigoteo, es resistente a golpes con asas cómodas a las que tu niño se acostumbrará rápidamente.

Asimismo al ser de marca Chicco tiene buen respaldo y por esta razón ha recibido buenas referencias de los usuarios que ya lo tienen.

2 Cubiertos para bebé Lullababy

El de mejor relación precio – calidad

Es un juego básico, pero bastante destacado por sus propiedades y por tener un precio bajo. Es la mejor opción cuando no quieres invertir mucho y recibir piezas funcionales para alimentar a tu hijo.

Las cucharas y tenedores resaltan por su diseño hondo antivuelco el cual facilita la alimentación del niño y por su profundidad hace que el tamaño del bocado sea acorde para pequeños de a partir de un año; por otra parte el mango es supersuave con terminaciones redondeadas que evitan molestias en al comer.

Es uno de los kit más seguros que puedes comprar, el mismo está libre de BPA látex o cualquier elemento tóxico, asimismo las piezas están garantizadas y la fábrica te responderá ante cualquier insatisfacción.

Son tres juegos de cucharas que recibirás, además de un práctico estuche de viaje para trasladarlo de la forma más higiénica posible hasta donde lo necesites.

3. Set de 3 cubiertos INOX Beaba 913402

Los de acero inoxidable

OFERTA
Béaba 913402 - Set de 3 cubiertos de...
3 Opiniones

Es un juego de cubertería infantil que a pesar de ser acero inoxidable es superseguro de utilizar. Te sorprenderá la nobleza de los bordes junto con la precisión en la pinchada de alimentos.

Tiene cuchara, tenedor y cuchillo, así que tu niño se sentirá como un adulto. Los mismos son acordes para un niño a partir de los 12 meses hasta los 24; por su parte los mangos son ergonómicos y está disponible en color turquesa y rosado.

Para tener un precio asequible el juego responde bien a la exigencia y será una compra que te dejará satisfecha.

4. Cubertería para niños EXZACT

El mejor para los gemelos

OFERTA
EXZACT - 6 pieza para niños cubertería...
30 Opiniones

Si tienes un par de niños, este modelos incluye la cubertería para ambos, y lo mejor es que son baratos. A tus niños les encantará el mango de vaca que incorpora y un detalle divertido de sostener.

Igualmente son de acero pulido con acabado impecable, sin filos o bordes pronunciados, del mismo modo no son tan pequeños, por lo que son apropiados para niños de dos años o más. Son livianos, de fácil manipulación y se conservarán a lo largo del tiempo acompañando a tu hijo en su crecimiento.

5. Cubiertos para Bebé Philips Avents SCF714

El mejor a partir de 18 meses

Son los más económicos de nuestras recomendaciones y aún así mantienen la calidad que esperas de un producto que usará tu pequeño.

Es de los tenedores que se ajusta a las etapas del crecimiento de tu hijo; los mismos son profundos, agarran cantidades acordes para los pequeños, también son de sujeción fácil y promueven la autoalimentación.

Son aptos para el lavavajilla, libres de BPA y con diseño alegre y didáctico. El set cumple con su función, y tiene el respaldo de una marca con amplia trayectoria en productos de bebé.

Señales que indican que tu bebé está listo para usar cuchara

Nadie mejor que tú para conocer los hábitos de tu hijo y percatarte que su comportamiento y destreza muestran que ya es Los-mejores-Set-de-Cubiertos-de-Bebéshora de que el pequeño tome su cucharita y tenedor para comer; no obstante, si tienes algunas duda sigue leyendo para conocer señales claras con las que tu hijo manifiesta que ya es hora que le des su set de utensilios.

  • Cuando ya el niño puede sentarse solito.
  • Si presenta interés en lo que está en su platico y toma los alimentos entre sus dedos para llevarlos a la boca.
  • Cuando ya los intervalos de alimentación son largos y similares a los de la gente adulta.
  • Son capaces de balbucear para darte a entender que tienen apetito.
  • Se muestran curiosos con los utensilios usados por los adultos (los cuales no deben estar a su alcance).

Asimismo cada niño vive su etapa diferente y no debe ser comparado con otros, pero ajustado a un promedio, estos indicativos se presentan en la mayoría de los casos entres los 6 y los 10 meses de edad.

También es considerado el tipo de comida que consumen, ya que cuando empiezan a ingerir alimentos sólidos que la mayoría de las veces sucede a los cuatro meses ellos ya deben tener su cucharita, y alrededor de esa etapa se le iniciará la curiosidad sobre el instrumento, sobre todo cuando son coloridos y cómodos de sujetar.

Tipos de cucharas

En el mercado hay muchos modelos con diferentes formas y funciones, sin embargo, entre la extensa variedad existen ciertas características que los hacen agruparse en tres grandes tipos y que además se ajustan a la edad del tu hijo:

Cucharas de principiantes

La característica principal de ésta es que al no ser tan profunda el bocado que tomará no será tan grande, por lo que será apropiada para los bebecitos. Igualmente el material utilizado para su fabricación es ultra ligero y no tiene tantos detalles en el mango.

Cuchara de fase intermedia

Ya cuando empiezan a tener contacto con el instrumento y buscan ligeramente la independencia la hora de comer necesitas una cuchara con una asa más larga que permita alimentarlo con mayor comodidad.

Esta fase se ubica aproximadamente alrededor de los ocho meses, cuando ya los infantes conocen el procedimiento de abrir y cerrar la boca para digerir mientras que empiezan a tomar la cuchara en ocasiones, aunque en la mayoría de las veces sea para jugar un poco, pero es totalmente normal y hasta favorable para la siguiente etapa.

Cucharas de autoalimentación

Ya los más creciditos tienen claro para qué es la cuchara, y ahora la toman para comer solitos. Ya este modelo es un ligeramente más pesado y capaz de recoger mayor cantidad de alimento.

Los pequeños van mejorando con la práctica y el transcurrir del tiempo y no demorarán en diferenciar entre un tenedor y una cuchara y se sentirán más cómodo con uno o con otro dependiendo de lo que vayan a ingerir.

Cucharas de detección de calor

Son unos innovadores modelos con sensores que avisarán a los padres que tan caliente está la comida para el bebé con solo mostrar una variación de color en la punta.

Además de lo anterior, otra ventaja que tienen es que el mango es suave y cómodo, tanto para los niños como para los padres, además el extremo es suave al contacto con las delicadas encías de los bebés.

En cuanto al diseño son piezas llamativas con las que tu niño disfrutará comer, en la mayoría de los casos son aptas para el lavavajilla, además es súper segura al estar fabricada libre de componentes perjudiciales como, BPA, BPS o PVC.

Qué características tiene una buena cuchara de bebé

Las siguientes son algunas especificaciones que hacen que la experiencia con cubertería para bebé sea lo más favorable y de fácil adaptación para los niños:

Punta blanda

Las de material suave se sentirán bien en las encías y en los labios de los niños. Lo que si hay que tomar en cuenta es que si tu bebé muerde duro la punta debe ser resistente a los intentos de tu hijo.

El material más usado es el plástico o silicona suave y así como la boca en general estará protegida, la estructura de la cuchara también, porque son materiales duraderos.

Punta plana

Es una opción que hará aún más fácil el proceso de adaptación. En efecto al ser plana no serán todos los alimentos que le podrás dar con ella, de hecho, quizá existe más riesgo del desorden, pero a tu chiquito le encantará como casi no se siente en la boca y no le ocasionará ninguna molestia.

Peso correcto

Sobre todo cuando se trata de utensilios metálicos ya sea de plata o acero inoxidable – que también existen para los nenes-, las piezas son más pesadas que el promedio, por lo que, para cada etapa se recomienda una medida adecuada, tanto de largo como de volumen.

Una técnica para saber si es apropiada es introducir verticalmente la cuchara dentro del puré, en este caso el utensilio debe quedarse parado durante un tiempo, así sabrás que es firme, pero no tan pesado para incomodar al chiquito.

Qué tomar en cuenta para elegir cucharas de autoalimentación

Lo clave de estas cucharas es hacer que con su diseño de mango y punta, junto con la habilidad de tu pequeño se asegure que el alimento vaya a la boca y no al piso, para lo que se recomienda considerar lo siguiente:

Que no tenga trozos afilados

Un accidente con objetos puntiagudos es doloroso hasta para un adulto, imagínate como sería para un bebé. Los mejores modelos se hacen especialmente con un acabado suave y forma redondeada para disminuir cualquier posibilidad de maltrato en las encías, lengua o boca.

Mangos cortos y gruesos

Cuando el mango no es tan largo, el niño tendrá más control en la pieza; así como también el peso la hará más estable, sin balanceos en el camino con los alimentos.

Algunos consejos finales

Los tenedores funcionan perfecto para diestros o para zurdos, de hecho, en los primeros usos te darás cuenta cuál es la tendencia del pequeño.

Por otro lado hay padres que se ven tentados a dar el alimento al niño rosando la cuchara con la parte superior de la boca por considerar el proceso más eficiente, esto en efecto funciona para dejar el bocado completo, sin embargo, podría no ser tan favorable al crear una sensación incómoda para el niño y cierto rechazo al utensilio.

Lo mejor es acercar el tenedor a los labios y con un pequeño tacto, el niño por reflejo abrirá su boquita y la cerrará con el alimento dentro, esto facilitará tanto el uso, como el movimiento adecuado de los niños con la comida dentro de su boca.