los-mejores-termómetros-digitales-para-cocina

Los 5 Mejores Termómetros Digitales de Cocina Que Miden Con Precisión Y Rapidez

¡Que no mide bien! ¡Que se rompió! ¡A la torta le faltó calor en el horno! No sé vosotros, pero en casa no podíamos seguir así. ¡Tantas comidas sabrosas quedando fatales por no contar con un mejor termómetro digital para cocina! Siempre hay que tener uno bueno a la mano porque si no se programa el calor adecuado, los alimentos quedan fatales. Además, no siempre se puede confiar en los indicadores de los electrodomésticos.

Seguro os ha pasado que al cocinar con ilusión, por ejemplo, una rica crema catalana, os lleváis el chasco de que no ha quedado bien por un mal ajuste en los grados de cocción. ¿No? Pues a mí sí me pasó. Lo bueno es que ese dilema se resuelve rápido con uno de estos medidores. Y no necesariamente se usan para horno, también podéis controlar la temperatura correcta de la barbacoa para que la carne quede en su punto.

Ahora, si no tenéis uno ya, haceros con un modelo nuevo podría requerir algo de conocimiento previo. ¡Vamos! Que la idea es comprar uno de buena calidad y marca confiable, que tenga buenas prestaciones y, de ser posible, un precio asequible ¿Verdad?

Yo investigué en su debida oportunidad para invertir en uno que me resultara conveniente en todo aspecto. Si os interesa también tener el medidor, con base en mi experiencia, os puedo dar algunos consejos.




¿Cuál es el mejor termómetro digital de cocina ?

Para empezar, hay que decir que todo aficionado a la cocina debería tener una de estas herramientas de reacción rápida y lectura instantánea para poder medir la temperatura mientras se prepara cualquier plato.

Estar adivinando si en verdad está a los grados que debe, puede ser muy estresante e incómodo. No hay necesidad de eso.

Dicho esto, antes de seleccionar, mirad en cada modelo estas características:

Material y resistencia:

Es una de las primeras cosas a evaluar porque, metido en el horno, el termómetro deberá resistir el rigor de las temperaturas altas. Si no queréis cordero en “salsa de termómetro”, más vale que tenga una carcasa dura. Puede ser de plástico pero que resista bien. Incluso, debe contar con una larga pantalla LCD anticorrosión. Así no solo la estructura durará, sino también el display con las cifras y rango de temperatura.

Precisión:

Lo que más os interesará es que el aparato mida exactamente en el momento indicado el calor o el frío de los alimentos, según sea el caso ¿Vale? Esa es la ciencia de este utensilio. Para saber si es exacto, podéis probarlo varias veces tomando la temperatura en un cazo con agua hirviendo. Lo lógico es que siempre se repitan los 100 °C en cada medición.

Rapidez:

¿Para qué necesitáis un termómetro lento? Pues, para nada… El que sea capaz de daros rápido la información necesaria y precisa, será el más apropiado. Un termómetro digital no tiene por qué tardar más de 10 o 12 segundos en hacer su labor.

Sonda:

Una sonda larga y de acero inoxidable para hacer la medición, puede ser más cómoda y conveniente. Así el aparato como tal no estará tan cerca de los objetos calientes y se protegerá más su estructura, sin comprometer la exactitud de los datos que arroje.

Cuando yo compré el mío, había varias opciones. Estos son a mi juicio los 5 mejores termómetros digitales para cocina del mercado. Son eficientes y a un precio menos costoso que otros modelos. Puede que os sirvan de comparativa para decidir cuál os conviene más.

A continuación te presentamos los mejores termómetros digitales:

1. Termómetro digital de cocina ThermoPro TP08

De sonda dual

Puede ser el modelo ideal para quienes deseen no solo controlar la temperatura de la comida en cocción sino también del horno. Eso es posible porque trae sonda doble, especialmente diseñada para ello.

Es inalámbrico y tiene un transmisor y un receptor, ambos recubiertos en goma resistente, que permiten controlar el calor a 100 metros de distancia. En pocas palabras, podéis estar frente a la lavadora haciendo la colada o descansado frente a la tele mientras la carne se cuece a la temperatura ideal. ¡Ah! Y no tendréis que estar dando viajes al horno para comprobarlo.

El receptor que muestra la información recogida pantalla roja trae un práctico soporte para encimera pero también podéis colgarlo de vuestro cinturón con un clip que incluye.

Si los grados suben o bajan a número que no es el fijado, ambos aparatos darán una señal con parpadeo y pitido.

2. Mastrad F73000

Con mango de silicona

Si buscáis un modelo para medir el calor de un buen caramelo, de una salsa para pasta o de la mermelada de fresa casera, os gustará este. Trae un conveniente mango de silicona para su uso manual. No os llenaréis de ningún líquido las manos ni os quemaréis en el proceso de medición.

Permite editar las temperaturas pre programadas y ajustarlas a vuestro gusto, según la receta que vayáis a preparar. Cuenta además con un sensor que comprueba si el ambiente en el horno es el correcto para cocinar los alimentos.

También os puede servir para examinar la preparación de pescados y pasteles. Estos últimos casi siempre necesitan de unos grados específicos para que la torta crezca y se esponje.

3. Termómetro Digital MeasuPro DCT350

Para Centígrados y Fahrenheit

No hay que preocuparse por tener hornos con medidas en grados celsius o farenheit porque este ejemplar es capaz de medir en ambas la temperatura de los alimentos. Su sonda larga mide unas 36 pulgadas muy resistente al calor.

Si no conocéis bien las medidas exactas para cada comida, este modelo incluye una lista de carnes, por ejemplo, con sus grados mínimos de cocción pre programados. Utiliza baterías AAA y su rango de temperatura medida es de 32°F hasta un calor muy alto de 212°F / 0°C a 100°C.

Es perfecto para tenerlo en casa pero igualmente funcional para los chefs profesionales. Emite tres alertas para que sepáis cuando el calor está cercana a llegar al punto fijado, cuando llega y cuando la sobrepasa.

Su pantalla LCD es de gran tamaño al igual que los dígitos que permiten visualizar claramente la información recogida por el aparato.

4. Termómetro Inalámbrico Digital SGODDE

Una monada de interfaz

Para quienes quieran tener más que solo una medición seria y aburrida, este termómetro presenta la temperatura correcta para cada tipo de carne con bonitos dibujos alusivos al animal en cocción. Su pantalla LCD retroiluminada permite lecturas muy visibles incluso durante la noche, si la preparación es larga y no queréis molestar a nadie en casa, encendiendo las luces. Tiene un transmisor inalámbrico que os permite saber cuándo todo está listo, sin necesidad de estar pegados a la puerta del horno.

Ofrece 8 selecciones de carne y su temperatura programada previamente. Son cordero, ternera, hamburguesas, cerdo, pavo, pollo y pescado.

Incluye un temporizador integrado, un pincho metálico extraíble de acero inoxidable y un clip muy práctico en el receptor para que lo llevéis a cualquier lugar de casa. Trabaja con pilas AAA.

5. Termómetro digital para cocina Leifheit 3095

Simple y práctico

Los que no estén buscando un aparato sofisticado sino solo un termómetro que mida el calor para que nada se queme mientras se cocina al horno o a la parrilla, este es el medidor perfecto. Es simple, pequeño, compacto y fácil de usar.

Su varilla tiene un sensor de acero inoxidable de alta calidad y puede determinar sin dificultad el nivel de cocción de la carne, líquidos, comida de bebés, etc. Trae su batería incluida, que es una ventaja para que comencéis a usarlo de inmediato.

Puede medir las comidas desde -45 ºC hasta un calor superior a  los 200 ºC. Su tiempo de reacción es realmente corto, muy conveniente para quienes estén apurados por terminar la cena para los invitados.

Es ideal para prevenir que la carne os quede muy cruda o muy pasada.




¿Por qué los termómetros digitales son mejores que los tradicionales?

el-mejor-termometro-digital-para-cocina

Es muy fácil comprender las razones que diferencian a estos tipos de termómetros. En primer lugar, los tradicionales son desechables y los digitales los puedes usar cuantas veces desees. Obviamente esta es una razón de peso para afirmar que los digitales son la mejor inversión porque no tendrás que estar constantemente haciendo gastos por su reposición.

En segundo lugar, los termómetros digitales son muy precisos al momento de arrojar la lectura, pues su sistema es más rápido y confiable. Por lo general vienen con una pequeña pantalla  que revela el  valor del calor percibido y es expresado en centígrados (ºC) o Fahrenheit (ºF).

Los tradicionales, al contar con un sistema análogo, pueden mostrar resultados que no sean muy confiables.

5 razones para usar un termómetro de carne

Prevenir enfermedades

Esta debería ser tú principal preocupación! Especialistas en esta materia señalan que es importante conocer el grado de calor con que se cocinan las carnes a fin de asegurar la eliminación de bacterias que se activan cuando se beneficia al animal. En el caso de chuletas o perniles de cerdo es cuando más cuidado debes tener. Es por ello que tienes que cerciorarte que estos se mantengan bajo cocción a unos 71,1 ºC.

Si vas a cocinar cualquier tipo de res o ternera, se aconseja el mismo valor que en porcinos, unos 71,1 ºC, mientras que las aves necesitarán 73,9 ºC, como máximo.

Prevenir la sobre-cocción

Si supervisas el tiempo de cocción con un termómetro ya no tendrás que pasar la vergüenza de servir un filete duro y seco por haber sobrepasado el límite de calor. Estos dispositivos te ayudarán a mantener el control sobre el tiempo y exposición en la llama. La idea es que logres servir piezas jugosas, tiernas pero bien cocidas.

Elimina la conjetura

Como casi nunca los cortes de res, porcinos o de ave, guardan una misma relación en tamaño y grosor, es imposible determinar si el tiempo de preparación ha finalizado.

Para atender esta situación es importante hacerle seguimiento a cada trozo de manera de evitar que unos se quemen y que otros terminen medio crudos.

Mantener una temperatura segura

Este es un aspecto especial que debemos vigilar, porque si no mantenemos el calor ideal para el tipo y cantidad de piezas cárnicas que llevamos al fogón, podríamos correr el riesgo de que se activen bacterias o se produzca un exceso de caldo, situación que por lo general compromete a la receta que deseamos realizar.

Recalentar alimentos

Seguramente haz sacado del refrigerador algún chuletón, pechuga, muslo o bistec que habías guardado de otra ocasión y deseas revivir su apariencia y sabor para terminar de degustarla. En este caso se hace fundamental el mantener el control de calor con un termómetro, para que no quede ningún punto frío o termines arruinando la comida.

Consejos para usar un termómetro

Para obtener resultado confiable y preservar el estado de nuestro utensilio, toma en cuenta las siguientes recomendaciones que elaboramos en base a las observaciones del fabricante y de la experiencia de los usuarios:

Coloca la sonda del termómetro en la parte más gruesa de la carne

Es necesario ir directo a la parte más ancha porque será el área que necesitará mayor calor para cocinarse correctamente. En el caso de las aves pudieras tomar el muslo como referencia para hacer el seguimiento.

Usa un termómetro al hornear, freír o asar a la parrilla

Sin importar el tipo de cocimiento a realizar el termómetro siempre será nuestro aliado para que al degustar no haya imprevistos que empañen el momento. Este dispositivo será una valiosa guía en esos momentos especiales en los que deseamos figurar como todo un experto del arte culinario. Funciona con un pollo al horno, un bistec frito o unas chuletas en la parrilla.

Lava el termómetro

El aseo del termómetro es esencial y clave para preservarlo. Lava con un detergente que elimine cualquier rastro de grasa y completa el proceso pasándolo por agua caliente con el objetivo de eliminar cualquier bacteria.

Tipos de termómetros

Quizás no lo sabías, pero existen nueve diferentes termómetros de cocina y te aseguro que hay uno que cumplirá con tus exigencias o necesidades. Chequea la variedad que puedes conseguir en este extenso mercado:

Termopar

Este tipo de termómetro es uno de los que goza de mayor aprobación por parte de los usuarios debido a que es muy rápido en arrojar el grado de calor detectado. En un tiempo de 2 a 5 segundos el calor registrado lo podrás observar en la pequeña pantalla digital que trae. Como no se puede dejar dentro del cocimiento, pudieses colocarlo cuando estés a punto de cerrar el fuego.

En apariencia es muy delgado pero puede utilizarse en piezas de cualquier tamaño.

Termistores

Los de esta modalidad disponen de un detector de calor hecho en cerámica que se ubica en la punta del termómetro. Puede ofrecer resultados luego de 10 segundos de exposición. No debe mantenerse dentro de la pieza porque se dañaría.

Termómetros del cable para horno

Este fabuloso termómetro lo podrás colocar dentro de la pieza cárnica que desees hornear y estará conectado con un cable hasta la pantalla, ubicada en el exterior, la cual llevará el registro del calor alcanzado. No tendrás la necesidad de abrir la puerta del hornillo cada segundo, situación que descontrola el cocimiento, porque su sistema inteligente te irá informando del proceso. Al terminar, un pequeño silbato avisará que ya puedes abrir la puerta para extraer la bandeja.

Termómetro combinado con tenedor

Fliparás con uno de ellos en la próxima parrillada. Este termómetro de cocina viene incrustado en uno de las varillas del tenedor así que podrás pinchar y medir en el momento que lo desees. El calor alcanzado lo verificarás en la pantalla que se ubica en su mango. La rapidez de detectar el calor varía según la marca o fabricante.

Termómetros de bobina bimetálica

Esta opción destaca en la lista porque ofrece lectura instantánea y eficiencia en sus resultados. Está hecho de sondas de dos metales diferentes que tienen la propiedad de determinar el calor promedio que tiene la pieza, indistintamente si tiene lados muy gruesos o finos.

Termómetros de bobina bimetálica «inocuos para el horno»

Esta opción es ideal si queremos medir el calor de un pavo o una pieza grande de cerdo en el hornillo. Lo puedes introducir y dejar durante todo el tiempo de cocimiento para observar su comportamiento.

Su punta es lo suficientemente gruesa para pinchar cualquier trozo. Si lo deseas lo colocas cuando creas conveniente, siempre y cuando le des tiempo para que se calibre y ofrezca un resultado confiable.

Termómetros de bobina bimetálica «lectura instantánea»

Es fantástico porque solo te tomará unos 15 o 20 segundos para conocer el grado de calor que tiene tu preparación. No están hechos para introducirlos durante el tiempo de cocedura. Algunos modelos se pueden calibrar, solo debes verificar este aspecto en la etiqueta del empaque.

Indicadores de calor de un solo uso

Los termómetros de cocina desechables están hechos de materiales aprobados por la FDA para tener contacto con el  alimento y así no exista algún riesgo al ingerirlo. Por lo general son tiras sencillas que por medio de colores revelan el resultado de la medición.

No debe dejarse durante todo el tiempo de cocimiento sino cuando ya consideres que está completado el proceso. En caso de que lo hayas colocado antes de tiempo puedes retirarlo y volverlo a colocar.

Temporizadores emergentes

Este tipo de termómetro fue uno de los primeros en comercializarse y seguro has escuchado hablar de ellos o lo has visto en la tele. Contienen un resorte de acero inoxidable que al alcanzar el tope máximo de calor salta y avisa que el proceso ha culminado. Son desechables.

¿Dónde colocar el termómetro de alimentos?

Es una pregunta que debemos tomar en cuenta para obtener el resultado deseado. Presta atención a todos los consejos que te ofrecemos a continuación:

Carne

Cuando se trata de piezas de res, cerdo o cordero, debe colocarse el termómetro en el medio o área más gruesa con la precaución de no tocar el hueso. En caso de filetes o preparados para hamburguesa, busca el centro para ubicarlo. Si estás ante una pieza asimétrica deberás hacer mediciones en diferentes partes.

Aves de corral

Realiza el seguimiento en el muslo o pechuga, que por lo general, es el área que tarda más en cocinarse.

Alimentos muy delgados

Es recomendable contar con la ayuda de un tenedor o una espátula para medir el calor por un costado.

Platos combinados

Sin duda alguna, deberás tener más paciencia y precaución porque será importante que midas el calor a todas las piezas y en diferentes partes.

Cuidado del termómetro

Lo más recomendable es lavarlo a mano y no en el lavavajilla porque son piezas delicadas y la mayoría incluyen áreas en vidrio. Aséalo como cualquier otro instrumento de cocina, teniendo especial atención en las pantallas. Sécalo correctamente y guárdalo en un área libre de humedad.