precios-portabebes-para-bicicletas

Las 6 Mejores Sillas Portabebés para Bicicletas Para ir de Paseo

El más vendido No. 1
Silleta Silla Portaniño Trasera Niño...
1 Opiniones

Esta guía tiene como objetivo principal ayudarte a elegir la mejor silla e bicicleta para niños que se adapte a tus necesidades.

Los padres dejan de lado sus momentos de disfrute o de libertad por atender el trabajo, las actividades del hogar y cuidar a los nuevos integrantes de la familia: los bebés. Entre las actividades más recurrentes están las de ámbito deportivo, como el ciclismo.

Los portabebés para bicicletas son la herramienta perfecta para que los padres puedan volver a ejercitarse y pasear, y al mismo tiempo pueden activar el espíritu aventurero y deportivo de sus niños desde temprana edad.

Otras de las maneras de hacer proactivos a los niños y ayudándolos luego de sus primeros pasos es con las bicicletas de madera, las bicis de aprendizaje y los triciclos, las cuales logran terminar de establecer la conexión padre-hijo que es tan importante mientras van crecimiento.

¿Cuáles son las mejores sillas de bicicleta para bebés?

En el mercado actual hay muchos modelos de sillas de bicicleta para niños. Por ello, se debe leer con exactitud sus características, si se adapta a la perfección al tipo de bicicleta del usuario y su capacidad y  tamaño para saber si se ajusta al niño o bebé.

Por otra parte, los aspectos de seguridad y comodidad se vuelven importantes, ya que mientras los papás pedalean, los niños deben disfrutar de toda la experiencia.

Te invitamos a echar un vistazo a estas 6 sillas de bicicletas para niños que seguro se convertirán en tu mejor aleado para ejercitarte al aire libre.

A continuación te presentamos las mejores sillas de bicicleta para bebés:

1. Portabebé de ciclismo Polisport 

OFERTA
Polisport 67826 - Asiento de bicicleta...
33 Opiniones

Con un excelente sistema de seguridad para el niño

Este  portabebé de bicicletas color gris es de la marca Polisport. Es muy ligero, estable y tiene un sistema de 5 puntos ajustables que le conceden a tu bebé la mejor seguridad mientras estás manejando.

Tanto el apoyo de los pies como el ángulo y la posición del asiento se pueden ajustar y su abrazadera es de liberación rápida. Esta hecho de metal y plástico pero tiene un acolchado de muy buena calidad y el respaldo se recoge y/o reclina por lo que ocupará un menor espacio.

Se ajusta a las bicicletas con un diámetro de 28 a 44mm de tubo.

2. Yepp Mini 

OFERTA
Yepp Mini - Silla infantil para...
12 Opiniones

Galardonado con varios premios

Con un peso de 4,1Kg está silla de dimensiones 23x33x50cm para bebés se adapta a las bicicletas con un diámetro de manillar de 2 a 2,8 centímetros.

Su capacidad máxima es de 15Kg y está recomendada para bebés desde los 9 meses hasta los 3 años de edad.

Cuenta con un arnés de seguridad de 5 puntos con cierre fácil y una cerradura adicional integrada antirrobo. Su reposapiés es ajustable y está realizado con una cómoda goma flexible absorbente, fácil de limpiar y muy resistente.

Con esta silla el niño va viendo hacia la parte delantera de la bicicleta por lo que podrá disfrutar de una mejor manera de la vista.

3. WeeRide 

Ligero y seguro

Esta silla de bicicletas se ajusta al tamaño y peso de los niños que están entre 1 y 4 años de edad. Su diseño de colores negro y beige tiene unas dimensiones de 40,6 x 50,8 x 25,4 cm de y un ligero peso de 953gr.

Se adapta a las bicicletas que poseen un marco mínimo de 16 pulgadas. Su asiento se destaca por un diseño innovador, de lujo y con un acolchado grueso.

En cuanto a seguridad, incluye un arnés de 5 puntos y un reposapiés que se puede ajustar a la altura del niño. Además, como se ajusta al centro de gravedad de la bici, el bebé podrá disfrutar el camino viendo hacia adelante.

4. Asiento portabebés Infantastic 

Para presupuestos ajustados

Con una capacidad de 22 kg, esta silla portabebés funciona en los tubos de asientos de bicicletas con un diámetro de 28 a 37mm. Tiene unas dimensiones de 82 x 67 x 37 cm y pesa 3Kg.

Posee unos protectores de radios que reducen los accidentes y un apoyo para los pies del niño ajustable y con cinturón de seguridad. Además, el asiento es extraíble se puede lavar con facilidad y lavable.

Está realizado en polipropeno (PP) e incluye en su caja diferentes soportes para instalar el portaequipajes y el tubo del sillín con 4 adaptadores de 28/30/32/34 mm.

5. Silla infantil para bicicleta Unbekannt 

OFERTA
Unbekannt Messingschlager Light - Silla...
6 Opiniones

Excelente relación calidad-precio

Esta silla para bebés de la marca Unbekannt está disponible en color azul con detalles en rojo.

Tiene una capacidad de 22Kg y el tubo del sillín es fácil de ajustar. Ya que su silla tiene un sistema de anclaje, no funciona para aquellas que tienen cables de cambios de velocidades en el centro de gravedad.

Además de su excelente precio y facilidad de instalación, está realizada con una buena mezcla de materiales resistentes y con buen acabado.

6. WeeRide Kangaroo 

Realizado en materiales resistentes

Con un peso de 4,5 Kg y unas dimensiones de 55,9 x 27,9 x 40,6 cm, esta silla de color gris con detalles en rojo, es recomendada para niños de 1 a 4 años de edad.

Al igual que la otra silla portabebé de esta marca, se ajusta a bicicletas con una marco de 16 pulgadas y pueden ser tanto de uso femenino como masculino.

El niño podrá ver hacia la parte delantera de la bicicleta con un asiento súper cómodo en el cual podrá disfrutar el viaje o dormirse y posee un apoyo para sus brazos.

¿Qué son las sillas portabebés para bicicletas?

Este tipo de asientos, son una manera divertida y fácil de salir a pasear con los niños. Pequeñas, compactas y disponibles en una variedad de estilos de montaje, las butacas para la bici permitirán a los padres mantener a sus hijos cerca y podrán tener una conversación divertida en el camino.precios-portabebes-para-bicicletas

Antes de Manejar: ¿Es tu bicicleta compatible con una silla portabebés?

Una de las principales frustraciones de los padres es conseguir que los asientos se puedan montar correctamente. No todas las bicicletas son compatibles, mientras que a otras, sólo se les pueden encajar cierto tipo de sillas de algunas marcas en concreto.

Las bicicletas de ciudad estándar y las híbridas, son las más versátiles, mientras que las especiales como las de fibra de carbono, las de carretera o las de montaña, no se recomiendan.

Recuerda que antes de lanzarte a la aventura de comprar un asiento, deberás asegurarte que se pueda incorporar correctamente.

Lo que hay que tener en cuenta al comprar una silla portabebés para bicicleta

Antes de profundizar en más detalles, es importante determinar qué tipo de asiento prefieres. Debes saber que tu bici será la que determine la sillita que podrás montar.

Tipo de montaje: Montaje frontal vs. montaje posterior

Montaje frontal: Los asientos montados en el frente, son adecuados para niños de 9 meses hasta los 2 años de edad.  Con el sillón colocado de esta manera, los niños pequeños a menudo se sienten más cómodos y despreocupados.

Para determinar si tu bicicleta se ajustará, debes ser capaz de responder a tres preguntas:

  • ¿Qué tipo de manubrios tiene, roscados o sin rosca?
  • ¿Tiene espacio disponible para montarlo?
  • ¿Cuál es la distancia entre el tubo del sillín y el manubrio?

Aunque parezca complicado, estas preguntas pueden ser respondidas fácilmente con una cinta métrica.

Los asientos delanteros, se fijan a la bicicleta con soportes de montaje que se adhieren justo debajo del manillar.  Estos van desde 0,5″ hasta 1,5″ de grosor.  Si el puntal tiene un grosor de 0,75″, necesitarás 0,75″ de «espacio abierto» para adherirlo.

Estas butacas, ocupan aproximadamente 10″ de espacio entre la parte delantera y el sillín.  Si el tubo superior (la distancia entre el manillar y el tubo de sillín) es inferior a 20″, es probable que tengas dificultades para viajar con una que vaya montada en la parte delantera, ya que el pecho y las rodillas pudieran golpearla constantemente.

Los modelos crucero y los híbridos en los que el adulto está en una posición más erguida, pudieran funcionar muy bien ya que solo necesitan alrededor de 18″.

Las que son para carretera y ubican a la personas en una postura mucho más adelantada,  no son adecuadas para llevar el sillón en la parte frontal ya que el pecho del ciclista hará contacto con el mismo.

Montaje posterior: Estos resultan perfectos para niños desde los 9 meses ya que son mucho más grandes que todos los modelos delanteros y ofrecen más características como la capacidad de reclinarse, suspensión, correas ajustables para los hombros y reposapiés.

La mayoría de los nuevos modelos que están en el mercado, están montados en el bastidor, lo que significa que se adhieren directamente al mismo a través de un soporte  situado sobre el neumático trasero.

Adherir el sillón al armazón, permite que tenga suspensión (un ligero rebote al pasar por encima de los baches) y es más rentable, ya que no requiere la compra por separado de un bastidor.

Para determinar si tu bici es capaz de albergar uno, debes responder estas preguntas:

  • ¿Existen cables en el tubo del sillín? es decir, en la parte del cuadro entre el sillín y los pedales.
  • ¿Tu sillín está muy cerca del chasis de la bici?

Si el sillín está ajustado a su posición más baja o a menos de una pulgada de tocar el chasis, es posible que tengas problemas para montar una butaca para niños.

Aunque cada marca varía, todas necesitarán aproximadamente dos pulgadas de espacio libre debajo para el asiento y los postes de montaje.

Tamaño y edad del niño

Las butacas frontales son mucho más pequeñas que las traseras y son adecuadas para para niños de 9 meses a 3 años de edad. Cuanto más grande es un niño, más espacio personal ocupará, por lo que resulta más adecuado que lo mayores vayan en la parte trasera.

Los asientos posteriores son mucho más grandes y se adaptan más al tamaño y a la edad de un crío en crecimiento.

Las recomendaciones en cuanto al peso varían enormemente, pero por lo general, alcanzan un máximo de 22 kilogramos.  El ajuste de las correas de los hombros se debe tener en cuenta para los chicos más altos y para los mayores.

Diseños de correas para los hombros

Para una seguridad óptima, las correas de los hombros deben permanecer bien firmes Aunque todas las butacas tienen unas, el diseño y la funcionalidad varía enormemente.

Aquellas que cuentan con un sistema simple de tirar hacia abajo para apretar, son mucho más fáciles de usar que las que requieren ser encajadas a través de una hebilla.

Asientos reclinables

Los niños a menudo se duermen mientras están en la bici y la capacidad de reclinar sus asientos puede evitar que el cuello se les balancee durante un viaje, proporcionando un sueño y una conducción mucho más cómoda y segura.

Y recuerda que las sillas frontales no se reclinan, ya que podrían interferir con el espacio del adulto.

Formas de asientos

Altura del respaldo: La forma de la butaca en sí puede hacer una diferencia significativa en el nivel de comodidad.

En el caso de los delanteros o los que vienen con respaldo bajo, obligan a que los tirantes de los hombros se inicien en la parte baja de la espalda del niño, lo que provoca que se salgan durante el uso.

La parte baja de la espalda, también evita que los pequeños se apoyen en la silla cuando inevitablemente se duermen en ella.  Aquellas con la espalda más alta, ayudan a mantener las correas de los hombros en su lugar, así como a apoyar su cuerpecito cuando se duerme.

Hendidura para el casco: Esta es una característica de confort adicional que se debe buscar.  Las hendiduras empotradas evitan que la cabeza del crío sea empujada hacia adelante, haciendo que el viaje sea mucho más cómodo.

Agarraderas: Están diseñadas para evitar que los dedos se aplasten y son una característica de seguridad adicional  que está disponible en ciertos modelos.

Suspensión

La suspensión ayuda a amortiguar al niño de cualquier golpe que pueda surgir. Ya sea al bajar por la acera o al pasar por encima de un bache, esta proporcionará una conducción más cómoda.

Debes saber que esta característica no está disponible en las sillitas frontales y las que se fijan en el bastidor trasero, tienen varios nombres, pero todos ellos dependen esencialmente de las barras de montaje metálicas que fijan el asiento al bastidor de la bicicleta, para flexionarse bajo una tensión adicional.

Reposapiés ajustable

Como su nombre lo indica, los reposapiés ayudan a apoyar adecuadamente los pies y las piernas del niño en los asientos delanteros y traseros.  En las butacas delanteras, generalmente las piernas no son lo suficientemente largas para llegar al neumático, pero sus pies si lo son para llegar al manillar.

Esto, además de interferir con la dirección, pudiera ocasionar un cambio de marcha al empujar los cambios con sus extremidades.

Los reposapiés bien diseñados, ofrecen ajustes de altura sin necesidad de herramientas, al tiempo que mantienen muy cómodo al niño con sus correas anchas y con sus cierres.

Accesorios para asientos delanteros

Mantener a tus hijos felices durante los paseos, es una ventaja adicional para todos.  Los niños que se sienten contentos, hacen que los viajes sean más agradables. Muchas pruebas afirman que los asientos montados en la parte delantera, hacían que el recorrido fuera más cómodo tanto para los chicos, como para los adultos.

Los críos se sintieron más seguros al tener algo a lo que aferrarse y algunos modelos incluso ofrecen parabrisas que ayuda a reducir significativamente el viento en la cara durante un paseo.




Tipos de asientos

Asientos traseros

Los asientos traseros vienen en tres diseños básicos: El cantiléver que va desde el tubo del sillín, los que van fijados a un paral trasero y los que se adhieren directamente al tubo del sillín.

Los que se atornillan al chasis, son más estables y robustos, pero no se pueden montar en bicicletas con suspensión trasera.

El cantiléver utiliza un gran soporte de plástico con dos orificios atornillados al tubo de asiento. En estas ranuras, hay un bastidor de dos puntas que lo soporta. También existe algo de elasticidad en el bastidor que ofrece un cierto grado de suspensión elástica.

Las sillas que se fijan al tubo trasero, se deslizan y se bloquean en la parte superior con una correa de seguridad que va alrededor de la tija de sillín o del tubo para una mayor seguridad.

Estas butacas pueden reclinarse con el fin de dar un mejor recorrido al niño que duerme. Su arnés se complementa con una barra de agarre pivotante, como la barra de seguridad de una montaña rusa.

Los asientos que se fijan directamente a los soportes, tienen patas largas que se atornillan al mismo, generalmente utilizando un sistema de cierre rápido.  Esto debería ser suficiente para un chico de seis años, asumiendo que todavía puedas equilibrar la bicicleta adecuadamente.

La mayoría de los asientos, se adaptan mejor a bicicletas de tamaño mediano o grande con un tubo superior convencional. Los bastidores pequeños y los que tienen un tubo superior caído, pueden causar dificultades de ajuste para cualquier asiento que utilice un soporte de tubo.

Los armazones abiertos, es decir, los armazones sin tubo superior, pueden flexionarse y moverse mucho, ya que la estructura no es lo suficientemente rígida. Lo mejor en estos casos, será buscar caños de refuerzo.

Asientos delanteros

Como ya se ha dicho, las butacas delanteras generalmente se fijan al tubo superior, a una barra fijada encima de él o a un soporte en el conducto de dirección.

Algunas están hechas con plástico moldeado, mientras que otras, dirigidas a niños mayores que pueden sostenerse por sí mismos, son sólo pequeñas sillas de montar y reposapiés atornillados a la bicicleta.

Veamos los pros y los contras de este tipo de sillas

Pros

  • Los asientos delanteros tienen la ventaja de que tu hijo puede ver más.
  • Podrás hablar con él o ella más fácilmente.
  • Podrás explicarle el tráfico y lo que haya adelante.
  • Podrás tener dos asientos en una sola bicicleta.
  • En realidad, el equilibrio es mejor, sobre todo en los baches.
  • Es un poco más fácil subir y bajar de la bici.
  • Tu hijo no podrá tirar de la parte posterior de tu ropa o de tu cabello.

Contras

  • En caso de caída o de frenado brusco, tu hijo puede acabar siendo su airbag.
  • Podrías terminar pedaleando torpemente con las rodillas afuera, pero en realidad el equilibrio es mejor, particularmente sobre los baches.
  • Tu hijo está ligeramente más expuesto a la sensación térmica.
  • Esos pequeños sillines que se atornillan a la parte superior, no se recomiendan para otra cosa que viajes cortos.
  • Un niño cansado pudiera resbalar de lado o dejar que un pie cuelgue de la rueda delantera.

Adaptándote a la silla portabebés

Incluso si estás acostumbrado a viajar con portaequipajes trasero, acostumbrarte a un asiento de bebés puede ser un tanto difícil.

Por ejemplo, el portaequipajes pone el peso alrededor o entre los ejes. Los asientos infantiles, colocan el peso por encima y, lo que es más importante, por detrás del eje trasero, lo que desestabiliza la bicicleta.

Cuanto más corta sea la distancia detrás del eje, mejor será el manejo. Si está nivelado o delante, mucho mejor. No hay una distancia máxima, pero mantenerla por debajo de 10cm es una regla general razonable.

Seguridad

Los reposapiés no son suficientes ya que sus extremidades pudieran resbalarse o tu hijo pudiera dejar que cuelguen libremente. Es esencial que cualquier asiento tenga correas de seguridad para las piernas.

Los dedos pequeños también pueden quedar atrapados en la silla de montar con resortes. Si tu sillín tiene resortes, cámbialo por uno que no los tenga o compra un  protector para los dedos.

Para mantener al chiquillo seguro, la mayoría de los asientos usan un arnés de tres puntos con correas que pasan por encima de los hombros y se aseguran entre las piernas.

Pero lo mejor será contar con un cinturón de cintura o una barra, ya que los niños pequeños, a veces pueden deslizarse de las correas de los hombros cuando duermen. Los asientos que se inclinan hacia atrás alivian este problema ya que evita el deslizamiento.

Comodidad

Estas butacas deben ofrecer soporte completo para la cabeza y la espalda. Pero aun así, su cuello pudiera no estar bien apoyado mientras duerme, así que lo mejor será que la silla pueda reclinarse.

Para un mayor confort, utiliza neumáticos más gordos y hazlos funcionar a una presión ligeramente inferior.

La protección contra la intemperie también es esencial. Los niños se enfrían muy fácilmente ya que no están generando calor como la persona que va pedaleando. Para mantenerlos calientes, colócales una capa en tela bien abrigada para mantenerlos protegidos en todo momento.

Y cuando llegue el verano, aplícales una crema que los proteja del sol e incluso, una gorra debajo del casco.

Extras útiles

Para usar un asiento infantil en más de una bicicleta, por ejemplo, en la de mamá o en la de papá, compra un soporte adicional. Mientras que las butacas suelen ser de liberación rápida, las cremalleras y los soportes se mantienen fijos a la bicicleta porque tardan más para quitarse.

Si te resulta difícil mantener el equilibrio cuando miras a tu alrededor con el pasajero a bordo, entonces deberías instalar un espejo con manillar. Con él, no sólo podrás monitorear el tráfico detrás de ti, sino que también podrás ver si tu hijo se ha quedado dormido.

Algunas sillas infantiles vienen con un reflector integral en la parte trasera, pero pocos tienen puntos de montaje para las luces, que deberías utilizar si estás pedaleando después del atardecer.

Como la luz quedará tapada por la butaca, lo mejor que puedes hacer es montarla en la parte posterior del portaequipajes.

Y si estás planeando caminar con tu crío hijo al final del viaje, puedes adquirir un adaptador para el portaequipajes trasero que te permitirá llevar un cochecito plegado.

Se ajusta a un lado de la bicicleta y se proyecta hacia atrás, por lo que no interferirá con el reclinatorio trasero del niño.

Sillas portabebés para bicicletas FAQ: Respuestas a tus preguntas

¿Cuál asiento para bebés es mejor para mí?

Eso depende de muchas cosas, incluyendo tu estilo de vida, la edad, el peso de tu hijo y el estilo de bicicleta que tengas.

¿Cuál es la diferencia entre los asientos traseros y delanteros?

Los asientos infantiles para niños montados en la parte delantera, se fijan a los manillares, a la base de la bicicleta o a la barra superior del chasis. Esto permite que el chiquillo se coloque frente a tu cuerpo.

Los asientos montados en la parte trasera, pueden fijarse al chasis por debajo del sillín o a un portaequipajes.

¿Cuál es la diferencia entre las opciones de montaje en el tubo superior e inferior?

Las monturas en el tubo superior son excelentes ya que cuentan con un soporte que las sujeta a la estructura de la bici; luego tienen una barra que sostiene el asiento y proporciona suspensión.

Los asientos montados en el tubo inferior, utilizan un adaptador de transporte para fijar la silla infantil a un portaequipajes preexistente.

¿Qué edad debe tener mi bebé para viajar en una silla portabebés?

Lo más recomendable es que tu bebé tenga un mínimo de 9 meses de edad para viajar en una; esta es la edad en la que un niño promedio puede sostener su propio cuello y cabeza.

Si tienes alguna duda, consulta a tu pediatra para obtener más información.

¿Qué tan grande puede ser mi hijo para viajar en una silla portabebés?

Existen algunos asientos delanteros que pueden llevar a pequeños de hasta 15 kilos de peso, mientras que algunos otros traseros, pueden soportar hasta 23 kilogramos. Por otra parte debes asegurarte de adquirir tirantes y reposapiés que sean ajustables.