Los 5 Mejores Exfoliantes Corporales Para Que Tengáis La Piel Más Joven, Tersa y Radiante

A todos nos encanta tener la piel radiante, suave, saludable y con una apariencia joven y hermosa. Para lograr estos resultados, es importante emplear el mejor exfoliante corporal del mercado, el cual es capaz no solo de remover las impurezas y células muertas de vuestra piel, sino que además logra humectar y cuidar vuestro cuerpo, manteniendo ese look perfecto y terso que a todas nos encanta.

Desde aquellos hechos a base de limón y otros ingredientes naturales como la fresa o el té verde, hasta otros fabricados con glicerina y otros componentes más rudos para una limpieza más profunda, los exfoliantes son excelentes productos que toda persona necesita para estar sana de los pies a la cabeza. Inclusive, se pueden utilizar durante el embarazo para daros mayor comodidad, bienestar y frescura.

Si queréis aprender más sobre estos productos, cómo emplearlos, si debe ser antes o después del gel, sus beneficios y mucho más, entones es vuestro día de suerte, ya que os contaremos todo sobre ellos a continuación. ¡Sí, todo!

¿Cuál es el mejor exfoliante corporal?

Cuando se trata de productos de belleza, y sobre todo para la piel, siempre es importante saber escoger sabiamente. Es que se trata de un órgano realmente sensible y delicado que requiere de buenos cuidados, así que debéis tomaros esta decisión con mucha seriedad para que podáis gozar de todos los beneficios que estos productos tienen para ofrecer.

Para ayudaros en vuestra búsqueda, hemos preparado la siguiente lista comparativa con los mejores exfoliantes del mercado, en la cual encontrarás precios bajos, excelente calidad, efectividad y las mejores opciones para diferentes tipos de piel.

A continuación te presentamos los mejores exfoliantes corporales: 

1. Simon & Tom Moroccan Spa Lujoso Exfoliante corporal

Excelente calidad avalada por los consumidores

Se trata de un producto con cáscaras y aceite de argán que funcionan como excelentes agentes exfoliantes para limpiar y purificar la piel.

A su vez, es nutritivo e hidratante, por lo que deja vuestra piel suave y sedosa. Finalmente, tiene un rico aroma y es 100% vegano y orgánico.

2. LUXE Exfoliante Corporal Organico Extracto de Coco con Vitamina E

Otro de los grandes contendientes

Sin dudas no es uno de los más económicos, pero es una excelente opción de 200 gramos con vitamina E y hecho a base de café, coco y aceites que cuidan vuestro cuerpo.

Es antiinflamatorio, hidrata y tiene un rico aroma que hasta ayuda a combatir las náuseas en el embarazo.

3. Art Naturals Exfoliante de Café Arábica

Gran relación precio-valor

Con un precio bastante asequible, este modelo de la marca Art Naturals viene en una presentación de 250 ml y está hecho con café arábico que rejuvenece vuestro cuerpo y combate el acné y los eccemas, y aceite de oliva, almendra dulce y semillas de uva que hidratan y cuidan.

4. Auténtico Jabón Negro Marroquí Puro – Exfoliante y Hidratante Enriquecido con aceite de Argán

Una solución hidratante

Por un precio menor, podréis tener este conveniente exfoliante corporal hecho con aceitunas negras machadas y sin el uso de conservantes u otras sustancias adicionales. Es 100% natural, con vitamina E, aceites de oliva y argán. Logra purificar la piel y atacar líneas de expresión, puntos negros, irritaciones y eccemas.

5. Frutas Tropicales de coco y lima Sugar Scrub

El precio más conveniente del mercado

Así hemos llegado al modelo menos costoso de nuestra lista, el cual contiene 550 gramos y está hecho con frutas exóticas tropicales como coco y lima.

Su base es de azúcar y tiene la capacidad para eliminar impurezas, dejar el cuerpo hidratado y suave y además deja un fresco aroma tropical.

¿Qué es un exfoliante corporal?

mejor-exfoliante-coporal

Exfoliante Corporal

Se trata de un popular tratamiento corporal que no es otra cosa más que un facial para el cuerpo, es decir, un tratamiento que hidrata y exfolia la piel para lograr una sensación mucho más suave, tersa y joven. Este proceso se realiza con un material abrasivo como azúcar o sal, los cuales son los más populares, mezclado con aceites para masajes y alguna esencia que le dé un aroma placentero.

Cuando se trata de un exfoliante a base de sal, se le llama exfoliante de sal o resplandor de sal. Seguidamente debéis aplicar algún tipo de crema humectante que deje el cuerpo bien hidratado.

Es importante que sepáis que esto no califica como un masaje, ya que es realizado por especialistas en estética y belleza que solo tratan la piel, no por masajistas o terapistas cualificados que se encargan de tratar los músculos.

¿Qué sucede durante la exfoliación corporal?

Las exfoliaciones corporales deberían hacerse en un cuarto húmedo con piso de baldosas y una cortina, así como una cama de masajes donde os acostaréis boca abajo y cubiertos por una toalla, una hoja o algún material cobertor.

La persona encargada de vuestra exfoliación procederá a aplicar el material exfoliante en todo el cuerpo, comenzando por vuestra espalda y siguiendo a través de la parte trasera de los brazos y de las piernas y pies. Al comienzo estaréis tapados en una parte del cuerpo, así que vuestro terapista irá pidiendo que os mováis para acceder a cada zona.

Después de esto tendréis que pararos y tomar una ducha para remover cualquier resto de producto, incluyendo cualquier granito de material exfoliante. Sin embargo, os recomendamos no usar gel de ducha, ya que removerá los aceites y fragancias que el producto exfoliante ha dejado en vuestro cuerpo. Otra posibilidad es que el spa cuente con una ducha Vichy o con duchas de mano y mesas húmedas para que no tengáis que mover un solo dedo mientras el terapista os ducha.

Ahora bien, si os toca un spa con mesas en seco y tenéis que pararos y daros vuestra propia ducha, entonces el terapista se irá y regresará luego de que estéis de nuevo sobre la mesa. Finalmente aplicará una loción sobre vuestro cuerpo y aceite.

Otras cosas que debéis saber acerca de los exfoliantes corporales

Por si tenéis algunas otras dudas de cómo funciona el proceso de exfoliación corporal o no tenéis muy claro cómo funciona este tipo de tratamiento corporal, aquí os explicaremos otros aspectos que es importante conocer:

  • Algunos spas no cuentan con ducha, por lo que el masajista simplemente utilizará toallas húmedas y tibias para remover el producto exfoliante.
  • Podréis realizaros solamente una exfoliación, pero recordad que muchas veces es nada más el primer paso de algún tratamiento completo como un enrollado corporal de algas o lodo, por ejemplo.
  • También podréis combinar la exfoliación con masajes para relajar aún más vuestro cuerpo. Lo ideal es exfoliar primero el cuerpo y luego tomar el masaje. Recordad que hay muchos masajes con tratamientos completos que incluyen ambos servicios.
  • Recordad que la sal y otros materiales exfoliantes pueden ser muy abrasivos y fuertes, algunos terapistas los aplican con más rudeza que otros y también hay pieles más sensibles. Si por alguna de estas razones el tratamiento se siente muy rudo sobre vuestro cuerpo, podéis decirlo y pedir un más de gentileza.
  • Cualquier especialista en belleza puede hacer una exfoliación corporal, aunque si queréis un masaje incluido, es mejor que os busquéis un terapista de masajes.

Los diferentes tipos de exfoliantes corporales disponibles

Como os podréis haber dado cuenta, hay varios tipos de exfoliantes corporales en el mercado que varían desde los comerciales hasta los caseros, que combinan otros ingredientes naturales y cuya composición podréis variar según vuestro cuerpo y necesidades.

Así, podréis encontrarlos con aceite de frambuesa y pimiento rosa, por ejemplo. Sin embargo, no importa qué tan suave o agradable sea vuestro agente exfoliante, es importante usarlos cuando mucho una o dos veces a la semana.

Para que sepáis exactamente qué tipos hay en el mercado, os ofrecemos la siguiente lista de los más populares en la actualidad:

De azúcar:

Uno de los más consumidos es el hecho a base de azúcar, y, a pesar de que tengan azúcar granulada o morena, funcionan de la misma manera. También pueden ser hechos con azúcar y miel. Si queréis usar uno hecho en casa, entonces tendréis que aplicar aceite o algún producto con glicerina para darle esa sensación pastosa al exfoliante. Recordad que son una opción ideal para las personas que tienen piel sensible y prefieren algo menos abrasivo.

De sal: estos tienen un efecto más revitalizante y vigoroso en la piel usando sal marina en diferentes grados, lo cual depende del nivel de abrasión que podáis tolerar. Son ideales para quitar las toxinas de vuestro cuerpo y curarlo y se puede emplear la sal Epsom. Si vais a hacerlo en casa, recordad que podréis aplicarle una base de aceite de almendra o sésamo que hacen brillar a las sales. A su vez, es bueno que coloquéis algún aceite esencial que le dé un rico aroma al exfoliante.

Herbales:

los exfoliantes herbales ofrecen innumerables posibilidades, con diferentes recetas que solamente dependen de vuestras preferencias personales. Es posible hacer un buen exfoliante con casi cualquier ingrediente natural, con la lavanda y la cáscara de naranja como algunos de los más populares. La ventaja de esos ingredientes es que ya tienen un aroma natural delicioso y que incluyen un agente relajante y curativo. A su vez, si hacéis una buena mezcla de hierbas y aceites, podréis disfrutar de un tratamiento perfecto mejor que en cualquier spa.

De café:

los exfoliantes a base de café tienen excelentes propiedades que benefician a la piel gracias a sus agentes únicos en su estilo. Al tratarse de uno de los estimulantes naturales más poderosos, el café es bueno como anticelulítico, por lo cual se suele unir con otros materiales estimulantes y terapéuticos. A su vez, al añadirle vainilla, chocolate o cualquier otra esencia o aceite aromático, terminaréis con una sensación totalmente revitalizante y de placer cada vez que exfoliéis vuestro cuerpo.

Humectantes:

algunas personas sufren de piel reseca por falta de una hidratación adecuada. Esto puede ser muy irritante hasta que comenzáis a usar exfoliantes corporales hidratantes, los cuales incluyen muchísimas opciones que dependen solamente de vuestros gustos. Así, podréis encontrar tratamientos con avena o hasta almendras molidas mezcladas con yogurt, aloe vera o cualquier otro elemento altamente humectante.

Lo que los hace ser exfoliantes

Los exfoliantes corporales son conocidos como exfoliadores mecánicos porque sirven para remover las células de piel muertas que están sueltas sobre el cuerpo al masajear suavemente el producto sobre el mismo. Con un buen tratamiento de este tipo podréis disfrutar de poros destapados y además lograréis acelerar los procesos naturales de regeneración celular.

Ahora bien, las características que les dan ese efecto exfoliante son los siguientes:

Grueso:

Si son a base de sal o azúcar, cuentan con partículas cristalinas puntiagudas, las cuales son abrasivas. En el caso del azúcar, esta es un humectante natural que puede darle algo de hidratación al cuerpo, mientras que la sal tiene el efecto contrario y puede resecar un poco, por lo que pueden ser beneficiosos para la piel grasa.

Arenoso:

Así lo uséis antes o después de la ducha, estos exfoliantes hechos con nueces o pedazos de frutas son más gentiles, ya que tienen bordes más suaves que no son tan abrasivos. Os los recomendamos si tenéis epidermis normal o en combinación.

Suave:

Se trata de productos con partículas muy finas como aquellas provenientes del aceite de jojoba, las cuales son ideales para personas con pieles sensibles.

Estos son sus maravillosos beneficios

Al usar un buen exfoliante corporal notareis unos excelentes beneficios que ningún otro producto es capaz de ofrecer. A su vez, os daréis cuenta de lo importante que es mantener este tratamiento a lo largo del tiempo para conservar una piel sana y saludable en todo el cuerpo, desde los pies y las piernas hasta el cutis.

Hacen que la piel se vea joven y rejuvenecida:

Al eliminar las células muertas que se acumulan sobre la capa superficial, se puede lograr que la misma se vea y se siente joven, purificada y totalmente fresca. Esto no solo se va a notar en la apariencia radiante de la misma, sino en la sensación.

La piel se ve más radiante:

Otro beneficio de remover las células muertas es que ayuda al proceso de regeneración de la piel, ya que esta se tarda unos 27 días en hacer que las células nuevas y jóvenes salgan a la capa superior. Al exfoliar vuestro cuerpo, ayudaréis a vuestro cuerpo a deshacerse de dichas células.

Tiene efectos humectantes:

También son un humectante efectivo, ya que permiten que la epidermis esté lo suficientemente sana y preparada para absorber los ingredientes de otros productos como cremas hidratantes. A su vez, si queréis tener todos los efectos solamente con vuestro exfoliante, os recomendamos buscar uno que haga ambas cosas: exfoliar y humectar.

Mejora el bronceado natural:

Para muchas personas es preferible utilizar auto bronceadores, ya que es más saludable que salir y exponerse a cantidades altas de radiación solar.

Sin embargo, para lograr este tipo de bronceado artificial es importante aplicar primero un buen exfoliante corporal gentil. Esto se debe a que los bronceadores remarcan más las zonas con células muertas, así que al exfoliarlas se puede evitar ese efecto mal emparejado.

Escogiendo el exfoliante corporal correcto para vuestra piel

Dependiendo del tipo de piel que tengáis, deberéis escoger algún tipo de exfoliante específico. Esto es porque cada persona tiene unas necesidades y características especiales que requieren de ciertos cuidados.

A continuación, os explicamos cuál debería ser el exfoliante corporal ideal según vuestro tipo de piel:

Para piel normal:

Si sois de esas pocas personas que tiene piel normal, entonces la elección será mucho más fácil. En estos casos solo tendréis que preocuparos de la eficiencia del producto, así que buscad ingredientes efectivos para exfoliar, pero que además sean humectantes y cuiden la piel. Arenas, nueces, hierbas botánicas, menta o extractos de té son buenos ingredientes.

Para piel seca:

Este tipo se puede beneficiar enormemente de un buen tratamiento, ya que eliminará las células muertas y además evitará las escamas. Sin embargo, debéis escoger una fórmula suave que no elimine la hidratación natural de vuestra piel. Aloe vera, extractos de té, aceites de jojoba o argán son excelentes opciones.

Para la piel grasa:

Esta es un tanto más delicada, ya que es necesario limpiarla y purificarla junto a los poros para prevenir brotes de acné e irritaciones, pero también se debe lograr un balance en el pH para rebajar un poco la producción de aceites. Para esto podréis emplear elementos como ácido salicílico. Un producto con micro granos más el uso de un aceite facial después de la exfoliación son lo ideal.

Para piel sensible:

Existen algunos exfoliadores muy suaves que son ideales para las pieles sensibles, como aquellos que usan enzimas y cristales que remueven las células muertas, pero la mantienen muy suave y bien cuidada.

Por si no sabéis vuestro tipo de piel:

Si sois de aquellos que no tienen ni idea sobre esto, entonces os recomendamos que vayáis a un dermatólogo en primer lugar para ir sobre seguro, ya que estos productos pueden resultar dañinos si no escogéis sabiamente.

A su vez, podréis escoger algún modelo versátil, con agentes exfoliantes suaves e ingredientes gentiles como aloe vera, manzanilla o extractos de algas.

Exfoliación química vs física

Para finalizar, os vamos a contar un poco sobre los dos tipos de exfoliación que existen, ya que también está la exfoliación química, la cual utiliza otro mecanismo de acción para ayudaros a mantener vuestros cuerpos sanos.

Química

Utiliza químicos que disuelven las cadenas que unen a las células muertas. El tema es que es un proceso más invasivo y fuerte, ya que el agente exfoliante penetra sobre las capas exteriores de vuestra piel. Sirve para haceros los llamados peeling.

Hay varios tipos de exfoliadores químicos que podréis comprar en farmacias para aplicarlos en casa o en algún centro de belleza:

  • Gel: son productos en gel que utilizan ingredientes como ácidos alfa hidroxi como el ácido glicólico o ácidos multifrutas. Son buenos para pieles secas o grasas, pero no para aquellas sensibles.
  • Para ojos: algunos exfoliantes sirven para atacar las patas de gallo u ojeras bajo los ojos. Son productos gentiles y seguros que no dañarán vuestros ojos, así que los podréis usar sin problemas.
  • Máscaras de 15 minutos: estos productos suelen valerse de ingredientes como ácidos cítricos y málicos, y se deberían usar una o dos veces a la semana o cada día durante una semana completa para una limpieza profunda y sin restos.

Física

Se logra remover las células muertas a través del masaje de la epidermis. Esto se logra al masajear finos cristales o ingredientes granulados sobre las capas superficiales de la piel. A su vez, y como ya os hemos comentado, son aptos para todo tipo de piel siempre y cuando escojáis los ingredientes correctos para cada uno.

¿Cómo usar correctamente un exfoliante?

No importa si es una exfoliación química o física, es importante que mantengáis las cantidades bajas y en poca frecuencia, apenas una o tres veces por semana. Sin embargo, todo depende de vuestro tipo de piel y vuestras necesidades.

A su vez, evitad hace mucha presión sobre la piel si usáis un producto de exfoliación física, ya que mucha presión puede causar daños.