12 Secretos Para Conseguir El Césped Perfecto En Muy Poco Tiempo

Lograr un hermoso y equilibrado jardín no es cosa fácil. Toda esa armonía de la naturaleza requiere de mucho esfuerzo y gran parte de esa belleza radica en un césped perfecto que se vea siempre verde.

Para conseguir un esponjoso y suave pasto, debes conocer algunos trucos que no te quitarán el sueño pero que harán que todos alucinen por tu jardín. Siguiendo estos consejos serás la envidia del barrio.

Consejos fáciles para el césped perfecto

Cualquier consejo de jardinería incluye algo de agua, tierra y sol. Para lograr enverdecer tus espacios, es necesario seguir ciertas pautas que  no son complicadas pero sí un tanto laboriosas.

1. Lucha contra la maleza antes de que salga

pala-y-rastrillo-de-jardinería

Evita que la mala hierba haga de las suyas en tu césped, incluso antes de que aparezca. Para ello, lo mejor es utilizar un herbicida pre emergente.

La intención de este producto es controlar la maleza, así como otras hierbas difíciles de eliminar, evitando incluso que las semillas lleguen a brotar.

Recuerda usar este producto en primavera y aplicarlo muy temprano en la mañana con algo de humedad, sobre todo si viene en presentación granulado. El agua ayudará a que se fije y adhiera con más facilidad al suelo.

2. Elimina la maleza que ya haya brotado

Si el mata hierbas no funcionó o no lo colocaste a tiempo y la maleza tomó terreno en tu césped, debes deshacerte de ella lo más pronto posible.

Recuerda que la maleza no solo afea el aspecto del jardín sino que compiten con el pasto existente por el terreno y los nutrientes para crecer.

Algunas de estas hierbas son muy obvias pues sus hojas son grandes y sus flores evidentes. Un ejemplo de ellas son los dientes de león y sus semillas, el trébol de flor blanca y el plátano de hoja grande.

Puedes optar por eliminarlas con la mano apoyándote con un tenedor de jardín para arrancarlas de raíz, si el mal no se ha diseminado por todo el jardín.

Si se han dispersado por el terreno, debes utilizar un buen fertilizante de liberación prolongada para acabar con esta pesadilla antes de que sea tarde. La mejor época es en primavera y verano, que es cuando la hierba crece más rápidamente.

3. El césped no debe ser muy corto

El cuidado del césped incluye la poda regular pero en algunos casos menos es más. ¿Has escuchado que el tamaño no importa? Pues en este caso, el largo del césped si influye en la calidad.

Una vez que hayas conseguido que se fije al suelo, no lo podes al ras. Por regla general, nunca cortes más de un tercio de la hoja.

A la hora de recortarlo, hazlo de manera lenta si el césped está húmedo o si está muy largo, ya que estará delicado y mucho más susceptible al daño.

Los cortes dependerán de la época y clima. Noviembre será el último corte regular del año; así que aprovecha para limpiar también las hojas de otoño antes de que llegue el invierno.

Cuando llegue el frío, mantén el corte bastante alto para proteger el suelo. Nunca podes el césped en condiciones de heladas.

máquina-cortadora-de-cespéd

4. Mantén afilada la cuchilla

Las manchas color marrón que se aprecia en algunos jardines, se deben en muchos casos a una mala poda. Y es que si la cuchilla está desafilada, los cortes serán irregulares, dejando puntas dentadas que se vuelven marrones fácilmente.

Reemplaza cada vez que notes ciertos signos de desgaste en la cuchilla o en tal caso de que no quieras correr riesgos, cambia la cuchilla de la podadora al menos una vez durante la temporada de corte, sobre todo si golpeas rocas con frecuencia.

5. Riega a primeras horas de la mañana

Seguramente los consejos de mantenimiento para jardín que habías recibido anteriormente recomendaban que regaras tus plantas cuando no reciban la luz del sol directamente. En ese aspecto estamos de acuerdo pero si piensas entonces que es mejor hacerlo de noche, los daños pueden ser aún  mayores a los beneficios.

Si lo haces de noche, el moho no se hará esperar y el exceso de humedad hará que el césped se pudra pues el agua se pegará a las hojas y atraerá las plagas

Debes regar el jardín a primeras horas de la mañana, justo cuando el sol no es muy intenso. Si lo haces antes de que salga el sol vas a permitir que el agua penetre completamente en el suelo antes de que el calor la evapore.

Aunque dependiendo del tipo de césped será la cantidad de agua que deberás proporcionar, por regla general serían dos centímetros de altura, dos o tres veces a la semana. Es importante que no riegues de más.

Si el agua corre por la superficie, quiere decir que se ha sobrepasado el límite que el suelo puede soportar.

Si el terreno es de tierra compacta y dura, prueba regar por 30 minutos, deja que se absorba el agua y vuelve a repetir por 30 minutos más.

Para que calcules bien, puedes usar un aspersor y cerca de él coloca un envase vacío con la marca. Cuando haya pasado un tiempo, revisa y detenlo cuando hayas alcanzado la meta. Así calcularás el tiempo que durará encendido.

Aunque cada jardín es diferente, como regla general puedes regar el césped una vez por semana, solo si la lluvia no hace bien su trabajo.

Una pista que la misma naturaleza te da para que no abuses del agua es asegurarte siempre de que el suelo se seque antes de que lo riegues nuevamente.

cespéd-con-agua

6. Nutre tu césped

Suena algo curioso esto de la alimentación pero es cierto, tu césped necesita comida y la mejor forma de nutrirlo es a través del nitrógeno.

Busca una combinación de fertilizantes de liberación rápida y lenta y nútrelo de a poco. El exceso puede generar que se queme. Lo notarás porque empezarán a aparecer manchas color café, parecidas a las que deja la orina de perro.

La frecuencia con la que deberás alimentar tu césped dependerá del sitio donde vivas. En el norte, hazlo en Otoño. Si vives en el sur, aliméntalo en primavera y verano (abril y luego repite de 10 a 14 semanas después)

7. No utilices el jardín como baño

Esas feas manchas amarillas que no tienen explicación aparente pueden ser la orina de tu perro. Sí, así mismo. Si no quieres que todo el esfuerzo se disipe, debes entrenar a tu mascota a no utilizar tu jardín como baño.

Los desechos de tu mascota contienen ácidos y sales que queman la hierba. A medida que el agua diluye la orina, ésta se esparce hacia los lados y va dejando una mancha.

Podrás identificar si el daño lo hizo tu perro porque los alrededores de la mancha marrón son más verdes que el resto y tiene una circunferencia de 4 a 8 pulgadas de diámetro.

Si has dejado salir a tu can a jugar y en un descuido ha hecho del baño en el pasto, agrega suficiente agua inmediatamente para que el líquido se diluya antes de que logre quemar la vegetación.

Mientras que aprende a usar otro lugar, mantén a tu mascota bien hidratada para que su orina sea lo menos concentrada posible.

Sin embargo, siempre hay solución, no te preocupes, no vas a perder todo tu esfuerzo ya que puedes replantar la zona. Primero agrega bastante agua por dos o tres minutos para diluir la orina lo más que se pueda, luego suplanta el área con un poco de tierra nueva y agrega las semillas.

perro-pequeño-con-manguera

8. Siembra de nuevo los espacios vacíos

Puede que empieces a notar que en algunos rincones se vea el césped un poco más disperso o menos denso. Mientras que el césped seco puede volver al verdor, el que ya está muerto no te da otra opción que replantarlo.

Entonces ponte tus guantes de trabajo, toma un rastrillo de mano y comienza a replantar para rellenar esos espacios.

Toma en cuenta el lugar donde vives y el tipo de pasto que tienes. . Si es de estación fría, puedes repetir la siembra a finales de otoño y si estás en clima cálido lo debes hacer a principios de primavera.

Dependiendo del clima, también será necesario regar el nuevo césped cada 5 a 10 días y así asegurarse de que se afiance bien en el suelo.

Un dato adicional importante es no aplicar un preventor pre-emergente al mismo tiempo que plantas la semilla o de lo contrario se detendrá el crecimiento y habrás perdido tu tiempo y esfuerzo.

9. Usa fertilizantes naturales para embellecer el pasto

En el mercado existe una amplia variedad de productos para mejorar, embellecer o hacer crecer tus plantas pero la verdad es que los fertilizantes naturales son una mejor opción por ser mucho más efectivos, económicos y amigables con el ambiente.

Los jardineros especializados en espacios caseros suelen utilizar fertilizantes naturales pues garantizan céspedes más verdes y espesos que los fertilizantes sintéticos.

10. Corta el pasto correctamente

corte-de-cesped-con-máquina-eléctrica

Para mantener el césped en buen estado, no es solo es la altura lo que influye en el corte sino la forma en que lo podas. Saber hacerlo garantiza un crecimiento sano y fuerte.

Hacer la poda con un cortacésped inalámbrico te ahorrará los dolores de cabeza causados por el ruido y la contaminación que producen las podadoras de combustible. Estas podadoras manuales por lo general son muy livianas, silenciosas y prácticamente no requieren mantenimiento, además son bastante económicas.

En el caso de querer ahorrar un poco de tiempo, puedes usar un robot cortacésped. Solo siéntate y relájate. Programa el tiempo y el espacio que quieres podar y él hará el trabajo sucio.

11. Reutiliza los residuos de tu cocina

Un buen abono es una pieza fundamental en la consecución de un pasto verde y espeso. Aunque los residuos de césped como las hojas secas son muy buenos, los de tu cocina son aún mejores.

Entre los beneficios de un buen compost están que  mejora el drenaje del agua en suelos arcillosos y arenosos y permite el crecimiento de las raíces con mayor facilidad.

También evita la erosión de la capa superior del suelo y equilibra los niveles de pH, sobre todo en los suelos arcillosos.

Uno de los favores más importantes que el compost le hace al suelo es que atrae insectos benéficos, gusanos y otros organismos que ayudan a que el pasto crezca sano y fuerte.

12. Usa harina de maíz como fertilizante natural

siembra-de-nuevas-plantas

Se ha descubierto que la harina de gluten de maíz se puede usar como un herbicida natural pre emergente para césped pero también como fertilizante para el suelo.

Los expertos afirman que esta harina ayuda a controlar las malezas en el césped.