Los 7 Mejores Cestos Para La Colada Que Facilitará Esta Labor

Un asunto inevitable es el ensuciar la ropa mientras la usamos. Bien sea por la transpiración, por el derrame de algún alimento o como resultado del tipo de trabajo desempeñado; todos sin excepción estamos expuestos a esta situación cotidiana.

Escoger el mejor cesto para la colada constituye una solución conveniente, con la que se puede contener la ropa sin dejarla tirada en todas partes.

Como regla general, el orden y la correcta disposición de nuestras prendas de vestir, limpias o sucias, facilita su ubicación y buen estado. Esta es la ventaja de tener en casa uno de estos almacenadores.

Esta comparativa te iniciará en la búsqueda de esta herramienta imprescindible en el hogar, con propuestas de buena calidad y preferencia en el mercado. Encontrarás la alternativa perfecta para tus necesidades.

No todos tienen experiencia en hacer la colada. Requiere de un conocimiento previo de la selección de la ropa en cuanto a sus características y la consecuencia de la mezcla de prendas que no deberían ir juntas. ¡Nada como un calcetín rojo entre la tela blanca para entender lo anterior!

Los cestos vienen a favorecer esta necesidad, constituyéndose en una solución a la ubicación y categorización de lo que se desea lavar, además de ser una forma de mantener el orden.

Entre los aspectos a recordar para seleccionar el contenedor de lavandería perfecto tenemos:

Ordenar sobre la marcha: escogiendo modelos con clasificadores de ropa, cestas múltiples o compartimentos en una cesta.

Cantidad de ropa: las familias numerosas y los solteros tienen necesidades de lavado diferentes. Elige el cesto de acuerdo a los lotes de prendas que posees.

Espacio en el hogar: toma en cuenta el lugar en donde será ubicado.

A continuación te presentamos los mejores cestos para la colada:

1. Cesto para la colada 4M28C de Wowlive

Impermeable y con prácticas ruedas de traslado

Si no contáis con mucho espacio para tener la ropa de la colada, este cesto os vendrá de perillas ya que ha sido diseñado para que quepa en cualquier parte.

Ha sido fabricado en tela Oxford de alta densidad muy resistente. Es robusto y de gran calidad, incluso más duradero que los diseñados con lona.

Viene dotado con ruedas y un diseño de armazón fuerte que lo hace más estable y práctico para llevar y traer por toda la casa.

2. Cesto para la colada plegable de Dooxy

Adecuado para el baño, el lavadero y la alcoba

Cuando todo lo que necesitáis es un recipiente para depositarla ropa sucia de la semana sin gastaros un pastón en ello, entonces surge este cesto que, además de práctico y sencillo no os dejará en la bancarrota

Una de sus grandes ventajas es que es completamente plegable, si no lo estáis usando, un par de dobleces y ya está guardado ocupando poquísimo espacio. Lo mejor es que es multiuso, sirve para ropa sucia, pero también para libros y juguetes.

3. Cesto para la Colada con tapa Tatkraft 

Para almacenaje superior

¿Cansada de apilar la ropa en una esquina? Tener un cesto para colocarla de forma ordenada y con estilo es posible gracias a esta presentación elaborada en bambú. Con un acabado elegante, integra un conveniente separador interno para la ropa clara y la oscura, identificando esto en su tapa. Cuenta con asas para su traslado. De alta capacidad: 105 litros.

4. Cesto para la Colada de madera vidaXL 

Robusto y duradero

Los contenedores de ropa pueden ser más que sólo eso, llegando a formar parte integral del mobiliario para dormitorio. Este es el caso del modelo presentado por la marca vidaXL. Su estructura en madera maciza de nogal es fuerte y muy atractiva. La tapa tiene bisagras metálicas para abrirle, y su interior posee una bolsa en tela sujeta por velcro.

5. Cesto para la Colada con ruedas AmazonBasics BN06DA-R 

Prácticos separadores individuales

Una solución eficiente de la selección para la ropa de planchar. Con este organizador podrá ubicar prendas delicadas, gruesas o para ropa de color en cada una de sus tres secciones. En su base encontramos cuatro ruedas que facilitan su movilización. El material de los cestos es de polialgodón, que es lavable. La estructura es de acero de gran resistencia.

6. Cesto para la Colada de bambú Relaxdays 

En forma triangular

Todos aquellos que les guste combinar las funciones de almacenamiento con una apariencia sencilla, encontrarán en este cesto de bambú un gran aliado. Con una capacidad de 64 litros, se constituye como una solución asequible para apartamentos y estrechos cuartos de lavado. Su bolsa interior es removible, para cargar la ropa directamente hacia la lavadora. Ideal para ubicarle en esquinas.

7. Cesto para la Colada plegable Beldray 

Ligera y cómoda

Una alternativa funcional, que combina un precio menos costoso con la funcionalidad de un sistema de carga convencional. Lo novedoso de su diseño es su estructura plástica plegable, que puede contraerse para poder guardarle en cualquier lugar. Su capacidad es de 27 litros, que llevan bastante ropa apoyado en sus asas. Sin dudas una solución muy conveniente para su bolsillo.

Guía de compra: Los mejores cestos para la colada de 2019

mejor-cesto-para-la-coladaTipos de contenedores de ropa

Estos pueden venir en forma de bolsas, cajas, o recipientes contenedores en diferentes materiales, que no sólo almacenarán su vestimenta, sino que ayudarán para transportar en el momento de la colada.

Entre los cestos más comunes podremos encontrar los siguientes:

Cestas de algodón orgánico

Algunos de los beneficios en el uso del algodón orgánico para interiores en la bolsa de las cestas de ropa incluyen una mejor salud para el consumidor y la conservación del medio ambiente. Para su elaboración no se incluyen la aplicación de productos químicos, lo que causa menos alergias. Su olor es agradable, en contraposición a la ropa sucia que va a contener. Es resistente y de larga durabilidad.

Cestas de tela sintética

La demanda de fibras de poliéster se ha incrementado en más de la mitad desde 1980, por lo que este material es más utilizado en la industria textil. Aunque las fibras sintéticas son conocidas por una mejor durabilidad y una fabricación barata, se adquieren de productos derivados del petróleo y requieren un procedimiento de procesamiento complejo, como todas las telas sintéticas.

Esto obviamente va en contra de bienestar ambiental, lo que no resta su inclusión dentro de la elaboración de cestas de carga para la ropa. Su permanencia en el hogar podrá ser mayor, pero considerando lo anterior, a un alto costo.

Cestas de materiales reciclados

El objetivo será el mismo: la acumulación efectiva y ordenada de la ropa, por lo que el uso de cestos elaborados con materiales reciclados puede constituirse como la mejor de las opciones.

Se emplean recursos no degradables, resultantes de la preselección y combinación de residuos aprovechables. Aluminios, metales ferrosos, ciertos plásticos, envases y latas entre otros, pertenecen a los elementos utilizados para crear las estructuras y bolsas de los cestos contenedores.

Cestas de lavandería de plástico

Un sistema tradicional, utilizado por muchos años, por ejemplo,  para pisos de estudiantes. Es la solución más práctica y que puede adaptarse a cualquier presupuesto, con ofertas que van desde el modelo barato hasta el diseño más sofisticado, pero siempre elaborados de plástico en su estructura.

Cestas de materiales naturales

Los materiales naturales ofrecen belleza en torno a su acabado. Pueden ser tratados de forma artesanal, para crear piezas únicas y de gran atractivo visual. En la actualidad,  las cestas de bambú cuentan con la aceptación y preferencia entre los consumidores, que encuentran en estos almacenadores unos complementos decorativos.

Otros recursos incluyen a la madera, el sauce, cestos de mimbre, etc.

Guía de compra de las cestas para la ropa

La selección de un modelo que satisfaga las necesidades de almacenamiento y selección de ropa no suelen ser tan sencillo. Para muchos esto viene determinado a su diseño, que por fortuna cuenta con una amplia gama de posibilidades ofrecidas por los fabricantes.

Sin embargo, no todos los contenedores de ropa son aplicables para su hogar. Al menos, no los que Ud. realmente requiere. Existen ciertos aspectos a evaluar para diferenciar las ventajas entre uno y otro modelo:

Tamaño y forma

Al comprar el mejor cesto para almacenaje interior dependemos principalmente de estos dos factores. Conocer cuál será el lugar asignado en el hogar para ubicarle viene determinado del espacio disponible.

Un contenedor alto y delgado es excelente para la habitación o apartamento pequeño. Una canasta ancha y baja puede meterse en el armario de habitaciones grandes.

La forma redonda en cestas pequeñas puede aplicarse para la ropa de bebé, y también para ropa infantil, mientras que cestos grandes y seccionados son perfectos para familias numerosas o lavanderías amplias.

Las bolsas de tela son ideales para mantas pesadas, ya que puede trasladar grandes cargas con tan sólo colgarla de su hombro.

Facilidad de limpieza

La selección de un material adecuado incluye la facilidad de éste para su lavado, limpieza y mantenimiento. Las telas de las bolsas deberán posibilitar llevarle a la lavadora con frecuencia, para evitar la permanencia de manchas y mal olor.

La estructura no escapa a esta medida de aseo, permitiendo el uso de paños húmedos y ciertos detergentes limpiadores  que garanticen su pulcritud.

Compartimentado

Un clasificador de lavandería reduce el tiempo y esfuerzo cuando se agrupa la ropa que va a incluirse en un mismo ciclo de lavado. Puede categorizar sus prendas dependiendo de su resistencia, color y tipo de tela.

Por lo general, las cestas con secciones dividen de forma equitativa la capacidad de almacenamiento de una misma cesta, identificando en muchos casos la ropa para niños individualmente.

¿Dónde debería colocar un cesto para la ropa?

Es increíble cómo colocar canastas y cestas en el lugar correcto puede cambiar tu vida de lavandería, ¿pero dónde colocarlas?

Las desventajas de un sistema ubicado en un espacio central para que todos los miembros de la familia arrojen ropa sucia son considerables. A pesar de la buena puntería, podrá ver pantalones, camisas y polos aglomerados sobre los cestos y en el piso.

Lo ideal sería que cada uno disponga de un bote en forma individual, en sus habitaciones. El buen rollo en cuanto al orden no es fácil, pero puede lograrlo.

Llevarlos a los cuartos de lavado tiene en contra el tener que cargar la ropa desde las habitaciones hasta este sitio. Eso iría en contra de uno de los propósitos fundamentales de los cestos: el traslado de grandes cantidades de prendas con un mínimo de esfuerzo.

¿Conviene adquirir un contenedor para el baño? La respuesta parece obvia, ya que eso facilitaría a las personas que se cambian para tomar una ducha el colocar su vestimenta directamente en él. Sin embargo, factores como la humedad presente pueden afectar a la ropa, sobre todo si permanece almacenada por varios días.

En definitiva, está en Ud. el determinar cuál es el sitio idóneo para localizar el cesto en el hogar.

Otros usos alternativos de los cestos de lavandería

La ubicación de la ropa sucia y su traslado al cuarto de lavado no son las únicas formas en que se pueden usar estos cestos. Las posibilidades son infinitas, si aplicamos un poco de creatividad para solventar con su ayuda otras situaciones:

Usando un cesto de ropa para reducir entrada de barro

Las actividades de los miembros de la familia, así como su retorno al hogar pueden tener un factor común: el barro.

Con tan sólo ubicar un contenedor de ropa en la entrada podrá minimizar las indeseadas huellas de tierra en el piso. Establezca como regla: “Prohibidos los zapatos sucios en la casa”.

Usar una canasta de lavandería como almacenador de juguetes

Trasladar los juguetes que su hijo deja a su paso puede verse favorecido al utilizar el cesto de la ropa.

Esta labor abre la posibilidad de establecer un nuevo hábito en el hogar, dejando que ellos mismos almacenen todo lo utilizado después de una tarde de juegos.

Use una canasta de ropa para llevar cosas a la playa

Sus asas y espacio son convenientes cuando deseamos movilizar ropa, toallas e implementos que solemos utilizar en la playa, ahorrando el dinero en la inversión de bolsos especiales para tales fines.

El agua salada y la arena son factores a considerar, así que asegúrese que el material del cesto sea a prueba de estos elementos.

Usando una canasta de lavandería para simplificar las tareas

Su versatilidad comprobada le permitirá su uso en todo lo que se proponga, por lo que constituye una ayuda más allá de su función básica.

Mantenimiento

Son muchas las ventajas al implementar estos contenedores como aliados en la recolección de la ropa para la colada de los fines de semana. Aunque muchos de ellos tengan materiales para una doble función, es importante mantenerles aseados con rutinas de limpiezas frecuentes, ya que pueden estar propensos a albergar bacterias y malos olores.

Para lograr esto es recomendado seguir estos tips:

1.- Corte el pie de unas pantimedias, llénelos de bicarbonato de sodio, átelo y métalo en la cesta, Reemplace el bicarbonato cada mes.

2.- Tenga una caja de bicarbonato de sodio al lado de la cesta y espolvoree un poco para la ropa sucia cuando la introduzca a la lavadora; el bicarbonato la refrescará.