mejor-termo-eléctrico-horizontal

Los 5 Mejores Termos Eléctricos Horizontales Para Tener Siempre Agua Caliente En La Ducha

La ducha con agua caliente al llegar del trabajo es siempre un placer, pero el aparato que la produce es el más olvidado en casa. Seguro os ha ocurrido, lo instaláis, lo enchufáis y ahí dura años hasta que se rompe. Por eso, tener el mejor termo eléctrico horizontal o vertical es casi obligatorio, porque hay que reconocer que nadie revisa estos equipos mientras estén funcionando correctamente.

En particular, los horizontales tienen gran ventaja por varias razones. Cuando las tomas de agua tienen esta orientación, es mucho más fácil el proceso para instalar un artefacto de esta clase. Además, si vuestro piso no es de techos muy altos, eso de la verticalidad puede volverse un serio problema de espacio.

Incluso, a veces los horizontales permiten comprar modelos de mayor capacidad. Podéis encontrarlos desde los 50, pasando por los 80 litros hasta los 100 litros. Decantarse por alguno dependerá de vuestro presupuesto, claro está. Hay opciones con precio menos costoso, así que es cuestión de buscar bien, con el conocimiento adecuado.




¿Cuál es el mejor termo eléctrico horizontal?

Para garantizar el calentamiento eficaz del agua con un termo de buena calidad, es buena idea revisar la marca, su capacidad de regular la temperatura y otras características importantes. Tomad nota de lo que debéis buscar.

Capacidad: de acuerdo con el número de personas que hay en casa y el uso que hacen del agua caliente, de allí debéis calcular más o menos cuánta necesitarán.

Función anti sarro: la mayoría de las veces, con el paso del tiempo y del agua a través del aparato comienzan a producirse formaciones de cal y sarro que perjudican su funcionamiento y terminan dañándolo. No está demás, si tenéis algunos euros extras, invertir en esta característica.

Revestimiento anti corrosivo: Al igual que la función anti sarro, un buen revestimiento, de vidrio por ejemplo, puede ayudar a que no se oxide vuestro calentador de agua y eso os permitirá utilizarlo por más tiempo. Claro, no olvidéis revisar la garantía antes de comprar.

Display digital: Son muy fáciles de operar cuando disponen de pantallas digitales, se pueden programar, temperatura y hasta un modo de vacaciones para que tengáis mayor ahorro energético.

Un fontanero con experiencia: No es lo mismo instalar un termo vertical que uno horizontal así que antes de intentar vosotros mismos el proceso erróneamente, busquéis una persona experimentada en el tema. También será un ahorro a largo plazo.

¿Andáis mirando modelos sin mucha seguridad sobre el correcto? Esta lista comparativa con los 5 mejores Termos Eléctricos Horizontales del mercado os puede ayudar elegir.

A continuación te presentamos los mejores termos eléctricos horizontales: 

1. Ariston Thermo DUO 100 Fleck

Con recubrimiento vitrificado al titanio

Los más preocupados por el óxido y la corrosión podrán quedarse tranquilos con esta versión que puede instalarse en ambas orientaciones, horizontal y vertical. Su revestimiento está hecho con vidrio y titanio para proteger sus partes de la cal y el típico sarro que genera el agua.

Tiene una gran capacidad de 100 litros a pesar de ser bastante compacto. Eso es muy conveniente porque permite ahorrar espacio. Con su función Shower Ready, reduce el tiempo de calentamiento del agua hasta en 60% con respecto a otros tradicionales.

Cuenta con un display LCD con ajuste de temperatura.

2. Termo eléctrico horizontal Junkers

Con control de temperatura rotativo

Para los que buscan un modelo práctico y sencillo de usar va muy bien este que está equipado con un control de temperatura que se ajusta usando un botón rotativo. Puede ubicarse entre 30° y 70°. Tiene muy buena capacidad, 100 litros de agua caliente lista para duchas relajantes después de largos días de trabajo.

Su depósito está pensado para resistir la corrosión y acción del agua porque está fabricado con acero vitrificado. Tiene buena eficiencia energética y su instalación es horizontal, las tomas de agua están por debajo.

Posee una presión máxima de 8 bar y resistencia de 1500 watios.

3. Thermor o-pro

De fácil instalación

Es un modelo de alta gama, especial para quienes necesitan su agua caliente pero tienen poco espacio. Su tamaño es reducido y compacto, aun así tiene capacidad para 50 litros de agua. Dispone de una resistencia de 2000 kW que favorece la salida rápida del agua caliente, así no tendréis que esperar tanto fuera de la ducha para el merecido baño al final del día.

Tiene un termostato exterior y un piloto luminoso para monitorizar su funcionamiento. Además, posee aislamiento optimizado: esmalte con alto contenido en cuarzo y 0% CFC. Su manipulación es muy cómoda y su instalación muy sencilla. Aguanta con el agua a temperatura apropiada para dos duchas seguidas sin problemas.

4. Termo eléctrico horizontal Bosch

Con capacidad de 80 litros

Quienes prefieren que su termo pase desapercibido en casa, este de la famosa marca alemana es excelente opción. Su diseño es simple, sencillo y sus prestaciones muy buenas. Posee un termostato manual para regular la temperatura.

Es muy fácil de usar, además que su instalación es práctica y no da mucho trabajo su mantenimiento. Su temperatura máxima y mínima está entre 10° – 65° °C y puede demorarse en llegar al nivel preciso aproximadamente 3 horas y 5 minutos. Esta casa de electrodomésticos tiene también otros modelos de menor y mayo capacidad, para las necesidades de cada quien.

5. Termo de agua eléctrico Forcali

De bajo consumo

Si os preocupáis demasiado por el consumo energético y las cuentas por pagar, esta es la versión que más os conviene. Posee una capacidad de 100 litros y trae una resistencia blindada que ofrece bajo consumo eléctrico.

Para gozar de la garantía de este modelo, se recomienda la instalación con personal calificado por la marca. El calderín tiene un espesor de aislamiento de 2,5 centímetros. El aparato tiene una potencia eléctrica de 1500 vatios. Viene con varios accesorios incluidos para su instalación como los manguitos electrolíticos, la válvula de presión tarada y los tornillos para su fijación.




¿Qué capacidad debo elegir?

calentador-de-agua-horizontal

La capacidad de  un calentador eléctrico dependerá en gran medida de vuestros hábitos de consumo del agua que queráis caliente y del número de personas que vivan en la casa. Al respecto, una cantidad estándar equivale aproximadamente a 50 litros por persona, pero quienes disponen de bañera, podrían llegar hasta 150 l/p. Igualmente habrá que sumarle el uso del vital líquido en la cocina, lavandero, etc.

¿Instantáneo o cilíndrico?

Los calentadores de agua por acumulación, también conocidos como cilindros de agua caliente, consisten en un tanque esmaltado aislado que se llena de agua, al que se le coloca una resistencia eléctrica.

Por otro lado, los modelos  instantáneos sólo calientan el agua cuando se abre del grifo. No hay riesgo de quedarse sin agua calientita, y son más compactos. Sin embargo, la potencia eléctrica del calentador es mucho mayor.

¿Qué tipos de cilindros están disponibles?

Hoy en día los fabricantes de termos para baño son ofertados en diferentes formas para satisfacer todas las necesidades, siendo las versiones de cilindros verticales, las más comunes, no obstante, si la configuración de vuestro hogar no permite instalar dichos modelos, no os preocupéis, también existen los horizontales o los que tienen una forma de paralelepípedo, los cuales se pueden fijar al suelo del desván, al techo e incluso a una pared.

¿Cuál es el papel del ánodo en mi tanque?

El tanque de un termo está cubierto de esmalte para protegerlo de la corrosión. Sin embargo, este barniz contiene microfisuras donde puede desarrollarse cierta oxidación. Es por ello, que todos los tanques están equipados con un ánodo que constituye un dispositivo anticorrosivo. El mismo puede estar elaborado de los siguientes materiales:

Magnesio:

Cuando se coloca este elemento en el ánodo, poco a poco se irá transfiriendo a cualquiera de las microfisuras que se puedan ir formando con el paso del tiempo, de esta manera lograréis proteger el equipo. Eso sí, prestad atención, ya que una vez desgastada esta pieza, deberá ser reemplazada.

Ánodo con Protección Catódica de Corriente Impresa (ICCP):

Esta pieza antióxido está fabricada en titanio y permite generar una pequeña tensión eléctrica que impide que las partículas corrosivas del agua se combinen con el metal del depósito.

ICCP Híbrido:

En esta ocasión, el protector de titanio posee un recubrimiento extra de magnesio, elemento que migrará desde el ánodo hacia los puntos frágiles del tanque gracias al campo eléctrico de la pieza. Está en el top ten de ánodos de buena calidad, ya que resiste incluso el agua más salina.

¿Cómo se instala un calentador de agua?

Un termo cilíndrico contiene mucha agua y por lo tanto, puede resultar muy pesado. Por lo general las paredes pueden soportar hasta 200kg de carga, pero si tenéis dudas, lo mejor es colocarlo sobre un trípode sobre el suelo.

Aspectos de seguridad a tener en cuenta

A fin de evitar accidentes en el hogar, debéis chequear estos tips:

Llave de seguridad:

Debido a que el agua del termo se expande a medida que se calienta, es importante contar con una válvula de seguridad que actuará como un alivio para que el exceso se escape a medida que se produce dicha expansión.

También impide que el líquido sometido a una alta presión vuelva al circuito de agua fría. Con esto logaréis purgar vuestro calentador cuando necesitéis hacerle mantenimiento.

Controlador de presión:

Si la presión de vuestra red es superior a 5 bares, este dispositivo controla el nivel de entrada para evitar dañar vuestro artefacto.

Controlador de temperatura:

Hoy en día es necesario añadirlos a las construcciones nuevas. Se trata de un accesorio que añade agua fría a la caliente cuando sale del chorro, limitándola a una temperatura de 50°C.

El suministro de energía del calentador debe conectarse a la placa de brakers o al interruptor del propio termo, tal cual como en todos los electrodomésticos de alta resistencia.

Acumulador de agua caliente: ¿Modelo vertical u horizontal?

Un acumulador o calentador de agua con tanque consta de un gran volumen que en ocasiones puede ser difícil de integrar en el interior de vuestro hogar. Afortunadamente, las casas manufactureras los ofrecen en diferentes formas lo que permite ajustarse a todas las necesidades.

Como habréis visto, los modelos verticales son los más comunes, pero si la instalación se hace imposible, podéis contar con las versiones horizontales. En este caso debéis fijaros en el suelo del ático, para saber si la altura del techo lo permite, o incluso en el rinconcito de una pared.




¿Cómo elegir un calentador de agua?

Los termos eléctricos son responsables de calentar el agua y suministrarla a las instalaciones y electrodomésticos del hogar, como lavaplatos, áreas de aseo personal y más. Sin embargo, como cada hogar emplea su suministro de agua calientita de manera diferente, es importante que comprendáis los diferentes tipos de estufillas y las prestancias que mejor se adapten a vuestras necesidades.

También debéis fijaros en las últimas tendencias como los termos con tecnología antibacteriana y anticalcárea, e incluso los modelos sofisticados como el de bioglass, ya que siempre os darán un plus en cuanto a elegancia y eficiencia.

Conoced vuestra fuente de combustible

Existen tres fuentes principales de combustible a través de las cuáles se alimentan estos artefactos:

  • Eléctricos
  • Gas natural

Diferenciad entre termos con tanque vs. sin tanque

Gracias a las innovaciones en las casas matrices que manufacturan termos para la calefacción del agua, podéis elegir entre un calentador de tanque tradicional o uno sin caldero, el cual resultará más pequeño y ecológico.

Los modelos tipo tanque son los estándares dentro de esta industria. Su gran cualidad es que estas unidades almacenan físicamente galones de agua caliente a la vez.

Sus beneficios serían los siguientes:

  • El coste unitario inicial es económico, generalmente más bajo en comparación con los termos de agua sin tanque.
  • Son modelos con certificados ENERGY STAR™.
  • Se adaptan a las demandas constantes y de alto uso
  • Rangos de capacidad de 50, 100 litros y hasta 200 l.
  • La eficiencia varía entre modelos y sus fuentes de combustible, y algunos funcionan con la aplicación WINK para proporcionaros un mayor control.

Por su parte, los calentadores sin tanque calientan el agua según se abra el grifo, pero no la almacenan. Esto es debido a que el líquido pasa a través de una serie de serpentines dispuestos en la unidad. Una de sus grandes ventajas, es que al ser de bajo consumo, son una opción respetuosa con el medio ambiente y ocupan mucho menos espacio.

Otros de sus beneficios serían:

  • Mayor inversión inicial si realizáis una comparativa con el modelo de tanque.
  • Proporciona agua caliente continua.
  • Es eco-friendly ya que reduce el consumo de energía hasta en un 30%.
  • Todos los modelos sin tanque de la marca Rheem tienen la certificación ENERGY STAR™.
  • Son ideales para residencias ocupadas parcialmente, como casas de campo.
  • Se instala en las paredes, liberando espacio en el suelo.

¿Cuánta agua caliente necesita vuestro hogar?

Es importante seleccionar un termo que proporcione suficiente agua calientita para todas las necesidades de la casa. Si son de tamaño inferior con una caldera de apenas 30 litros, tened en cuenta, que trabajará más de lo necesario, por lo tanto, el artefacto tendrá una vida útil más corta.

Dimensiones de la unidad

Mientras mayor cantidad de litros de agua albergue vuestro termo, mayores serán las dimensiones del mismo. En relación a esto, recordad:

  • La unidad debe tener ½» de espacio libre en los lados, 12″ en el frente y 18″ del piso.
  • Para armarios y cuartos cerrados: Si estáis reemplazando una unidad vieja, tened en cuenta que las más nuevas pueden ser más grandes, ya que requieren más aislamiento para cumplir con los más recientes estándares energéticos.
  • Cuando compréis un calentador sin tanque: aseguraros de que al instalarlo, se cumplan con todos los requisitos de ventilación de la unidad. Lo recomendable será colocadlo cerca de las líneas de suministro y fuentes de energía correctas.

Haced que el termo eléctrico sea instalado por profesionales

Os recomiendo encarecidamente que vuestro calentador sea instalado por un profesional, ya que puede ser un proceso difícil y a veces peligroso. Solo el personal especializado está en plena capacidad de manejar las herramientas, conocer los procedimientos, regulaciones de seguridad y graduar el equipo con la temperatura máxima permitida. Igualmente os ayudarán a retirar la unidad  anterior.

Practicadle mantenimiento

A continuación os comparto cinco niveles de consejillos que siempre serán útiles de observar con respecto a vuestro calentador:

  • Probad la válvula de alivio tanto de temperatura como de presión una vez al año:
  • Resguardad vuestras tuberías con un aislamiento autoadhesivo de 3/8” de espesor para tuberías de espuma.
  • Aislad el calentador: Usad una manta aislante para el tanque de agua térmica, como una envoltura de burbujas cubierta con papel de aluminio R-4.5.
  • Ajustad la temperatura del termo a 110°-120°F diariamente.
  • Enjuagad vuestro calentador por lo menos una vez al año para eliminar los sedimentos.