Home HogarBricolaje Pros y Contras de los Diferentes Afiladores de Cuchillos Que Puedes Tener en La Cocina

Pros y Contras de los Diferentes Afiladores de Cuchillos Que Puedes Tener en La Cocina

por Equipar

Así seáis un cocinero, un escultor o un jardinero, tenéis por común la manipulación de herramientas cortantes que mediante su usanza van perdiendo su filo e incluso creando mellas difíciles de reparar. Es por ello que en la siguiente guía, os sintetizaré las ventajas y desventajas de los dispositivos de amolado para que tengáis al día desde el cuchillo para el corte de vegetales, hasta el cincel de vuestra próxima creación.



Varillas de cerámica y diamante

Este tipo de amolador consiste en dos barras colocadas en una base, las cuales están fijadas en un ángulo específico de 30 grados. Las varillas pueden ser redondas, cuadradas o triangulares, siempre que la cuchilla tenga una superficie lisa para deslizarla. Muchas de estas barras están hechas de cerámica de alúmina, es decir, un primo lejano con lo que suelen fabricarse vuestras ollas de barro, pero con un grado de manufactura mucho más alto.

En líneas generales, este modelo es  uno de mis utensilios favoritos para mantener el filo de mis cuchillos, ya que es fácil y rápido de usar, así como muy sencillo al momento de aprender a emplearlo.

Pros:

  • Fácil de usar.
  • Fácil para aprender.
  • Excelente para mantener las cuchillas afiladas rápidamente.
  • Relativamente poco costoso, ya que requiere menos material.

Contras:

  • Tienen un ángulo fijo.
  • Solo es útil para el mantenimiento de bordes, es decir para mantener el afilado, más no para afilar.

Conclusiones:

Debido a su facilidad de uso, se han tornado mi forma preferida para darle mantenimiento a mi cuchillería. De igual forma, es mi recomendación #1  para los nuevos usuarios de cuchillos.

Piedra de banco

afiladora-de-banco

Cuando escucháis que alguien se refiere a una piedra de afilar (sharpening stone) o a una piedra de banco, por lo general se refieren a un bloque plano y rectangular de material denso de entre 2 y 14 pulgadas de largo (aunque hay unas que se consiguen desde 1 pulgada de espesor).

Dichos utensilios, constituyen una de las formas más populares para afilar y dar forma a las herramientas de metal, como hojillas de cuchillas y navajas. Además pueden estar fabricadas con una gran variedad de materiales incluyendo en su lista: el guijarro natural, la piedra artificial, las que poseen diamantes incrustados en un bloque, con cerámica de alúmina y muchas otras materias primas.

Otra de las cosas que deberíais saber, es que funcionan mejor con cuchillos extremadamente opacos, porque dependiendo del grado, pueden eliminar mucho material de la hoja. En líneas generales, una de las principales ventajas es que las piedras de amolado pueden utilizarse en tijeras, maquinillas de afeitar y herramientas con hojas más grandes como los machetes.

Pros:

  • Son una de las formas más eficientes de afilar.
  • Permite amolar múltiples herramientas.
  • Brinda una de las maneras más rápidas de perfilar herramientas (dependiendo del material de piedra).
  • Excelente para los que poseen habilidades manuales ya que podrán emplearla en situaciones de contingencia. Por ejemplo,  si tenéis un grupo de supervivencia, no solo os sugiero que portéis uno de estos bancos dentro de vuestros equipos de excursionismo, sino que algunos de los miembros sea bueno afilando a mano.
  • Ofrece un uso flexible, ya que permite afilar diferentes herramientas en variados ángulos, debido a que se trata de un amolado a mano libre.

Contras:

  • Dificultad de uso ya que requiere mucha práctica dominar la habilidad.
  • Requiere una mano firme.
  • Requiere al menos dos tipos de granos diferentes en la manufactura de la pieza.
  • Ciertas piedras pueden tener un coste más elevado.

Conclusiones:

Personalmente considero que dominar el afilado a partir de las piedras de banco, vale vuestro tiempo. Si bien pueden tener un mayor coste, son muy duraderas y versátiles, lo que las convierte en las idóneas cuando tenéis diferentes herramientas metálicas cortantes que requieren ser afiladas con frecuencia.

Sistemas de afilado guiado

afilado-por-guia

Estos dispositivos de afilado son muy similares a las piedras de banco, de hecho disfrutan de muchos de los beneficios de tal modelo; no obstante su gran ventaja está en que reducen notoriamente el tiempo necesario para aprender la habilidad manual debido a que el diseño del sistema, guía vuestro cuchillo en el ángulo apropiado a lo largo de la piedra.

Pros:

  • Brinda un afilado muy eficiente.
  • Afila con rapidez.
  • Más fácil de aprender en comparación a las piedras de banco, las cuáles requieren habilidades a mano libre para lograr un buen acabado.
  • Muy flexible ya que permite muchas opciones de ángulo.
  • Como la pieza es de menor en tamaño se traduce también en que es menos costosa ya que emplea menos materiales en su construcción.
  • La mayoría de los sistemas guiados vienen con todos los tipos de granulados que necesitáis.

Contras:

  • No es tan flexible como las piedras a mano libre.
  • No se pueden afilar herramientas de gran tamaño como cinceles, cuchillos de hojas grandes, hachas, etc.
  • Todavía requieren cierta habilidad manual y conocimiento para lograr un buen amolado.

Conclusiones:

Los sistemas de afilado guiados constituyen un excelente punto intermedio. Al respecto, hoy en día existen un gran número de usuarios de cuchillos que lo utilizan, y que han mostrado sentirse completamente satisfechos, tanto con sus habilidades, como con los resultados de amolado al momento de sacar filo.

Afiladores en V

afilador-en-v

Este modelo conocido como sacapuntas, es un afilador que como su nombre lo indica, tiene una forma de V conformada por 2 piezas de carburo de tungsteno endurecido.

Para usar la herramienta, simplemente debéis tirar de la cuchilla a través de la abertura. Además, debéis aseguraros  de ir a un ritmo constante y de ejercer una presión uniforme sobre la hoja durante todo el movimiento. Eso sí, durante el proceso, os aconsejo que no pongáis demasiada presión, para que la cuchilla no salte creando un borde dentado.

Por ello, no usaría este tipo de dispositivos con cuchillos de cocina, para ello me decantaría por un juego de varillas también conocido como  afilador de barras de cerámica, del cual os hablé al inicio de esta guía.

Así que ya lo sabéis, si vuestra hoja presenta pequeñas muescas, el afilador en V podría suavizarlas rápidamente. Sin embargo, algunas mellas más grandes podrían quedar atrapadas en la coyuntura, empeorando el filo metálico.

La buena noticia es que este tipo de equipos se presentan como la solución perfecta para las cuchillas viejas y desgastadas cuyo filo parece haber desaparecido por completo redondeando el borde de la pieza, y debido a que los llamados sacapuntas eliminan mucho material con rapidez, pueden convertirse en una excelente herramienta para que logréis reparar los bordes biselados del tajador y recupere su forma original.

 Pros:

  • Es pequeño y fácil de llevar.
  • Pone un borde áspero en un cuchillo.
  • Muy rápido.
  • Os permite suavizar pequeñas mellas rápidamente.
  • Podéis usarlo para reintroducir una muela en una cuchilla.

Contras:

  • El borde es muy áspero.
  • Si no tenéis cuidado, podéis comeros demasiado vuestra hoja de un solo tirón, y no lo suficiente cuando devolvéis el movimiento.
  • Debéis tener cuidado, sino exacerbaréis las mellas.

Conclusiones:

Un amolador en V es una herramienta manual y portátil de campo y debería usarse como tal. El afilado que logran producir es áspero y dentado, y por tanto, resulta favorecedor para los cuchillos de supervivencia, ya que son muy útiles para reintroducir un borde biselado en vuestra hojilla. En mi opinión, este no es ideal, y tendréis que repararlo una vez que no estéis en el campo.

Aceros de carnicería

El acero de  carnicero, también conocido acero de bruñir, o simplemente bruñidora, es una varilla larga de esta aleación metálica, unida a un mango.

Al respecto, existen tres tipos de estas cuchillas de carnicero: liso, con cresta y con capa de diamante. El modelo liso de esta herramienta, está hecho de un acero súper templado y es el más común de los tres. Es importante que sepáis que en realidad no afila el cortador, ya que no elimina ninguna partícula de acero. Sin embargo, realinea el borde de vuestro cuchillo en una línea recta, lo que en efecto hace que la hoja sea más afilada. Estos efectos son más notables en los bruñidores que generalmente están fabricados con un metal más suave.

Por su parte, las versiones de cresta y las que poseen un recubrimiento de diamante, si eliminan las partículas de acero y también son capaces de afilar vuestro cuchillo, además de alinear el borde.

Pros:

  • Es uno de los más habituales.
  • Es más fácil de usar que las piedras de banco.
  • Mejora moderadamente la capacidad de corte.
  • Luce bien en vuestro bloque de cocina.
  • Es barato.

Contras:

  • En realidad no elimina ningún acero.
  • No se puede arreglar una cuchilla que esté realmente desafilada.
  • No se pueden quitar las muescas.

Conclusiones:

Los aceros de carnicero requieren una cantidad moderada de habilidad. Son más fáciles de usar que un banco de piedra, pero no tan fáciles como las varillas de cerámica; por su parte, las versiones que están elaboradas con polvo de diamantes, realmente logran afilar vuestras cuchillas.

Correa de piel afiladora

afiladora-de-cuero

Son estrobos o tiras amoladoras planas de material blando y elástico elaboradas generalmente con cuero. A menudo se pegan sobre un trozo de madera para darles estabilidad, pero la icónica correa de afeitar recta que se ve en las viejas peluquerías solo tiene un gancho de metal y un eslabón giratorio.

Estos utensilios son similares a los aceros de carnicero, ya que no afilan el cuchillo, sino que realinean el borde.

Pros:

  • Elimina las rebabas del afilado.
  • Se pueden agregar compuestos para perfilar aún más el borde.
  • Brindan un súper filo que permite que vuestro corte de pelo sea muy satisfactorio.

Contras:

  • Vuestro cuchillo debe estar previamente lo suficientemente afilado con varas cerámicas.
  • Esta afiladora no elimina el acero mellado.

Conclusiones:

Aunque el uso de un estrobo pueda ser agradable, suele ser un paso innecesario en el amolado cuando tenéis barras de cerámica. No obstante, si  vuestro proceso de afilado produce salientes en vuestra hoja, entonces será importante usar una tira para eliminarlas.

Lijadoras de cinturón

Se trata de bandas grandes de papel de lija, otros abrasivos y esmeriladores que se adhieren a grandes ruedas giratorias. Son rápidas, eficientes, de un coste elevado, y muy peligrosas, por lo que requeriréis una gran habilidad para usarlas.

Pros:

  • Son la forma más rápida y eficiente de afilar o moldear cuchillos.

Contras:

  • Pueden arruinar rápidamente una cuchilla.
  • Requieren mucha práctica y experiencia.
  • Son peligrosas.
  • Son costosas.

Conclusiones:

A menos que tengáis la intención de afilar o hacer cuchillos como pasatiempo o como parte de vuestro trabajo, no os recomiendo usar este modelo, ya que es una pieza profesional que sin la debida habilidad podría llevaros a arruinar vuestros cuchillos de chef.



También te puede interesar