mejor aceite de coco

Los 7 Mejores Aceites de Coco Orgánicos con Más Beneficios

El mejor aceite coco es el más puro y concentrado que tenga todas sus propiedades intactas, capaz de otorgar por completo su efectividad al uso que le des.

Todos sabemos lo beneficioso que son los aceites para la belleza y la salud, pero el aceite de coco es uno que ha generando mucho interés últimamente.

El aceite de coco es reconocido como un superalimento debido a su composición de ácidos grasos y las ventajas que le aporta a la salud como la pérdida de peso, la eliminación de algunas infecciones, la regulación del nivel de colesterol y más.

Por otro lado, así como el aceite de argán o el aceite de ricino, este óleo de origen biológico de fruta tropical cuenta con una larga lista de usos para la belleza, entre lo que se destaca como uno de los mejores hidratantes de piel y cabello.

En la actualidad éste se ha convertido en uno de los aceites más populares y recomendados para el consumo; por lo que varias marcas se han dedicado a la producción del mismo y ha llegado a tener un amplio alcance.

Sin embargo, no todo el aceite que encuentras en el mercado es 100% natural o virgen como todos lo queremos, inclusive, algunos son procesados y refinados junto con otros ingredientes que le restan efectividad.

Para hacer una buena elección de aceite debemos asegurarnos que el líquido provenga de una fruta fresca, el cual se puede identificar al tener un color blancuzco y un penetrante olor a coco, además que se origine bajo un proceso de extracción fiable que determine la buena calidad del producto.

Ya sea que uses el aceite de coco para el pelo, para la cocina o para la piel, seguro quieres invertir en el mejor y más puro aceite orgánico para aprovechar todos los beneficios ofrece; y para guiarte a tomar una buena elección te preparamos una guía con las marcas más destacadas que te darán un producto de calidad como el que buscas.




¿Cuál es el mejor aceite de coco?

Los siguientes aceites están garantizados por ser de óptima calidad, y están listos para que aproveches todos los beneficios que el popular óleo brinda, además de tener precios asequibles que los hacen destacarse entre tantos del mercado.

A continuación te presentamos los mejores aceites de coco:

1. Aceite de coco orgánico Coconut Merchant

Es un aceite extra virgen orgánico de la mejor calidad que puedes conseguir, su extracción es por  prensado en frío eficiente que filtra lo mejor de la fruta.

Su olor y sabor a coco es indiscutible y su proceso de elaboración está certificado; es perfecto para usarlo en la cocina y en la belleza, es 100% natural y no contiene persevantes ni aditivos.

El producto es embotellado justo en el lugar de origen, así se garantiza la pureza y su buena conservación; el mismo tiene un precio económico y un tamaño es rendidor.

2. Aceite de coco fraccionado Insta Natural

OFERTA
Aceite de Coco Humectante Fraccionado...
17 Opiniones

El Contenido es 100% puro y viene en una presentación líquida ideal para la hidratación de piel, rostro y uñas, su presentación de de 480 ml y te encantará la sutil fragancia que desprende.

Es de los más efectivos para los usos de belleza y lo puedes usar para dar masajes, como liquido para afeitar, acondicionador de cabello y hasta en la piel de los bebés.

Es un antioxidante natural lleno de vitamina E, y gracias a su textura es fácilmente esparcido y rápidamente absorbido; por sus múltiples usos es un producto que toda familia debe tener en el hogar.

3. Aceite de coco 100% Natural Banaban

Viene disponible en tres tamaños y este concentrado es la combinación perfecta entre las potentes propiedades del aceite y los ácidos grasos que ofrece la fruta.

Es la alternativa saludable para mantener una dieta balanceada y además acelera tu metabolismo haciéndote bajar de peso.

El mismo es cultivado en Fiji con las frutas más frescas y procesos de extracción certificados que lo convierten en la mejor opción para aprovechar los beneficios que ofrece el aceite de coco para la salud.

4. Aceite de coco Virgen Ecológico

Este aceite promueve la salud del sistema cardiovascular y el corazón, y al mismo tiempo eleva las defensas en el cuerpo mejorando el sistema inmunológico.

Al consumir este líquido recibirás energía de manera inmediata sin elevar los niveles de azúcar en la sangre.

Por otro lado, tu piel se mantendrás saludable, fresca y protegida de agentes externos.

Esta marca es conocida por cultivarse desde las plantaciones de coco de Sri Lanka, especialmente cosechadas para cumplir con estrictos estándares de calidad y producir un aceite noble y libre de cualquier contaminante.

5. Aceite de coco orgánico Sanct Bernhard

Es un aceite de coco sin procesos de refinación proveniente de la pulpa de la fruta madura a través del prensado en frío de siembras orgánicas.

Su sabor y olor a coco te encantarán y querrás usarlo a diario en la preparación de tus platos favoritos.

Es el mejor sustituto de los aceites de cocina para tener una alimentación más saludable y también le podrás dar los clásicos usos cosméticos.

Puedes comprobar su pureza cuando el producto se solidifica a temperaturas inferiores a 25°C.

6. Aceite de coco extra virgen Arnética

Su calidad orgánica de primera es certificada. Es un tarro de 1 litro del más genuino aceite de coco extraído por prensado al frío.

No es procesado y es perfecto para las preparaciones veganas.

Es un producto libre de impurezas y viene sellado en un recipiente de vidrio en el cual conserva su calidad junto con todas las propiedades.

El proceso de producción es vigilado por regulaciones europeas de agricultura orgánica que autentican su calidad, por lo que mantiene sus compuestos intactos haciéndolo apto para todo tipo de cocina.

Es usado mayormente en la preparación de platos vegetarianos, veganos y alcalinos, además de las versátiles aplicaciones en la belleza.

7. Aceite de coco extra virgen de primera

OFERTA
Aceite de coco extra virgen prensado en...
63 Opiniones

La presentación es de 500 ml y su precio es barato, sin embargo, es un aceite 100% orgánico puro listo para darle el uso.

Es una pasta sólida que si la necesitas más liquida solo le bastan unos pocos segundos en el microondas.

Te encantará usarlo en tu cabello, piel y uñas para que penetre en profundidad y regenere la piel y el pelo maltratado.

Este aceite es específicamente para el uso cosmético, por lo que será tu aliado en tus rutinas de cuidado, disfrutarás utilizarlo y te sorprenderás con la efectividad de los resultados.

El uso del aceite de coco se ha popularizado por sus innumerables beneficios y gracias a su origen natural no tendrás que preocuparte por la oxidación rápida, ya que se puede guardar por varios meses conservando todas sus propiedades.




¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco es un elemento comestible extraído de la carne de coco maduro cosechado de la palma de coco.

Además de saludable, es muy duradero debido a su alto contenido de grasa saturada que se oxida lentamente y, por lo tanto puede durar hasta seis meses a 24 ° C (75 ° F) sin dañarse.Aceite-puro-de-coco-virgen-extra-orgánico

Sin embargo, debido a sus altos niveles de grasas saturadas aconsejan que el consumo de aceite de coco sea limitado.

La OMS, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU, la FDA, la American Heart Association , la American Dietetic Association , el British National Health Service , la British Nutrition Foundation y Dietitians de Canadá son algunos de los organismos que concuerdan con ese veredicto.

Curiosidades acerca del aceite de coco

-Rápidamente se corrió la voz de lo saludable que puede ser el aceite de coco

-Ninguna investigación hasta los momentos ha apoyado el consumo de altas dosis de grasas saturadas

-Se puede agregar a varias recetas pero con moderación.

Beneficios de su uso y consumo

Su fama de saludable se basa en que posee 2,6 por ciento menos calorías que otras grasas pero éste es solo el más famoso de los beneficios. A continuación te mostramos una lista que te sorprenderá:

Aumento del colesterol bueno: Estudios han encontrado que ayuda al aumento del HDL en la sangre.

Controla la glucemia: Por lo menos en los ratones ayuda a conservar la insulina.

Reduce el estrés: De nuevo los ratones demostraron que consumiendo ciertas dosis de aceite de coco reducían sus niveles de ansiedad debido a los antioxidantes. Los estudios apuntan al desarrollo de antidepresivos en un futuro.

Bello cabello: Si quieres un pelo brillante, el aceite de coco es la solución debido a que penetra mejor que los aceites minerales.

Te recomendamos tomar un par de cucharadas de aceite de coco y frótalo por todo el cabello y cuero cabelludo. Cúbrelo con un gorro para baño y déjalo actuar durante una hora, notarás la diferencia desde la primera aplicación ya que actúa como un acondicionador natural gracias a su poder hidratante y desenredante.

Piel saludable: Esta vez el experimento lo hicieron en humanos y encontraron que mejora las funciones de barrera protectora y tiene un efecto antiinflamatorio sobre la piel.

El aceite de coco para el cutis es uno de los productos naturales por excelencia pues tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas que pueden ayudar a prevenir y combatir infecciones en la piel.

Además, se utiliza como un humectante natural pues ayuda a preservar el colágeno y la elastina para conservar la juventud por más tiempo y prevenir las arrugas.

El aceite de coco para la piel es ideal para las personas con dermis sensible, ya que sus propiedades ayudan a calmar la piel irritada e inflamada.

Cuida tu hígado: ha revertido la hepatosteatosis, un tipo de enfermedad del hígado graso, en roedores.

En los humanos se cree que reduce su inflamación y ese aumento de tamaño que suele cursar el hígado graso. Un dato importante es que logra reducir la carga de trabajo del hígado, a la vez que evita la acumulación de grasa en él.

Adiós al asma : la inhalación de aceite de coco ha ayudado a reducir los síntomas del asma, pero esta vez en los conejos.

Lucha contra la cándida : el aceite de coco ha reducido la colonización con Candida Albicans en ratones.

Mejora de la saciedad : un argumento ha sido que el aceite de coco deja a las personas con una sensación de «plenitud» después de comer, por lo que se supone que no comerán tanto.

Pérdida de peso: Las bondades del aceite de coco para adelgazar han sido muy difundidas últimamente ya que estudios demuestran que su uso frecuente ha reducido la obesidad y ha promovido la pérdida de peso en ratones.

Aceite de coco refinado versus  no refinado

El aceite de coco refinado se extrae de la carne de coco seca usando calor y un solvente químico llamado hexano. Después de extraer el aceite, se filtra a través de una arcilla blanqueadora y se desodoriza.

La mayoría de los aceites de coco que ve en los estantes se producen de esta manera, a menos que se indique lo contrario en la etiqueta. Desafortunadamente, este método tiene varias limitaciones.

La extracción de aceite de coco usando calor puede destruir los delicados nutrientes y enzimas vivas presentes en el aceite de coco.

Agregar hexano al proceso degrada aún más el aceite, ya que se ha demostrado que el hexano causa depresión del sistema nervioso central, mareos, náuseas, dolores de cabeza, irritación de los ojos y de la garganta.

Por otra parte, el aceite de coco sin refinar se extrae de las carnes frescas de coco, en lugar de secarlas. Como tal, no se ha filtrado, blanqueado ni desodorizado. Se elabora presionando mecánicamente el aceite, sin agregar sustancias químicas.

Diversas variedades para escoger

Virgen

El aceite de coco orgánico o virgen es aceite derivado de la carne de cocos maduros. Es el aceite graso bueno que viene como resultado del procesamiento de la pulpa. No se necesitan productos químicos para extraer toda esa bondad.

Es de lejos el grado más puro, y definitivamente obtendrá los mayores beneficios de su uso. Pero tiene un sabor muy definido. Si no te agrada el gusto a coco entonces deberías buscar otra alternativa.

Extra virgen

El aceite de coco extra virgen realmente no es diferente al aceite de coco virgen así que no caigas en la trampa de pagar más por la misma calidad de producto. Estas variantes solo aplican al aceite de oliva.

Refinado

No es el más puro de todas las opciones que se han descrito aquí pero es un favorito entre muchos porque brinda todos los beneficios del aceite de coco sin el sabor distintivo del coco. También tiene menos potencial desencadenante de alergias para las personas.

Líquido

El aceite de coco líquido es el mismo aceite natural que ha sido franqueado, con algunos sólidos restantes extraídos también. La particularidad es que se mantiene en forma líquida a temperatura ambiente, mientras que el aceite de coco virgen no lo hace.

Pero hay algunos inconvenientes con esta variedad. El aceite de coco líquido se procesa para lograr sus características únicas por lo que terminan eliminándose algunos aspectos claves.

Uno de estos es el ácido láurico, una grasa muy saludable que se encuentra en la mayoría de las formas de aceite de coco. Por tanto, si es cierto que esta versión de aceite es segura para usar en la piel y en recetas, en realidad no estarías obteniendo todos los beneficios del aceite de coco al usarla al final de cuentas.

Aceite RBD

Este es el peor producto de aceite de coco en el mercado. RBD significa refinado, blanqueado y desodorizado.

Al igual que el aceite de coco refinado, este no posee sabor a coco. Definitivamente tiene sus fanáticos entre las personas que quieren las características del aceite de coco sin ese sabor peculiar.

Debes saber que si compras aceite RBD no obtendrás todos los beneficios (como los fitonutrientes saludables) del aceite de coco virgen si usas esta versión. Peor aún, estarás poniendo sustancias antinaturales en tu cuerpo. Lo mejor es apegarse al producto más natural.

El refinado difiere del aceite de coco puro en muchos aspectos. El que más destaca es que no encontrarás el olor típico de coco, a diferencia de en aceite de coco puro. Esta desodorización es deliberada, porque a pesar de la preferencia de algunas personas por el aroma de coco en su aceite de cocina, hay muchos que no lo apetecen.

Al ser refinado, es ciertamente más higiénico que el aceite de coco crudo, pero no es tan beneficioso desde el punto de vista de la salud. Queda casi sin proteínas ni minerales debido a este proceso. Sin embargo, su vida útil es más larga que la del aceite de coco crudo o puro.

En los rangos de precios, el RBD es ciertamente un poco más caro que el aceite de coco crudo debido al procesamiento de refinación, blanqueo y otros que se suman al costo.

No obstante, es más barato que el mismo cuando viene con una etiqueta de “aceite de coco puro”. Una vez más, es mucho más barato que sus otras hermanas como el aceite de coco orgánico, aceite de coco virgen y aceite de coco virgen orgánico.

En línea se pueden conseguir el orgánico en 8 euros, 16 el RBD y 29 euros el de uso cosmético.

¿Es saludable el aceite de coco?

Lo recomendable o no del aceite de coco para la salud ha sido muy debatido por los expertos. Muchas organizaciones están en su contra basándose en la cantidad de grasas saturadas que contiene, sobre todo la Asociación Estadounidense del Corazón, o AHA por sus siglas en inglés, quien ha sido una de las más contundentes al respecto.

El desprecio se debe a que el aceite de coco está cargado de triglicéridos de cadena media, también llamados MCT. Los MCT son grasas saturadas, que durante mucho tiempo han tenido una mala reputación en el mundo nutricional.

Hay que destacar que recientes estudios demuestran que los aceites MCT pueden prevenir dos de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca: la obesidad y la arteriosclerosis.

En este punto es de particular importancia el aceite de coco ya que los MCT ayudan a prevenir el endurecimiento de las arterias, así como los depósitos de grasa que conducen al ataque cardíaco y al accidente cerebrovascular, lo que desecha la teoría anterior.

Según la AHA, el aceite de coco aumenta el colesterol “malo” o LDL, sin embargo, no todas las LDL causan daño, y el aceite de coco puede incluso ayudar a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos en general.

Otro de los puntos a favor es que el aceite de coco es un poderoso antimicótico y antibacteriano que también puede ayudar a combatir las enfermedades y retrasar el envejecimiento.

Es conocido por su efecto fungicida sobre bacterias y hongos  por lo que resulta ser un gran combatidor de los gérmenes y un estimulador inmunológico. Las gracias se las debemos al ácido láurico que es el componente principal (49%) del aceite de coco

Así mismo, estas grasas poderosas se están estudiando por la promesa que muestran en la prevención y el tratamiento del Alzheimer y otros problemas neurológicos graves.

Algunos expertos, han sugerido que este tipo de aceite, ayuda al buen funcionamiento de la tiroides, equilibrando todas las funciones que realiza esta importante glándula.

También son conocidos sus aportes para que las heridas de la piel se curen más rápido y fortalezca el cabello al detener la pérdida de proteínas.

La American Heart Association se basó en estudios de hace 50 años para exponer su caso, por lo que no sorprende que sus conclusiones sean desactualizadas e inexactas. Las dudas que han surgido sobre el aceite de coco son un gran recordatorio de por qué es clave tener información actual basada en hechos de fuentes confiables.

¿Es malo para la salud?

El aceite de coco contiene aproximadamente un 90% de grasa saturada, que es un porcentaje más alto que la mantequilla (alrededor del 64% de grasa saturada), la grasa de res (40%) o incluso la manteca de cerdo (también 40%).

Demasiada grasa saturada en la dieta no es saludable porque aumenta los niveles «malos» de colesterol LDL, lo que incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca.

Pero lo interesante del aceite de coco es que también da un «buen» colesterol HDL. La grasa en la dieta, ya sea saturada o insaturada, tiende a empujar los niveles de HDL hacia arriba.

La grasa saturada se divide en varios tipos, en función del número de átomos de carbono en la molécula, y aproximadamente la mitad de la grasa saturada en el aceite de coco es la variedad de 12 carbonos, llamada ácido láurico. Ese es un porcentaje más alto que en la mayoría de los otros aceites, y es probablemente responsable de los inusuales efectos HDL del aceite de coco.

Pero los aceites a base de plantas son más que solo grasas. Contienen muchos antioxidantes y otras sustancias, por lo que sus efectos generales en la salud no pueden predecirse solo por los cambios en el LDL y el HDL.

Al parecer, el aceite de coco no es tan saludable como los aceites vegetales tales como el aceite de oliva y el aceite de soja, que son principalmente grasas insaturadas.

¿Aceite de coco o aceite de oliva?

Por mucho tiempo, el aceite de oliva ha sido el rey entre los más saludables, pero últimamente ha crecido en fama el aceite de coco, dándole cualidades casi milagrosas, entre ellas tenemos:

-Ayuda a disminuir la oxidación ya que son ricos en antioxidantes como flavonoides y polifenoles, que tienen muchos beneficios potenciales para la salud del corazón.

También se ha demostrado -en estudios con animales- que los polifenoles reducen el crecimiento de las placas ateroscleróticas en las arterias.

Además, los investigadores descubrieron que los polifenoles pueden ayudar a que los vasos sanguíneos se relajen y se vuelvan menos rígidos, lo que evita los primeros pasos iniciales en el desarrollo de la presión arterial alta o inclusive arteroesclerosis.

-Contribuye a la disminución del colesterol en particular y nuestros niveles de triglicéridos. Los aceites de coco virgen también aumentan las enzimas, como la lipoproteína lipasa, que ayudan a descomponer la grasa.

-Mejora la figura ya que contribuye a la pérdida de peso pues contiene alrededor de 60 a 63 por ciento de ácidos grasos de cadena media, que nuestros cuerpos utilizan como fuentes de energía eficientes.

El consumo de estos ácidos grasos aumenta la quema de calorías y, por lo tanto, puede promover la pérdida de peso.

Por otro lado tenemos al aceite de oliva, quien ha mantenido su trono en la dieta mediterránea por más de 50 años

La cantidad de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas es claramente mayor en el aceite de oliva.

Si lo comparamos con el de coco, el aceite de oliva tiene más grasas buenas, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que el aceite de coco virgen, lo que constituye de 5 a 10 la cantidad de grasa requerida por la persona promedio.

El aceite de oliva tiene menos grasa saturada que el aceite de coco, por ejemplo, 1 cucharada de aceite de oliva contiene 1 g de grasa saturada. En comparación, 1 cucharada de aceite de coco contiene 13 g de grasa saturada.

Cuando se trata de calorías, tanto el aceite de oliva como el de coco son similares. Una cucharada de aceite de oliva contiene 120 calorías, en comparación con 130 calorías en una cucharada del de coco.

Mucha más investigación apoya los beneficios a largo plazo del aceite de oliva en los humanos. Lo mismo puede decirse del aceite de coco, pero solo tenemos que esperar a que lleguen los datos humanos para guiarnos ya que la mayoría de los estudios se han hecho en ratones.