Los 6 Mejores Reposapiés (Guía 2019)

Todos merecemos tener  el mejor reposapiés para lograr una posición más cómoda mientras pasamos largas horas trabajando en un escritorio.

Para nadie es un secreto que estar sentado por más de seis horas al día podría traer problemas de salud a largo plazo; por lo que la mayoría de los que trabajan de esta manera presentan constantemente dolores de espalda, mala circulación en las piernas, dolor de cuello y más.

Una solución sencilla para esta situación es la adquisición de un reposapiés que se ubicará debajo de tu escritorio y te permitirá descansar tus extremidades sobre él.

Este equipo es efectivo para todas las personas, pero especialmente para los mayores de 35 años que han trabajado por largo tiempo y ya las partes de su cuerpo empiezan a sufrir desgastes y a presentar dolores como consecuencia de lo mismo.

La mayoría, antes de tener un reposapiés, son personas que se acomodan en una silla, colocan sus pies en el suelo y casi inmediatamente toman una posición inadecuada, por lo que  algunos, al transcurrir un período se empiezan a quejar del común dolor en la cintura y columna por la mala postura en la que laboran.

Luego de tener un reposapiés, las piernas se acomodarán fácilmente en un estado que conlleva a sentarse de manera correcta, de igual forma que mejora la circulación sanguínea alejando cualquier malestar que se pueda sentir.

En resumen, ¿Cómo un reposapiés puede resolver tantas cosas? Sencillo, la alineación de tu cuerpo será general, sus pies estarán relajados y automáticamente el resto del cuerpo más derecho y sentado de forma adecuada, incluso luego de pasar varias horas continúas.

¿Cuál es el mejor reposapiés?

Si estás leyendo este artículo es porque conoces lo beneficios de estas piezas y estás interesado en comprar una.

Las mayorías de los modelos son regulables y ergonómicos, sin embargo hay algunos que se destacan sobre otros por reunir mayores ventajas y por ser reposapiés baratos de excelente calidad.

Conocerás las seis mejores opciones del mercado que puedes conseguir en línea y que se ajustan fácilmente a cualquier presupuesto.

A continuación te presentamos los mejores reposapiés: 

1. Kensington SoleMale Comfort 

Es un reposapiés azul inclinable hasta 20 grados y con altura ajustable para ofrecerte mayor comodidad.

La pieza mide 45cm x 35cm, está fabricada con material duradero y tiene una superficie texturizada que evita el deslizamiento de tus zapatos para que tu posición sea más firme.

Desde las primeras veces que los uses sentirás como disminuye la presión en la zona lumbar y alivia los dolores acarreados por pasar varias horas sentado.

Tu espalda te agradecerá esta inversión por ser un reposapiés cómodo, práctico y estable.

2. Fellowes Office Suites Microban 

Te encantará sentir la comodidad al poner tus pies sobre ella y la manera en la que se mantienen estático al menos que desees cambiar de posición.

Podrás elevar tus piernas y conseguir la alineación correcta de tu cuerpo y la mejor parte es que la pieza  ofrece el estado fijo o balanceado para tener aún mayor circulación sanguínea.

Otra de sus mayores ventajas es que cuenta con protección Microban, un tipo de seguridad microbiana que mantiene alejado los virus y bacterias que se puedan alojar en el equipo.

El uso de este modelo mantiene la curvatura natural de la columna y asegura que tus muslos estén paralelos al piso.

3. Kensington Solemate Plus 

Está marca ofrece un modelo aún más dotado con una superficie antideslizante con efecto de masaje que te ofrece más  comodidad.

Con él tendrás seis posiciones para un correcto descanso y para un mejor trato con tus pies, piernas y espalda.

Disminuye el agotamiento, la tensión de los músculos y reposarás sobre un ángulo óptimo adecuado a ti gracias a su amplia gama de especificaciones que se adaptan a necesidades las individuales.

Es una pieza recomendada entre los usuarios por su robustez, durabilidad y excelente relación precio – calidad.

4. Kensington Solomate Massage 

Es de los más ergonómicos y con el ángulo de ajuste más elevado, llegando hasta los 30 grados de inclinación.

La estructura te ofrece altura variable, espaciosas medidas y una superficie masajeadora en la que disfrutarás poner tus pies descalzos.

Por otro lado el mismo es fácil de montar, es funcional y sencillo de limpiar. Está diseñado para cumplir tus expectativas, destensar la espalda y aliviar los efectos secundarios que puede traer una mala postura.

5. Reposapiés Connect 

Es una estructura mucho más liviana, sin dejar de ser lo suficientemente resistente para soportar los pies y tener las mismas ventajas de los más populares como la altura e inclinación regulable.

Lo mejor de este reposapiés es que cuenta con bases antideslizante que lo dejarán fijo sobre el piso donde lo coloques, sin molestos movimientos que podrían disminuir la efectividad del aparato.

La pieza está fabricada en plástico de buena calidad, es de color negro y suaves controles que aumentan la versatilidad del equipo.

Es fácil de montar, y en solo dos minutos estará listo para usarse.

6. Reposapiés Regulable Profesional Fellowes 

Con este equipo cada pie tiene su posición asegurada las cuales son dos superficies antideslizantes y ligeramente sobresalientes de la estructura como tal.

La pieza es ajustable a tres alturas, desde 10 cm hasta 16,5 cm y además la plataforma es robusta y de diseño especialmente ergonómico el cual también proporciona un efecto de masaje para mejorar la circulación y evitar molestias.

Este reposapiés reúne grandes ventajas y el precio es de los más asequibles que puedes encontrar en el mercado.

Cuando se trata de salud no se debe escatimar, pero todos queremos recibir un producto que valga la inversión por el menor presupuesto posible, por lo que te presentamos estos seis  que sin duda cumple con esas características, sin embargo, existen otras opciones que también te pueden resultar y las conocerás en el siguiente enlace.

¿Qué es un reposapiés?

Se trata de una pieza de mobiliario diseñada para colocar y descansar los pies mientras se está sentado. Suelen ser pequeñas y bajas, muy cercanas al suelo pero lo suficientemente altas para estirar horizontalmente las piernas y dar soporte.mejor-reposapiés

Estos cojincillos vienen en muchas formas y estructuras. Desde formatos rústicos en madera hasta tapizados elegantes.

Dependiendo de nuestro gusto y uso individual podremos elegir entre una cubierta curvada o en pendiente que imita el doblado natural de las rodillas o una forma más lisa o de bloque que también pueda usarse como asiento adicional si es necesario.

Este apoyo para los pies es más que un descanso cómodo, para algunas personas es una pieza fundamental pues reduce la hinchazón de los pies, previene las varices, alivia dolores o sirve para reposar lesiones en los tobillos.

Los deportistas, adultos mayores, embarazadas y personas que pasan muchas horas trabajando de pie realmente aprecian tener estos taburetes en casa para llevar un simple sofá a un espacio de descanso para todo el cuerpo.

Pero lo mejor es que sus usos pueden variar. Hay personas que los usan como escalones para alcanzar estantes altos, como almacenamiento extra en su interior o como una mesa o mueble de soporte extra.

Tipos de reposapiés

Al igual que pasa con el mundo de las sillas no existe un solo diseño o estilo de estos muebles para pies.

Pueden variar tanto en su forma, patronaje, material o funcionalidad. Lo importante es que sean lo suficientemente firmes y cómodos para mantener los pies elevados por horas, si es necesario.

Lo bueno de esta gran diversidad es que se pueden adaptar a nuestros gustos, estilos de decoración y necesidades personales sin sacrificar su destino principal. Aquí os contaré cuales son los más comunes:

Escabel otomano

Este es el estilo más sofisticado y mono para usar en los recibos. Están hechos en forma de taburete tapizado que contiene un relleno grueso y profundo que aporta gran acolchado.

Se caracteriza por tener tachuelas en los bordes y un patrón de costura con botones en forma de rombos o diamantes. También tiene patas de soporte en cada esquina que viene mayormente en madera tallada en curvas.

Este tipo de reposapiés combina bien si tenemos un diseño fino y tapizado en nuestros sofás de casa. Normalmente vienen en tamaños grandes, lo cual es excelente para que más de una persona descanse sus piernas en él, pero también para usarse como banco extra o como compartimiento de guardado oculto.

Reposapiés de almacenamiento

No importa si son redondos, cuadrados o curvos, una banqueta que sirva como caja de almacenamiento solo necesita tener una tapa extraíble.

En el caso de los alzapiés se aprovecha su diseño acolchado para hacer una tapa suave que sea el soporte real y que pueda quitarse o levantarse con una bisagra. El resto de la estructura viene forrada con el fin de ocultar un espacio interior profundo que contendrá nuestras cosas.

Como funcionaran como gavetas suelen venir completamente revestidos interiormente de un material duro, así que no mostrarán sus patas ni serán suaves en los costados. Aunque para disimularlo se cubre todo con la misma tela.

Estos estilos también aprovechan al máximo su altura así que suelen venir con caja que alcance hasta el piso. En ellos se pueden guardar juguetes de niños, revistas, mantas o cojines decorativos.

Otro estilo de almacenamiento es el que integra el tamaño del sillón con el reposapiés. En estos casos el taburete cabe debajo del asiento y puede ocultarse o guardarse cuando no está en uso, permitiendo disponer de más espacio libre en el salón.

Tipo puf

Son los preferidos de los chicos y jóvenes. Su estructura suave y acolchada da una estética relajada y moderna al ambiente.

La clave para que estos taburetes cumplan su función de soporte y no se aplasten como un cojín es que su relleno debe estar equilibrado entre solidez y firmeza con suavidad y grosor blando.

Para lograr este efecto se eliminan las tablas superiores y el relleno, de bolas, algodón, plumas. Goma o espuma de memoria suele estar presente en toda la estructura.

Por su naturaleza elástica y con relleno denso suelen ser más pequeño así que también se presentan como una gran solución para quienes tienen espacio limitado.

En cuanto a la forma son más frecuentes  redondeados pero ya se pueden conseguir en formatos cuadrados, aunque es más difícil.

Algunos también pueden transformarse en mesas al incorporar en la parte superior una tabla de madera que le de soporte duro a vasos en una reunión social hogareña.

¿Cuál es la diferencia entre un taburete, un puf y un reposapiés?

Sin duda pueden parecer tres sinónimos pero lo cierto es que no necesariamente son lo mismo. Aunque los taburetes  o puf pueden usarse como reposapiés no todos los reposapiés pueden ser un asiento o puf.

Imaginad que encontráis un diseño de alzapiés con una superficie curva. Esto puede seros súper útil y cómodo para apoyar la parte baja de la pierna pero difícilmente servirá como un taburete o silla pues la persona se deslizaría sobre él.

Lo mismo ocurre con los diseños pequeños. Cuando tenemos reposapiés bajos nuestro descanso será mejor pero debemos aceptar que si alguien intenta sentarse en ellos sus piernas quedarán muy dobladas ya que no tendrán la altura adecuada.

En el caso de los puf es algo similar. Los que se usan como reposapiés suelen ser más compactos y de menor tamaño, es imposible echarse sobre ellos sin arruinarlo o terminar con la mitad del cuerpo sobre el piso.

Ahora bien, los taburetes conocidos como tuffett en inglés hacen referencia a un tipo de banquetas de diseñador que se hacen por piezas personalizadas y de producción limitada.

Estas sillas son redondeadas, con un interior suave pero muy firme y alto. Su relleno viene prensado con telas finas de combinaciones llamativas y que se une en el centro con un botón o bordado especial.

Sus patas son de madera fina con diseños únicos gravados. Cada uno de estos aspectos lo hace una pieza importante en el salón más que un complemento del mobiliario. Las personas los colocan como centros e integradores de un grupo de sofá y los usan como tocadores, mesas de café o banco adicional.

Si bien pueden usarse como reposapiés no serán tan cómodos como aquellos más suaves y pequeños.

Las cinco mejores formas de usar un reposapiés pequeño

Un escabel puede ser muy versátil y hoy en día su extensión en la decoración interior ha sido tal que se le han dado los usos más únicos e ingeniosos. Integrarlos en la casa es cada vez más fácil.

Un lugar destacado en el jardín

Para dar brillo y color a una terraza, jardín o balcón nada como un reposapiés. No importa si ya tenéis vuestras plantas y un par de sillas o una hamaca.

Un reposapiés va excelente como un complemento de descanso para disfrutar de nuestros espacios exteriores y el aire libre y como una adición de altura y color para color encima una eximición de macetas pequeñas.

No hace falta ser un paisajista para esto. Solo debéis elegir un color que destaque un diseño plano para usarlo como taburete de soporte.

Mesa auxiliar pequeña

Al ser mueble pequeños son muy ligeros para mover son perfectos para rellenar espacios a necesidad, lo que no podemos hacer muy a menudo con mesas pesadas y gruesas.

Un reposapiés realmente nos puede servir de mucho, desde una mesa de noche al lado de la cama, un espacio de reposo, una mesa de té o café para las meriendas o un lugar donde color los libros y revistas.

Lo mejor es que estos usos no limitan su función de descanso para nuestro cuerpo cuando sea necesario. Esto para mí es fundamental pues a veces puedo necesitar un lugar donde dejar mi café y mis cuadernos mientras estudio y en otros momentos me gusta echarme a ver una buena peli.

Más altura para un gabinete

Muchas veces tenemos un gavetero, estantería o biblioteca de tamaño medio y queremos aprovecharlo de manera completa el espacio que sobre encima de él. El problema es que hacer esto significa cambiar completamente l mobiliario o instalar paneles permanentes en la pared.

Sin embargo, esta idea lo soluciona. Si tenemos un taburete de madera en casa este se puede colocar sobre la cubierta superior de la mesa o estante y ser una adición de altura y almacenamiento.

Si su espacio inferior es descubierto se pueden colocar libros acostados y en la parte de arriba una lámpara pequeña, un marco de fotos o un adorno floral que dé más luz a una esquina de la casa.

Similar al caso del jardín, esto da también un toque de color y textura a un espacio que antes estaba aburrido o muerto. Si os animáis a hacerlo os aseguro que se robará todas las miradas de vuestros colegas cuando os visten.

Lugar de asiento para los más pequeños

Una de mis colegas tiene un reposapiés bajo junto a su puerta de entrada. Siempre lo lleva vacío y la verdad me daba mucha curiosidad hasta que un día vi que su hijo al llegar de la escuela se sienta allí para sacarse los zapatos o botas y abrigo en invierno y pasar a la casa sin esas prendas de exterior.

Este uso me pareció súper ingenioso y la verdad es que no solo puede ser un espacio de entrada que ayude a crear un hábito en nuestro crío, sino que funciona para cualquier salón de casa.

Cuando los niños están pequeños les cuesta subirse a los sofás altos y por eso tener un asiento acolchado que esté adecuado a su altura no es una mala idea. Puede ser también una silla para su mesa de trabajo o de comida.

Lo cierto es que es una manera más familiar de verlo pero súper eficiente.

Además, creareis la sensación de que vuestro niño tiene un lugar único que solo puede usar él, de esta manera se sentirá especial e importante dentro de la casa, incluso podréis ir a comprar el taburete con él.

Uso regular

Nada como llegar a casa luego de una larga jornada y tener un lugar en la sal donde descansar completamente y charlas con vuestra pareja.

Y no os dejéis engañar por colegas celoso, tener un reposapiés no es una pieza para flojos. Al contrario da soporte y descanso adecuado para los que curramos mogollón todos los días. Así que estéis felices y aprovechad el cojín para decorar y ser creativos en todo momento.

Beneficios de tener un reposapiés

Comodidad máxima

Tener un espacio de descanso en casa es importante. Pero lo reposapiés no son solo para los ratos libres, muchas personas los usan mientras trabajan y los colocan debajo del escritorio, ajustando su espacio de oficina o trabajo a una mejor posición corporal.

Si vuestra compra es correcta la posición de las piernas se debe sentir natural y el alivio de los dolores o la fatiga muscular será inmediato.

Esta facultad también se traduce en una recuperación de lesiones óptima pues muchos médicos recomiendan tener las piernas en alto luego de una operación de rodilla o tobillo, después de una sesión rehabilitación o para recuperación deportiva rápida luego de un día de entrenamiento duro.

Mejor circulación de sangre

Los adultos mayores y las mujeres embarazadas  sufren de hinchazón en los pies, esto ocurre porque la coagulación no es buena.

En estos casos, tener un lugar donde reposar los pies mientras se está sentado hace que la sangre pueda fluir y circular sin tanta presión de la gravedad ni el peso corporal.

Cuando se trabaja mucho tiempo de pie, como los enfermeros os cirujanos llegar a casa o una sala de oficina privada y tener un reposapiés puede evitar también la formación de las venas varicosas.

Menos problemas circulatorios o problemas de espalda

Estirar las piernas no solo ayuda a la relajación sino a mantener una mejor postura mientras se está sentado.

Si trabajamos con los pies en alto y el cuerpo erguido, pegado al espaldar nuestros músculos estarán menos tensos, a largo plazo, evitaremos problemas de lumbago o hernias.

3 claves para elegir el mejor reposapiés del mercado

Ya que conocéis todos sus ventajas para nuestra salud y tipos de alzapiés existentes es normal preguntaros ¿cuál es el mejor para mí?

Para ayudaros con eso os tengo estos pequeños secretos de compra que sin duda a mí me ayudaron a elegir los míos porque, sí, ya me encantan tanto estas piezas que tengo al menos tres en casa.

Considerar sus usos alternativos

No os limitéis a pensar qué tan bien encajarán nuestras pantorrillas o si su tamaño va con nuestra altura, esto es algo obvio. El mejor consejo es ir más allá y pensar en que, cuando lo necesitéis, este taburete puede ser una mesa, un asiento, un estante o un descanso.

Las compañías de hoy en día también piensan en esto y son capaces de ofrecer piezas de mobiliario sumamente versátiles, capaces de plegarse, agrandarse o cambiar de inclinación según nuestra necesidad puntual.

Aseguraos también que el estilo estético vaya con más de un ambiente así su uso múltiple está garantizado.

Durabilidad de las telas

Debéis recordar que es un accesorio para colocar los pies y más de uno lo hará con zaparos incluidos, así que lo mejor es buscar una tela gruesa que se lave fácil y que no se manche con cada pasada de una zapatilla.

Esta cubierta también debe ser refrescante y suave para mayor comodidad y con u n tejido grueso que asegure no se vaya a romper rápidamente con un roce repentino o brusco.

Si elegís terminados con tachuelas o botones debéis aseguraos que estos van bien fijados desde que lo compráis y abrís por primera vez, porque suelen ser las primeras piezas es salirse de su lugar y dejan un vacío feo difícil de disimular.

Aseguraos de que el estilo funcione en el espacio previsto

Tanto en tamaño y forma como en combinación estética. Que el estilo del reposapiés vaya con el resto del hogar es importante.

Si compramos un modelo demasiado grande o grueso que no quepa en el espacio entre nuestro sofá y mesa central no os servirá de nada,  si está a un lado no podremos colocar nuestros pies al estar sentados.

Para evitar esto lo mejor es medir las dimensiones del espacio y tener una altura aproximada de qué tan alto queremos el mueble.

Cuando nos sobra espacio, las posibilidades son mayores debemos considerar que las telas y terminaciones no choquen con una decoración rustica o demasiado elegante.

Y si tenemos espacio limitado lo mejor es buscar un modelo que se pueda reservar debajo de un sillón o mesa cuando no está bajo nuestros pies.