Los 6 Mejores Slacklines Para Divertirte Dominando Tu Cuerpo y Tu Equilibrio

Tratar de hacer equilibrio en una cuerda plana es un reto que mola muchísimo. ¿Lo habéis probado? Si no, seguro os gustaría. Pero eso sí, para intentarlo hay que tener a la mano la mejor slackline, a menos que no os importe caeros de cabeza o golpearos otras “cosillas”.

Por lo menos en mi caso, cuando comencé a hacerlo, decidí comprar un modelo especial para principiantes. Después fui avanzando en dificultad. El deporte de equilibrio no es sencillo, pero además de divertido, puede ser beneficioso para la salud física y mental. ¡En serio! Hay que intentarlo y la práctica, hace al maestro.

Si os preocupa la seguridad os cuento que, en los 80, la cuerda floja se usaba como material de escalada, para expertos montañistas pero el diseño era más sencillo que el que se consigue ahora. Los modelos actuales son de muy buena calidad y hay diferentes marcas para escoger.

Lo mejor para iniciar, si nunca lo habéis probado, es justamente un kit de iniciación que casi siempre resulta menos costoso. Pero si lo vuestro es una modalidad extrema para desafiar vuestra práctica a varios metros de altura, hay modelos de precio asequible, muy seguros y confiables. Basta conocer cuáles son todas las características necesarias para así escoger la más apropiada.

Los Mejores Slacklines

¿Cuál es el mejor slackline?

Si bien tenéis algo de temor por posibles caídas o si sois experimentados pero buscáis una cuerda nueva, tened en cuenta lo siguiente:

Uso: para los principiantes hay versiones en forma de U. Pasan por debajo de los pies y también sobre la cabeza para sujetarse mientras aprendéis a mantener el equilibrio. Pero si no es vuestro caso también hay las yoga slackline, especiales para expertos que deseen practicar su disciplina en el aire y entrenar cuerpo y mente.

Grosor y largo de la cuerda: las más estables suelen ser las de 5 cm de grosor, pero para los más experimentados también funcionan las de 2,5 cm. El largo debe tener como mínimo 12 metros y medio para poder tener dos puntos fijos de sujeción.

Rigidez: si son slacklines más blandas, solo los veteranos acostumbrados podrán usarlas sin caer. A mayor tensión, es más fácil mantener el equilibrio. Las primeras deben tener cierta cantidad de metros de altura en su instalación, pero las segundas, es mejor que estén cerca del suelo, porque os caeréis seguro, varias veces, hasta dominar el arte del slackline.

Mecanismo de tensión: para mayor seguridad es preferible optar por modelos con tensor por carraca que es un mecanismo fuerte para sujetar la cuerda a medida que camináis sobre ella.

Material: Los cables metálicos del funambulismo no forman parte del slackline. Las cuerdas suelen flexibles y dinámicas y estar hechas con cintas planas de nylon o poliéster.

Para ayudaros un poco en la elección, aquí os comparto esta comparativa que incluye las 5 mejores slacklines del mercado.

A continuación te presentamos los mejores slacklines:

1. Slackline de 6 piezas de Ultrasport

Ideal para distancias cortas

Este modelo incluye sistema de carraca con protector para evitar lesiones, cuerda auxiliar para recuperar el balance fácilmente, así como protectores para los árboles. Al mismo tiempo, la cinta es de poliéster, así que es perfecta para distancias cortas y poder andar en ella sin tocar el suelo.

Cuenta con una longitud de 15 metros y un ancho de 5 cm, por lo que está bastante bien para comenzar a aprender este deporte.

2. Banda de slackline Elephant Slacklines Addict

Con sistema de nudo resistente

Esta cuerda está diseñada especialmente para los expertos en jumplines porque trae un sistema de nudo de boca de lobo addict muy resistente y que sirve para extender la slackline hasta 25 metros, que es justamente su longitud total.

La anchura de la cinta es de 50 mm, que resulta un grosor apropiado para principiantes. Está fabricada en poliéster. El trinquete de la palanca larga está listo para ajustar la cinta a un lugar fijo y comenzar a usarla. Al ser ancha, depende de vosotros si queréis usarla descalzos o con zapas.

Viene en colores brillantes que resultan muy convenientes para ubicar el espacio de aterrizaje cuando se salta.

3. Slackline Set con “SafetyTree” JIB LINE X13 SLACKWEAR

Protectoras de los árboles

Los que pudieran preocuparse por dañar los árboles usados con el slackline no tienen que hacerlo con este modelo. Trae unos forros especialmente diseñados no solo para proteger el tejido de la cuerda por el roce y el peso, sino también la corteza de los árboles que utilicéis durante vuestra sesión de dominio del equilibrio.

Esos forros son 100% genuinos de fieltro natural y se montan muy fácilmente por su cierre con velcro. La cuerda por su parte tiene 12.5 metros y la correa de trinquete unos 2.5 metros. La carga de rotura es de 3000 daN. Es perfecta también para los saltos. Si la usáis sobre agua, en una piscina puede resultar muy divertida.

4. Slackline trinquete XL Spider

El complemento eficiente

Este es un kit especial para quienes ya poseen una línea y desean exigirle más con saltos más atrevidos. Está recomendado por expertos slack liners por su alto rendimiento. Cuenta con un candado de protección para los árboles que además previene que las eslingas se deslicen cuando las estáis ajustando en ambos ejes de soporte.

Este mandingo es una versión suave que permite ajustar y apretar la línea muy fácilmente y también liberarla sin dificultad.

5. Cuerda de equilibrista Slack-liners

Ideal para hacer trucos

Resistente y elástica esta línea va muy bien con los amantes de los trucos y acrobacias en la cuerda floja. Está fabricada en Alemania y trae el juego completo para su sujeción y uso. Son 30 metros de línea con una palanca larga.

Viene en un color amarillo neón para visualizarla más fácilmente y tiene un factor de elongación aumentado. En complemento para su uso seguro podéis comprar adicionalmente unos protectores de árbol como los BUZZARD Treesavers 120. Hechos de fieltro son perfectos para árboles grandes por su tamaño de 120 cm x 16 cm. Previenen deslizamiento y protegen las cortezas.

6. Classic Tree Pro para equilibrios Gibbon

Con tensor de acero inoxidable

Son 15 metros en total entre la línea de 12.5 m y la reforzada del tensor que mide 2.5 m. Si os preocupa que tenga una correcta certificación este modelo cuenta con el permiso TÜV, emitido por la organización alemana de inspección técnica en materia de seguridad y calidad y además ostenta un cumplimiento cabal a la normativa DIN 79400 de la industria alemana.

Está elaborada en poliéster, su tensor es de acero inoxidable y tiene una resistencia de 40 kN. Es fácil de utilizar y muy segura por lo cual se puede emplear en áreas de entrenamiento, gimnasios y hasta en escuelas.

Guía de compra de Slackline

¿Cómo escoger o  comprar un slackline?

mejor-slackline

Slackline

Escoger una cuerda para hacer slackline no es tarea fácil, siendo este un deporte de equilibrio tan divertido pero de cuidado, ya que hay que evitar caídas y lesiones. También es cierto que hay muchas disciplinas y estilos de slackline, por lo que es importante hacer la elección correcta del tipo de banda que más te conviene:

Slackline clásico – El modelo clásico es el perfecto para principiantes, ya que no es tan complicado de usar. Además de esto, los clásicos suelen ser un poco más anchos para mejor balance y facilidad a la hora de hacer equilibrio, así como también tienen un mejor agarre. A su vez, suelen rondar los 15 metros de largo, por lo que seguramente será bastante fácil ajustarla a un par de árboles cercanos.

Jibline – El modelo Jibline generalmente es más recomendado para quienes tienen un poco más de práctica y buscan hacer saltos más grandes. Es que este tipo de banda de slackline tiene caucho dentro del tejido de la línea como tal, así que puede estirarse bastante más que los modelos convencionales. El efecto es comparable con el de un trampolín.

Surfline – Este tipo de slackline se conoce así debido a que, por su gran longitud de hasta 30 metros, se puede colgar a largas distancias, así que se puede montar entre dos orillas de un pequeño estanque o de una piscina, por ejemplo. Por eso son super divertidas para el verano.

Funline – A los niños les encantan estos slacklines, ya que tienen muchos colores brillantes, así como un largo más reducido para más diversión. Claro que también tienen caucho en el tejido de la cuerda para dar una mejor estirada.

Slackline improvisado con cinta de escalar – Si tienes cinta tubular para escalar, también puedes usarla para armar tu propia cinta de equilibrio. Lo bueno es que si ya cuentas con equipo y materiales de escalada, puedes armar tus propios puntos de anclaje y sistemas de tensión para poder disfrutar al máximo en cualquier lugar. Claro que también resulta una excelente forma de entrar en este mundo sin gastar mucha pasta.

Lo único es que los slacklines hechos de esta manera suelen ser bastante más estrechos debido a la naturaleza propia de la cinta de escalar. Por esto terminarás con un ancho de 2.5 cm en vez de los 5 cm comunes de los kits de slackline tradicionales. Tampoco tendrán el mismo agarre por la falta de caucho en la cinta.

Protectores de árbol – Aunque no se trate de un tipo de cuerda de equilibrio como tal, es importante mencionar el tipo de agarre que tiene la cinta con el árbol. Siempre es bueno que la misma   tenga algún tipo de protección para que la corteza no se dañe con la abrasión creada por la cuerda de equilibristas.

Algunas marcas en particular ponen sistemas de anclaje especiales con materiales que protegen los árboles. De todas formas, algunos practicantes de este deporte usan otros materiales improvisados con toallas viejas o telas de alfombras para evitar la abrasión y el daño a la naturaleza.

Tipos de tejido del slackline

El tejido de las cintas se hace con fibras muy duraderas que crean una superficie plana o un tubo. En el caso del slackline, se busca hacer una cinta plana y tú, como comprador, tienes que mirar los materiales de los que está hecho y su ancho.

De hecho, a partir de allí podemos encontrar varias clasificaciones del slackline según estos factores:

Material del tejido – El material puede variar bastante, siendo el nylon y el polyester los dos más comunes por su resistencia y elasticidad.

En el caso del nylon, al tratarse de un material con excelente capacidad de estiramiento, se termina teniendo una cinta con especial durabilidad. Por eso es que termina siendo una de las mejores opciones cuando se buscan cintas de longitud media y para hacer trucos.

Ahora bien, si buscas un slackline largo, aquellos de nylon no te servirán de mucho, ya que este material se estira mucho. Por ende, cuando llegues al centro de la cinta, probablemente toques el suelo y no puedas disfrutar mucho. También pasará que la cinta se moverá mucho.

Luego está el poliéster, que tiene menor capacidad de estiramiento, por lo cual es la opción ideal para las cintas más largas. Ahora bien, tensar bien una línea de este material puede ser una tarea bastante complicada.

Finalmente existen slacklines de una mezcla de nylon y poliéster, lo cual termina siendo de flexibilidad media, así que podrías hacer de todo un poco con ellos.

Ancho – Como te comentaba, lo normal son los slacklines de 5 cm, pero también los hay de 2.5 cm. Aquellos más estrechos son ideales para principiantes y para cuerdas muy largas hasta los 60 metros. Aunque parezca mentira, estos modelos suelen ser un poco más fáciles de usar que los de 5 cm, ya que el verdadero factor de dificultad es dado por el estiramiento y la tensión, no por el ancho.

En realidad, los profesionales y muchos otros de los que practican este deporte prefieren las cuerdas más estrechas porque aseguran que se sienten más fáciles de balancear bajo el pie si ya tienes la técnica adecuada.

El slackline de 5 cm de ancho ha ganado más popularidad con los modelos con carraca, también porque el común de la gente suele pensar que estos, al ser más grandes, son más fáciles de manejar y no es tan difícil hacer equilibrio sobre ellos.

Combinaciones más comunes – Como primera combinación tenemos los modelos de nylon de 2.5 cm, los cuales se suelen encontrar como si fueran tejidos tubulares. Por lo general, el diseño tubular y la suavidad del nylon hacen que todo se sienta super suave bajo los pies. Sin embargo, hay cuerdas de tejido plano que vienen un poco ásperas y, cuando las tensas y te montas sobre ellas, esa presión y peso causa cortes y lesiones.

Los slacklines de poliéster de 2.5 cm no tienen tanta flexibilidad, así que funcionan bien para líneas largas, así como para posiciones estáticas de yoga, por ejemplo. Evítala para hacer trucos y saltos. Las cintas híbridas de 2.5 cm dan una buena mezcla de durabilidad, rigidez y flexibilidad ideal para los usos más variados. Por eso suele ser una de las combinaciones más versátiles.

Las de 5 cm suelen ser cuerdas de mezcla de nylon y poliéster, solo que, por lo general, están hechas de forma plana, no tubular. Por ende, tienden a tener bastante rigidez y poca flexibilidad. Sin embargo, tienen un buen rebote. Debido a esto las puedes colocar cerca del suelo sin que llegues a tocarlo.

Si estás comenzando, lo ideal es escoger un modelo un poco más rígido que limite el movimiento de la cuerda y haga más fácil caminar sobre ella. Si quieres hacer trucos y saltar mucho, busca tejidos más ligeros y flexibles.

Tipos de sistemas de tensión para bandas de slackline

mejores-slacklinesAl momento de darle la tensión adecuada a tu slackline existen varias opciones. Es importante que las conozcas antes de comprar:

Configuraciones tradicionales o primitivas – Estos modelos emplean carabineros y bucles con el tejido para crear un sistema de tensión. En este tipo de configuración necesitas contar con fuerza manual o mecánica para poder estirar el sistema y darle presión al montar el equipo. Al ser un método manual, generalmente es el preferido por aquellos que practican este deporte a un alto nivel.

Sin embargo, una de las desventajas que tiene es que es un sistema un poco inestable, ya que es bastante simple en cuanto a la mecánica, pero genera mucha fricción, por lo cual no es tan confiable. El problema de esto es que es difícil mantener la cuerda con la tensión adecuada como para que puedas ir sobre ella sin terminar tocando el suelo.

Configuraciones de carraca o rache  – Usan las carracas en uno o los dos extremos para generar la tensión, así que son mucho más fáciles de ajustar que los modelos tradicionales. Por eso son los favoritos de los principiantes.

Lo bueno es que sirven para ajustar y tensar la línea super rápida y fácilmente, solo que tienes que tener cuidado al usar estos sistemas. Es que, si lo tensas de mala manera la línea se atasca en el protector de carraca y se va destruyendo poco a poco hasta quedar prácticamente inutilizable.

Disciplinas de slackline

Como te comentaba, también existen diferentes disciplinas o estilos de slackline, que es bueno que conozcas para que sepas qué te funcionará mejor en función de lo que quieres hacer:

Está el slackline de trucos, que lo puedes poner al aire libre para hacer saltos imposibles o acrobacias estáticas y aéreas. Generalmente se hace con cuerdas con estilo trampolín y carraca. También se emplean para el yoga sobre slackline, el cual es simplemente hacer las posturas del yoga sobre una línea de 2.5 cm con poca flexibilidad y con un sistema de tensión generalmente normal.

Luego tenemos el slackline de altura, el cual se hace normalmente sobre dos agujas de montaña y a alturas considerables, con el deportista sobre la cuerda usando una correa con arnés. Lo normal es emplear cuerdas de 2.5 cm con flexibilidad variable.

Finalmente está la variante del slackline largo, el cual emplea cuerdas de más de 30 metros y se suele practicar a grandes alturas también. Por lo general, se combina con sistemas de poleas para la tensión, aunque en algunos casos se usan los de carraca.

Otras cosas que debes buscar antes de comprar una slackline

Seguridad – Habiendo tantos fabricantes en el mercado, es importante saber que se está comprando algo de buena relación calidad precio. Y la mejor manera de asegurarse de eso es ver si el producto ha pasado pruebas de seguridad. Es que comprar modelos con carracas de mala calidad o malos materiales puede ser muy peligroso.

Rigidez – Como regla general, recuerda que, mientras más rígida sea la línea, la podrás instalar más cerca del suelo. Las más flexibles necesitarán una altura mayor y además serán más difíciles de usar por su menor estabilidad.

Accesorios – Algunos accesorios adicionales que vienen fenomenales son la línea superior de guía, la cual se coloca a la altura de la cabeza y te ayuda a recuperar el balance con las manos. También están los protectores de árbol para evitar dañar las cortezas.