8 Tipos de Ropa Interior Masculina Para Que Siempre Estés Cómodo

La ropa interior es la vestimenta más importante de tu día. Es la que cubre tus zonas íntimas, y te protege de cualquier irritación hacia los pantalones. Llevarla puesta es importante, pero escoger el tipo también lo es, ya que la elegida debe encajar con las actividades que realizarás.

Y como actualmente existen muchos tipos de ropa interior masculina, yo te explicaré algunos. Así podrás escoger la más cómoda e ideal para ti.

A continuación te presentamos tipos de ropa interior masculina: 

1. Calzoncillos

calzon

Empecemos primero por el más popular: los calzoncillos. Esas prendas ajustadas, cortas, de ligas apretadas y fabricadas con algodón. Ideales para niños pequeños, y adultos que consideran más cómoda la ropa ajustada.

Como ventaja, facilitan que te pongas los pantalones, y al ser cortos y ajustados, evitarán que estos se ensanchen por la entrepierna. Pero en desventaja, no cubrirán tus entrepiernas. Así que si tus entrepiernas son sensibles al roce de los jeans, o sufres de excoriación con facilidad, ten eso en cuenta.

Cabe aclarar, que existen tres estilos de calzoncillos. Está el calzoncillo corto, que cubren ajustadamente tus genitales, y protege específicamente la zona baja de tu cintura. Ideal para vestir con shorts o jeans de cinturas bajas.

Luego sigue el calzoncillo de media altura, que es un poco menos ajustado, y rodea la cintura completamente. Este es más accesible que los cortos, y funciona con cualquiera de tus prendas diarias. Ya sea con tu ropa o uniforme diario, ropa deportiva, o trajes elegantes, para una ocasión importante.

Por último, está el calzoncillo largo, que como su nombre lo indica, es el menos ajustado y más ‘’largo’’ de los tres calzoncillos para hombre. Es el que cubre más tu entrepierna, y comienza un poco por encima de la cintura, justo debajo del ombligo y cubriendo las manijas del amor o flotadores, en la zona baja del abdomen.

El largo es igual de accesible que el de media altura. Puede usarse con tu ropa o uniforme diario, ropa deportiva o trajes elegantes.

Ahí tienes tres tipos de ropa interior para hombres que sea ajustada pero cómoda, para escoger y utilizar cuando prefieras o creas necesario.



2. Bóxer Slip

boxer-slip

Ahora, si los calzoncillos ajustados no son lo tuyo y prefieres algo intermedio, entonces usa un bóxer. Más específicamente, el bóxer slip, que es una especie de híbrido entre los calzoncillos y los bóxers más largos.

El slip tiene el diseño de un bóxer promedio, pero es casi tan ajustado como un calzoncillo, ya que incluye fibra de spandex entre sus componentes. Es flexible, y cubre toda tu entrepierna.

Además, la zona que cubre los genitales está compuesta de una tela de algodón más gruesa. Por lo que provee mayor protección a tus órganos reproductores, pero sin perder comodidad y manteniéndolos estables.

A diferencia de los calzones, el slip cubre desde la zona baja hasta la zona intermedia de los muslos. Protegerán tus entrepiernas ante el roce del pantalón, y como están compuestas de un material elástico, son ideales para personas de muslos grandes. Pero asegúrate de que no sean muy ajustadas en la entrepierna.

Cubren lo suficiente, y hay un balance adecuado entre ajustado pero con comodidad y algo de libertad. Ideal para vestir en cualquier ocasión, sea con jeans, actividades deportivas, cumplir tu rutina o incluso ir a la playa.

3. Trunk

trunk

El trunk es similar a los bóxers cortos o slips, con la excepción de que cubre menos de tus muslos, y que algunos de sus modelos pueden usarse como trajes de baño, gracias a que tienen propiedades impermeables.

Los trunks no son tan accesibles, ya que son más pequeños, planos y ajustados que los slips. Además de que su banda elástica de la cintura es relativamente menor a la del slip, y tienen menos fibra de spandex. Eso le resta elasticidad al modelo, pero garantiza que esta perdure por más tiempo.

El trunk es ideal para alguien flaco y alto, en buena forma física (pero no demasiado musculoso), de muslos delgados y caderas medianamente anchas. Si tienes los muslos grandes, se te dificultará vestir un trunk sin arrugarlo hacia arriba mientras caminas.

Este tipo de ropa interior se ha puesto de moda recientemente, y si encajas con las descripciones antes mencionadas, puedes vestirlo en casi cualquier situación. Especialmente al ejercitarte, hacer tus labores diarias o ir a la playa y sumergirte en el agua.

4. Bóxers

boxers

Aquí me refiero a esos bóxers largos que todos conocemos. Los que ofrecen mayor libertad de movimiento, son los menos ajustados del mercado, y cubren toda tu entrepierna (llegando casi hasta las rodillas).

Este modelo es ideal para personas grandes y musculosas, que prefieren mayor transpirabilidad en sus partes íntimas. Vestir uno de estos bóxers te dará definitivamente más libertad de movimiento, y mayor comodidad a la hora de dormir.

Sin embargo, lo que se gana en libertad se pierde en soporte. Tus genitales no estarán muy ajustados, y tanto espacio será algo incómodo al momento de hacer ejercicio. Su banda elástica que rodea la cintura es de algodón, y eso puede ser incómodo para algunas personas.

No te aconsejo que los uses con pantalones de traje o jeans, ya que son muy sueltos por las entrepiernas, y harán que tu pantalón luzca abombado. Aunque por otro lado, esa soltura en las piernas es perfecta para quienes tienen muslos gruesos.

Si tienes piernas gruesas, ten en cuenta que estos bóxers las harán parecer más gruesas de lo que son, ya que no se ajustan a las medidas de tu entrepierna. Quizá esto no moleste a quienes tienen piernas fornidas. Pero si tienes piernas delgadas, estos bóxers tan anchos pueden dar la impresión de que tienes piernas de pollo.

En conclusión, este es un modelo perfecto para dormir, ir a la playa, o hacer actividades deportivas no muy exigentes. Vístelos junto a unos pantalones igual de sueltos, pases todo el día con tus pijamas en la casa, o te pongas unos shorts.

5. Mallas

mallas

Sí. Aunque no lo creas, las mallas son utilizadas como ropa interior, por quienes hacen actividades físicas exigentes, y necesitan algo ajustado para mayor soporte durante el ejercicio.

Las mallas se caracterizan por ser increíblemente ajustadas, llegando incluso al punto de adherirse a tu piel. Pero esto no es algo malo, ya que cuando se adhieren a tus músculos, les brindan suficiente estabilidad durante ejercicios pesados, y los protegen de lesiones o fracturas.

Otra ventaja de las mallas es que comienzan desde la zona baja de la cintura, y no cubren ninguna parte de tu abdomen. Gracias a eso, los músculos de la zona baja de tu abdomen podrán definirse como deben durante el ejercicio, sin que la ropa interior esté interrumpiendo ni arruinando su forma.

En resumen, las mallas son la perfecta ropa interior deportiva para los adeptos al gym, triatlones o entrenamientos físicos exigentes.

6. Tangas

Aún a día de hoy, las tangas son una opción para muchos hombres que acostumbran vestir ropa ajustada, y buscan evitar que las marcas de la ropa interior abomben sus jeans.

Estas prendas se caracterizan por ser delgadas alrededor de la cintura, dejar tu espalda y nalgas totalmente descubiertas, y cubrir solo tus genitales de forma ajustada.

Si vistes una tanga, exhibirás más piel de lo normal. Eso la vuelve una opción ideal para quienes deseen hacerse un bronceado. Además, la tela que compone estas prendas suele ser delgada, por lo que no te quedarán marcas de bronceado cuando termines.

Pero cabe aclarar, que las tangas pueden venir en dos modelos. El primero es la G-String (conocida como tanga hilo dental en varios países de Latinoamérica), que se distingue porque la tela principal que cubre los genitales es más corta y ajustada, y se sostiene por una delgada cuerda que pasa por tus caderas.

El otro modelo son las tangas brasileñas o semi-hilo, que ofrecen un poco más de cobertura sobre los genitales, y la cuerda de la cintura es más gruesa que la del G-String. Sin embargo, las diferencias entre estos modelos son sutiles, y ambos califican para las mismas actividades.

7. Mankini

Por si no lo sabías, sí, existe una versión masculina del bikini. Al igual que su contraparte femenina, el mankini es delgado, ajustado y cubre solamente los genitales del hombre.

En los mankinis, la tela principal es tan ajustada que apenas alcanza a cubrir tus genitales, y se sostiene gracias a unas cuerdas que, en lugar de ir en tus caderas, suben hasta los hombros y bajan por la espalda, hasta unirse nuevamente con la tela principal.

Los mankinis dejarán tu espada, nalgas y entrepiernas totalmente descubiertas. Así que, al igual que con las tangas, son perfectas para hombres que no tienen problema con exhibir más de la cuenta.

8. Suspensorios

Por último, pero no menos importante, los suspensorios masculinos. Esas prendas utilizadas por jugadores de fútbol americano y atletas de artes marciales, que protegen considerablemente los genitales de cualquier lesión o golpe severo.

Los suspensorios tienen una bolsa ajustada en la parte delantera, que brindan soporte y estabilidad a tu órgano reproductor. La parte delantera se sostiene gracias a unas cuerdas, que pasan por encima de tus nalgas y la unen con el cinturón.

Son ajustadas por delante, pero libres y sueltas por detrás. El balance perfecto para cubrir tus genitales, sin quitarte movilidad al momento de desempeñar tus ejercicios.