una-pala-de-jardin

12 Secretos Para Convertirte En Un Jardinero Exitoso

La jardinería se perfila como una de las actividades personales de mayor crecimiento en estas décadas y es que ha pasado de ser un hobbie para paisajistas para convertirse en una auténtica actividad ecológica, de salud y ahorrativa.

El problema es que para muchos parece una práctica que toma demasiado tiempo y requiere muchas habilidades manuales. Sin embargo, con consejos para mantenimiento de jardines correctos las plantas serán vuestras mejores amigas.

¿Cómo comenzar un jardín?

Existen muchos tipos de jardinería y muchos estilos de jardinero, dependiendo de vuestro nivel de dedicación, tiempo disponible y posibilidades espaciales podréis llevar a cabo un huerto de subsistencia, un floral decorativo, una colección de plantas medicinales o un espacio ornamental.

La buena noticia es que tanto si vais a empezar en esto como si lleváis largo tiempo con las manos en la tierra, la jardinería es una actividad que se puede compaginar con muchos estilo de vida, atrás quedaron los estereotipos. Vamos, que si lo preferís podréis convertirlo en una reunión familiar  para todas las edades o hasta disfrutar de una cerveza fuerte al tiempo que arregláis vuestras plantas bajo el sol.

Elegir el lugar

No hace falta tener un gran patio interno o una terraza para llevar a cabo un jardín, este es el primer mito que debéis desmontar para ser un buen jardinero.

En los balcones, interiores, ventanas de la cocina o espacios de lavado podréis montar un pequeño huerto vertical o en cajas de plantación elevadas para hacer un sembradío sencillo y apto para principiantes.

Dependiendo del espacio que tengáis disponible podréis tener unas u otras especies de plantas, requeriréis de más o menos mantenimiento y tendréis bricolaje pendiente o no. Por ello, el primer paso es decidir dónde colocaréis la plantación y así comenzar a elegir el resto de elementos.

Herramientas esenciales para jardinería

un-rastrillo-de-jardineria

Comprar las herramientas de trabajo también puede ser un punto de angustia y frustración al iniciar en la jardinería porque la variedad es abrumadora.

Sin embargo, no hace falta ir demasiado lejos, un buen jardinero tiene sus herramientas esenciales y va descubriendo qué le hace falta o lo puede ayudar en su trabajo con el tiempo. De hecho, muchas de los mecanismos de ayuda secundarios los suelen construir los propios jardineros con unas tablas de cartón y un par de alambres.

Para poder comenzar con buen pie, o con buena mano, lo primero que debéis saber es que estas herramientas deben ser fuertes y resistentes porque serán ellas las que lleven todo el trabajo sucio y pesado. Por eso, es mejor evitar los materiales plásticos e ir directo por el acero y metal con mangos de madera o silicona para mejor agarre.

Al comenzar los elementos básicos que necesitaréis son: un rastrillo, una pala, una azada, un buen par de tijeras podadoras, una toalla y unos guantes de trabajo (work gloves).

Escoger la tierra

un-rastrillo-para-tierra

Una vez se tiene le espacio, la caja de plantación, macetas o terreno visualizado debéis saber que para plantar y hacer crecer arbustos, vegetales y plantas desde cero no se puede usar tierra común.

El suelo de las plantas debe ser rico en minerales y materia orgánica no solo tierra suelta y polvorienta, es por eso que debéis comprar o elegir con cuidado de donde sacareis la base de vuestro jardín.

También debéis saber que una vez puesta la tierra esta lleva un proceso de mantenimiento y nutrición constante que consiste en enriquecerla con  hojas compostadas, desperdicios de cocina y virutas de madera, así como un segundo proceso de limpieza para poder quitarle la maleza y dejar camino para que florezca solo las especies de queremos de forma controlada.

Elige las plantas

La elecciones de las plantas para cultivar se basan en el gusto personal y el propósito del jardín. Sin embargo, algunas plantas son más difíciles de cultivar que otras, por lo que para los jardineros principiantes es mejor abstenerse a lo básico mientras aprendes y expandes tus habilidades de jardinería.

Las plantas comestibles más fáciles de cultivar son las hierbas. Estas plantas son muy tolerantes a la sequía y  cuandol de insectos se trata estos no serán un problema tan grande como con otras plantas comestibles.

Estas hierbas tienen un uso frecuente en la cocina como la albahaca para la salsa pesto, la pizza y bruschetta, así como el cilantro para platos tailandeses y mexicanos. Las hierbas también hacen grandes plantaciones de contenedores con su follaje fragante y polinizadores que atraen flores. Algunas verduras pueden ser fáciles de cultivar, como pepinos, frijoles, frijoles, lechuga, espinaca, rábano y col rizada.

Planta en las temporadas correctas

A veces es tentador simplemente plantar las semillas que se encuentren en el armario, pero para garantizar que vuestro jardín sea un éxito, es importante verificar qué condiciones climáticas requieren sus plantas. Para esto, necesitará saber en qué zona climática vive.

Existes diversos sitios web donde podrás encontrar mapas de temporadas para las plantas al igual que en la parte posterior de algunos paquetes de semillas. Para saber cuándo plantar sus plantas puedes buscar libros, usar sitios web o incluso obtener un gráfico de pared para una referencia rápida. El otoño es sinónimo de la caída de la hoja por lo que no es la mejor estación del año para que tu jardín luzca todo su esplendor, es una época bastante complicada en la que lo principal es que el jardín se mantenga sano, hidratado y sin plagas. En ocasiones, los viveros almacenan plantas que no están en temporada de sembrar y esto puede ser confuso, por lo que es importante planificar con anticipación y documentarse con el tipo de planta que deseamos tener en nuestro jardin.

Riego constante y drenaje adecuado

riego

Para hacer de vuestro jardín un lugar hermoso, es necesario, contar con una buena distribución de agua a través del césped y las plantas. Por esta razón, se hace necesario conocer acerca de los diferentes sistemas de riego, para así poder evaluar cual es el que mejor se adapta a las condiciones de nuestro jardín.  El sistema de riego por goteo aportará gota a gota el suministro de agua para la planta, logrando una excelente humedad en la zona, necesaria para el buen crecimiento de nuestras plantas de jardín. Bajo este sistema, adicional al suministro de agua, también se puede brindar la fertilización necesaria para tener unas plantas saludables y un jardín hermoso.

El sistema de riego por aspersión, en cambio, distribuye el agua a lo largo del jardín, esta va siendo conducida el agua a través de tuberías, hasta que sale por un aspersor en forma de lluvia. El sistema de riego por aspersión logra una alta uniformidad en la aplicación de agua, evitando la perdida por infiltración profunda. Es el sistema más usado en jardinería casera, pues se puede programar el riego, es económico y garantiza una buena distribución de agua al hacer un diseño que cubra todas las partes de nuestro jardín.

Tendiendo definido nuestro sistema de riego al plantar en recipientes, debemos asegurarnos de elegir los que tengan al menos un orificio. La mayoría de las plantas no querrán que sus raíces se sequen durante largos períodos de calor o remojarlas en agua durante períodos prolongados. El riego regular es la clave, y reducir durante los meses más fríos. Si no está seguro, revise suavemente el suelo con los dedos y vea qué tan seco o húmedo está.

Comienza con plantas fáciles para que puedas construir tu confianza.

Cuando comenzamos a dar nuestros primeros pasos de jardinero, es importante tener cierta sensación de éxito, así que te recomiendo elegir algunas plantas fáciles de plantar y que sean adecuadas para su hogar.

Las plantas comestibles como el ajo, la cebolla, la zanahoria y el rabano son poco exigentes en cuestiones de agua y nutrientes y no acostumbran a padecer problemas de plagas. Además de estos beneficios también debemos tener en cuenta que son plantas que no ocupan gran espacio y son de crecimiento corto.

En cambio si deseamos obtener un jardín que luzca bonito y lleno de flores es un buen momento para cultivar girasoles, caléndulas, violas y vincas. Estas especies son ideales ya que no necesitan de mucho espacio y además no requieren mucho cuidado. Son plantas que puedes sembrar directamente en el exterior, en la tierra.

Conocer la diferencia entre las plantas de sol y de sombra

Uno de los mayores errores cuando comenzamos en el mundo de la jardinería y queremos lograr que prospere nuestro su jardín es no saber diferenciar entre las plantas que van mejor con el sol y las que crecen mejor en la sombra. Los tomates, pimientos y flores como las hortensias y las begonias aman el sol, mientras que la lechuga, la remolacha plateada, la espinaca, el berro toleran y disfrutan algo de sombra.

Prepara el jardín para el invierno

Una de las principales tareas de las que tenemos que ocuparnos durante los meses de septiembre, octubre y noviembre es preparar nuestras plantas para que resisten los cambios climaticos del invierno. Por eso en otoño es tiempo de limpiar de suciedad tu jardín, recoger hojas, cubrir el pie de las plantas recién nacidas con compost, rehacer los surcos del riego y proteger las especies más delicadas

Cortar y podar

una herramienta-de-podar
La limpieza de nuestro jardín en los meses de otoño con la caída de las hojas es muy importante ya que así lo liberamos de las ramas mas viejas y secas para que en primavera broten las nuevas, rejuveneciendo las plantas y dandole nueva vida. Es muy importante que os asegureis de hacer de manera correcta ya que una poda mal hecha puede acabar con la vida de vuestras plantas.

Planificación y mantenimiento

Al planifica el trabajo y el mantenimiento de nuestro en el jardin vamos a ver los cambios y las diferencias en muy poco tiempo. Hacer revisiones constantes del estado de las ramas de los árboles y las planta para localizar enfermedades o presencia de plagas y así verificar que está protegido de las inclemencias del invierno. Existen diversos DIY Tips  en la red acerca de cómo contruir materos y estantes para nuestros productos de una manera fácil, economica y al alcance de vosotros.

Enfocate con una mentalidad positiva.

Todo el mundo puede cultivar plantas comestibles. Se trata de desarrollar algunos conocimientos clave, experimentar y resolver problemas cuando no salen como se espera. Ocasionalmente, a pesar de todos sus esfuerzos, algo no funcionará y luego se trata de aceptación y de pasar al siguiente experimento. No dejes que una sola experiencia te haga rendirte. Consigue un césped perfecto dejando que las cosas fluyan y recordando que muchas plantas por si solas tienen una corta temporada de crecimiento y que eso es parte su ciclo natural.