Los 7 Mejores Ablandadores de Carne Que La Harán Más Tierna y Suave Sin Mucho Esfuerzo

Ese momento de desilusión en el que vais a preparar una deliciosa carne para vuestros amigos y familiares, y utilizáis vuestro ablandador de carne nuevo y no funciona acorde a lo que deseáis es uno de los momentos más terribles por los que todos los amantes de la cocina podemos pasar.

Y quién no haya pasado por un modelo mediocre de ablandador de carne, que no haya sido lo suficientemente robusto y eficiente, que lance la primera piedra. Como yo, cientos de lectores también ha admitido atravesar por esta situación, pero he aprendido de esta situación y mi intención es ayudaros a conseguir un modelo que os satisfaga por completo y se vuelva el mejor aliado de vosotros a la hora de preparar un asado casero, carne guisada o cualquier otra preparación en la que deseéis suavizar vuestra carne para hacerla mucho más tierna. Para eso, echad un vistazo a mi lista comparativa que no os defraudará.

¿Cuál es el mejor ablandador de carne?

Todo fanático de la carne de res entenderá el impacto que trae una elección como esta porque un buen modelo reduce el estrés de la cocina, haciendo que el proceso de ablandado sea fácil y satisfactorio. Y el mejor no necesariamente es el más costoso, podéis apostarle a comprar modelos manuales o eléctricos de buena calidad y a un precio asequible. En mi lista comparativa escontraréis los cinco mejores modelos menos costosos que no os fallarán y que serán vuestra arma secreta.

Cualquiera que sea el ablandador que escojáis, debéis procurar que el modelo sea fácil de limpiar y de un material que no interfiera con el sabor de la carne, y que no sea contraproducente para la salud. En caso de que sea de hojillas, estas deben ser afiladas y seguras. Los que tienen forma de martillo, por otro lado, deben ser macizos y robustos para golpear de forma contundente.

A continuación te presentamos las mejores ablandadores de carne:

1. Mazo para carne 08010128080 de Küchenprofi

Robusto y de buena calidad

Con un elegante y resistente diseño en acero inoxidable, el ablandador de carne manual de este fabricante es un gran aliado en vuestra cocina.

Funciona como un martillo que al golpear ablanda la carne dura y os servirá para ayudaros a cocinar y servir filetes cocidos de carne tierna. Aunque su uso principal es para la proteína, puede emplearse también para puré y abrir cáscaras.

Se trata de un mazo fuerte y robusto que os durará mogollón de años con el mantenimiento adecuado. Una de sus principales ventajas es que para limpiarlo apenas necesitáis esfuerzo, es compatible con el lavavajillas.

2. Mazo para carne MSF001 de Lasting Charm

Adecuado para uso profesional y para el hogar

Diseñado con las cualidades que proporcionan a la proteína la consistencia adecuada para marinar más rápido y cuyo trabajo reduce el tiempo de cocción significativamente, este ablandador os sacará de problemas con las carnes duras.

Sus características potencian su funcionamiento porque es un mazo para carne hecho con 48 filosas cuchillas de acero que ablandan haciendo pequeños cortes al tejido conectivo del filete, los cuales permiten tiernizar la carne.

Se trata de un ablandador con cierre de seguridad, no corréis riesgos al usarlo, aunque sí se recomienda almacenarlo fuera del alcance de los niños. Es robusto y fácil de limpiar.

3. Martillo ablandador de carne Fackelmann 45825

Robusto y efectivo

¿Disfrutáis de una buena carne marinada cruda muy blandita? No dudéis de ir por este modelo manual de ablandador de carne que es una de las maneras más económicas y efectivas de tener una deliciosa carne suave en poco tiempo.

Está completamente hecho de aluminio, un material no agresivo con vuestros alimentos y que goza de bastante durabilidad, lo cual es bastante conveniente cuando se trata de herramientas para la cocina. Su diseño es como un martillo, por lo que no tiene ranuras ni orificios en donde puedan quedar residuos de carne, siendo muy fácil de limpiar.

4. Ablandador de Carne ORBLUE DH-B03

¡Muy seguro!

El Orblue es a prueba de los filetes más difíciles y duros, pues las 48 hojillas de acero inoxidable de este modelo de ablandador de carne manual son muy eficientes. Además, son aptas para el lavavajillas y resistentes a la corrosión. Para mayor seguridad, este modelo incluye una funda especial para guardar estas filosas hojillas luego de ser usadas.

En general, este ablandador acorta el tiempo de cocción al permitir una distribución más uniforme al cocinar filetes de cerdo, pollo o ternera. Permite que la carne absorba los adobos para que podáis preparar los más jugosos y deliciosos platos.

5. Ablandador de carne profesional con 56 cuchillas SimpleTaste

Para preparaciones más rápidas y deliciosas

Este ablandador de carne con cuchillas integradas logra romper el tejido conjuntivo de la carne de manera uniforme logrando tiernos cortes sin desjugarse. Esto ayuda que se ahorre al menos un 40% del tiempo de cocción de cualquiera de las carnes de vuestra preferencia.

Está fabricado en plástico ABS y acero inoxidable, es compacto y seguro para llevar a cualquier lado ahorrando espacio. Cuenta con un bloqueo especialmente diseñado para vuestra seguridad y la de vuestra familia. La mejor parte es que es muy fácil de usar porque es un modelo bastante simple.

6. Kitchen Craft KCPROMT

Golpes precisos

¿Buscando un modelo versátil? Este modelo dos en uno es perfecto tanto para ablandar vuestras carnes como para aplanarlas en segundos. Es un ablandador manual fabricado bajo una marca de buena reputación y trayectoria en el mercado, lo cual habla bastante bien, por adelantado, de su calidad.

Tiene un bonito color plateado de acabado mate a lo largo de sus 28 cm y está hecho completamente de acero inoxidable, material de alta durabilidad y confiable en cuanto a manejo de comida se refiere. Tiene un diseño de martillo de dos caras, tiene un mango fino y cómodamente manejable.

7. Ibili Clásica

Cuchillas más afiladas

Está confeccionado para ofrecer una forma natural de cocinar carnes con más sabor porque mantiene la carne más jugosa, lo que hace que no requiera demasiados condimentos procesados. Este simple y efectivo ablandador está pensado para todo tipo de carnes, desde la de aves, hasta la de ternera, cordero y res, permitiéndole a los usuarios una optimización del tiempo de cocción.

Sus hojillas afiladas penetran perfectamente y sin mayor esfuerzo en la carne, de manera que no tendréis que invertir demasiado tiempo y fuerza como en el caso de otros utensilios más primitivos. Es un dispositivo fácil de limpiar.

Los cinco modelos corresponden a una selección variada de modelos, todos con la capacidad de hacer más sencillas vuestras preparaciones. Sin embargo, debéis tener en cuenta que, sin importar cuál sea vuestra elección, la seguridad debe ser prioridad en todo momento.

El manejo cauteloso de esta herramienta es muy significativo para que no salgáis lastimados, así como la prudencia de uso. Debéis aseguraos de guardar bien este tipo de implementos fuera del alcance de los niños porque suelen ser demasiado pesados o pueden contar con hojillas muy filosas que ponen en riesgo su seguridad. El correcto almacenamiento también ayuda a preservarlo por más tiempo, previene la corrosión y su limpieza continua y profunda ayuda a contribuir con la higiene de vuestra cocina y preparaciones.

Guía de compra: los mejores ablandadores de carne de 2019

¿Qué buscar al elegir el mejor ablandador de carne?

mejor-ablandador-de-carne

Ablandador de Carne

Aunque una buena ablandadora debe ser capaz, principalmente, de aplanar y ablandar la carne para facilitar su cocción, lo cierto es que existen otra serie de numerosas cualidades que pueden mejorar considerablemente vuestra experiencia al usar un ablandador, es por eso, que antes de seleccionar cualquiera de ellos prestéis especial atención a las siguientes características:

Diseño – En este punto hay variedad y es, básicamente, cuestión de gustos, la mayoría de los modelos de máquina ablandadora vienen o bien con cabeza o cuadrada, o bien con cabeza redonda, algunos incluso traen pequeñas muescas que os ayudarán a facilitar el proceso de ablandado de la carne, en este punto tal vez lo más importante es tener en cuenta si queréis un dispositivo ligero o uno más pesado porque los hay bastante pesados y muy livianos. Siempre aconsejo iros por lo más cómodo.

Mango – Pensar en el mango de vuestro aparato también es un punto importante porque deberéis aseguraros seleccionar algo con un agarre cómodo, sobre todo si estaréis usando con frecuencia el utensilio. Algo que sea ergonómico, de agarre seguro, fuerte y antideslizante es lo más acertado a la hora de elegir un dispositivo para ablandar proteína.

Característica – Una ablandadora, aunque es una gran aliada, no es precisamente un ayudante de cocina, así que difícilmente en ella encontraréis un gran cúmulo de cualidades especiales, todas hacen principalmente lo mismo: ablandan la proteína, sin embargo, si queréis que tenga una virtud adicional, siempre podéis fijaros en que pueda colocarse en el lavavajillas, os ahorraréis valiosos minutos.

Tipos de ablandadores de proteína

Y, aunque este dispositivo para ablandar tenga prácticamente una única función, lo que sí es cierto es que lo encontraréis en mogollón de estilos y tipos, así que al momento de elegir vuestra máquina os convendría saber cuál estilo os resulta más favorecedor, las más populares son:

Estilo tradicional – Se trata del primer tipo de ablandador conocido, tiene forma como de martillo con una cabeza doble, por un lado, bastante plana y, por el otro con muescas en forma de puntas piramidales que ayudan a ablandar las fibras de la carne. Suelen ser duraderos, aunque debéis fijaros en el agarradero de este tipo de ablandador, además, necesitáis emplear vuestras fuerzas para usarlo. Su gran ventaja es que podéis echarlo en el lavavajillas.

De cuchillas – Este tipo de ablandadora, como su nombre lo establece, consta de un grupo de pequeñas y muy filosas cuchillas que cortan el tejido conectivo de la proteína ablandándola en el proceso. Suele ser un ablandador de uso profesional que, al penetrar con cortes, maximiza la eficacia de adobos en el filete, su desventaja es que es delicado, difícil de limpiar y si os descuidáis puede romper completamente la carne.

Ablandador de cuberos de alta resistencia – También llamado de cuberina, se trata de un equipo empleado cuando la carne es muy gruesa, dura o ancha. Consiste principalmente en hacer pasar la proteína por el aparatito y este la va cortando en forma de cubos más pequeños y tiernos, haciéndola también un poco más delgada.

Enrollable – También llamado ablandador de rodillo o con desplazamiento, se trata de una máquina que consta de un asa con un rodillo donde se coloca la proteína y ésta se va ablandado posterior a una serie de movimientos de enrollado, consta de una serie de cuchillas que van rompiendo los filetes a medida que se va ejecutando el movimiento de rodillo de este ablandador.

Dientes / cuchillas

Tal vez os parezca una exageración, pero prestar atención a esta cualidad es de vital importancia porque un par de buenos dientes o las cuchillas adecuadas harán que vuestro aparato trabaje de manera adecuada y haga la proteína más uniforme y sencilla para la cocción. Si tanto dientes como cuchillas son muy grandes o filosos, lejos de ayudar, pueden estropear por completo la proteína.

Dimensiones

Esto os ayudará a saber en qué tamaño de proteína puede trabajar la ablandadora de manera eficiente, sin embargo, fijaros en esta cualidad aplica principalmente si estáis interesados en algún modelo de ablandadora que no sea del estilo tradicional.

Material

De esto dependerá el rendimiento, la durabilidad y la facilidad para usarlo y darle mantenimiento. Un modelo de ablandador de carne estándar suele estar hecho de uno o varios de los siguientes materiales: acero inoxidable, plástico, madera, aluminio y, en algunos casos, goma o silicona antideslizante. Siempre os aconsejo elegir lo que os proporcione: rendimiento, calidad y durabilidad.

Peso

Como ya os dije, al elegir un ablandador encontraréis variedad sobre este punto. Algunos modelos son realmente pesados y otros muy livianos, esto se debe principalmente al material o combinación de materiales de fabricación. Si sois de los que usarán el utensilio por horas siempre os recomiendo lo que es canse menos.

¿Por qué usar un ablandador?

De entrada, tal vez podáis pensar que comprar algo como un ablandador es un gasto innecesario o un artículo fácilmente sustituible en vuestra cocina, pero lo cierto es que, si sois cocineros a tiempo completo o si simplemente disfrutáis de un buen filete bien tierno y hecho, entonces un ablandador será un artículo esencial entre vuestros utensilios, acá os explico, al menos, tres motivos, por los cuales tener en casa un ablandador entre vuestros utensilios es, simplemente, una idea genial:

Suaviza la carne dura – Esto puede pasar por dos razones, o bien la proteína es muy fibrosa y musculosa o simplemente no es una carne de primera calidad y está llena de cueros y otros factores que la hacen dura y difícil de comer. Usar un ablandador suavizará esas fibras y el tejido conectivo haciéndola más suave y sencilla de cocinar, el resultado será una proteína más tierna y jugosa.

Ahorra tiempo – Por lo que ya os dije, una proteína dura puede ser una verdadera pesadilla, se trata de una porción que requerirá más fuego, mayor cocción y, seguramente al obtenerla, lejos de suavizarse se hará más dura y, además, con tanta fibra, seguramente no recibirá el adobo como es debido. Si ablandáis la carne primero se condimenta mejor y se cocina más rápido y con mejores jugos. En conclusión, con un ablandador os ahorráis tiempo.

Hace la carne más uniforme – Al ablandar la proteína con un mazo ablandador le quitáis algo de grosor y le proporcionáis un tamaño uniforme facilitando su cocción de lado y lado. Si es una proteína que usaréis para algún plato enrollado o relleno tanto mejor, porque al darle tamaño y proporciones uniformes a la proteína con el ablandador, más fácil será rellenarla y enrollar.

Usos para un ablandador

Como ya os he explicado, aunque el ablandador es principalmente para la proteína, lo cierto es que en la cocina podéis encontrarle más de un uso igual de útil que dar más suavidad y proporción a un filete, entre los usos comunes del ablandador encontraréis:

Golpear y ablandar la carne – Bueno, esta es, como ya sabéis, la principal función del ablandador y de la que os he hablado a lo largo de todo este artículo. Lo que siempre os aconsejo es que no la golpeéis directamente, sino que la cubráis con papel film o parecido y empecéis el golpeteo.

Aplastar ajo – Como ya seguramente sabéis majar ajos no es un trabajo sencillo, sobre todo si las cabezas aún no han sido peladas porque hay variedades a las que es más difícil retirarles la piel que los cubre, por eso usar el ablandador de carne para separarla es una buena opción, además los dedos

Deshuesar aceitunas – Si sois de los que piensan que las aceitunas con hueso tienen más gusto que las deshuesadas y preferís comprarlas así para luego deshuesarlas en casa, no os quito razón en lo del gusto, pero deshuesar una aceituna es de los trabajos más engorrosos de la cocina, así que un ablandador os ayudará mogollón en la tarea.

Triturar jengibre – Pelar y picar un jengibre muy fibroso, tal vez os tome más tiempo del necesario para que vuestro plato o bebida esté listo, aquí es donde entra en acción el ablandador de carne, usarlo hará que las fibras del jengibre queden molidas en segundos.

Moler especias y granos de pimienta – La pimienta y especies en granos son un verdadero dolor de cabeza si tenéis en cuenta lo difícil que es molerlas si no contáis con el molino apropiado, tal vez no sea lo mismo, pero es indudable que con un ablandador de carne el proceso de molido será más sencillo.

Triturar hielo – A veces colocáis en la heladera grandes bandejas de agua que, al congelarse, crean enormes panelas, esto es muy bueno, pero si necesitáis pequeños trozos de hielo, separarlas puede ser un engorro, el ablandador os dará pequeñas porciones de hielo en pocos segundos.

Aplastar papas – No es igual que un triturador especialmente hecho para el puré, pero si tenéis una papa cocida que queréis convertir literalmente en papilla, un ablandador de carne os sacará de problemas rápido.

Machar limoncillo – Si sois de los que disfrutan de caldos tailandeses y quieren liberar el aceite aromático del limoncillo, al picar su tallo no obtendréis el mismo resultado que al golpearlo con un ablandador, así que usarlo es bueno para esto también.

Aplastar y picar nueces – Descascarar una nuez es el trabajo más sencillo del mundo con un buen ablandador, un certero golpe y podréis disfrutar de la deliciosa nuez y también las tritura si queréis colocarla en una torta o un helado.