Las 5 Mejores Fundas de Sofá: Protege, Transforma y Disfruta Tus muebles

Un día estupendo puede dar un giro de 180 grados al descubrir que Tomy, tu pequeño y adorable cachorro, ha manchado irremediablemente la tapicería de tu sillón favorito! Y pensar que este mal momento ha podido evitarse, si hubieras considerado adquirir la mejor funda de sofá meses atrás, cuando la viste en oferta.

Mientras tu nuevo perrito aprende las normas de casa, es importante que protejas los muebles que sobreviven a sus fechorías.

Una funda para el sofá preservará la integridad de tu diván, cubrirá pequeñas manchas y defectos, brindándole a cualquier salón un ambiente agradable y renovado de forma instantánea.

Las Mejores Fundas de Sofá

¿Cuál es la mejor funda de sofá?

La vida y la belleza de nuestros muebles dependen del trato y cuidado que reciben, así que no dudes en buscar una buena alternativa para proteger la butaca predilecta de tu gato o el sofá donde los niños juegan y ven la tele.

 La mejor opción siempre será la que llene o supere tus expectativas, pero antes de comprar una funda de sofá, compara tus objetivos con las opciones disponibles y considera el entorno, el diseño y la capacidad de ajuste, materiales y medidas.

Considera si lograrás el efecto deseado en el sentido meramente funcional, además de la calidad, el precio y las posibilidades de adaptación decorativa, de modo que puedas cuidar, cambiar y mejorar la apariencia de tus espacios.

A continuación te presentamos las mejores fundas de sofá: 

1. Funda de Sofá Eysa Bianca Eysa

Para muebles de tamaño estándar

Eysa Bianca - Funda de sofa con lazos...

Ver precio en Amazon

Esta marca ofrece una funda de muy buena calidad.  El color y la textura de la tela cruda más un diseño romántico, hacen que las 3 plazas del sofá parezcan una nube de algodón para sentarse a contemplar la vida. ¡Se lava en la máquina!

Fácil de colocar y ajustable a las particularidades del sofá, podrás cubrirlo por completo y cambiar dramáticamente el aspecto del salón en pocos minutos.

2. Adele Textil 21Home

Protector acolchado

Textilhome - Funda Cubre Sofá Chaise...

Ver precio en Amazon

Aunque menos costosa, podría cubrir un sofá grande con esta funda acolchada que añade ciertas características y texturas para evitar dobleces y arrugas.

Es una alternativa estupenda entre los 180 modelos que ofrece el fabricante. Al ser bielástico; es decir, que se estira en sentido horizontal y vertical, tendrás mayores posibilidades de ajustarlo muy rápida y fácilmente al mueble que deseas cubrir.

3. Funda de sofá La Valeta Tural

Fabricado en Europa

Tural – Funda de Sofá Elástica...

Ver precio en Amazon

Es muy fácil colocar esta funda. Su tejido súper elástico resiste perfectamente el lavado frecuente (a máquina) y no produce calor o ruidos extraños mientras estamos sentados. Sin duda, esta funda es una muestra del avance en el uso de la tecnología de los materiales, al estilo Ikea.

Es tan flexible que podrás cubrir todo el sofá y ajustarlo muy bien. Además del material bielástico, trae una banda de goma para reforzar el ajuste.

4. Tunez Martina Home

Dúplex elástico de 3 plazas

Martina Home Tunez Funda de Sofá Duplex...

Ver precio en Amazon

Asequible y disponible en 17 colores para un mueble individual, un sofá de 2 plazas, 3 o 4; permite cambiar de apariencia con la creatividad como límite.

Este dúplex cubre la estructura del sofá y trae otra funda para el asiento, lo que garantiza un ajuste perfecto en las esquinas y la divertida posibilidad de combinar al menos dos colores diferentes por cada cambio y en cada mueble.

5. Funda de sofá Winomo

Funcional y fácil de combinar con la decoración

WINOMO Funda de Sofá 3 Plazas Protector...

Ver precio en Amazon

Además de ser la más barata del mercado, resulta ideal para proteger el sofá cuando hay niños y mascotas en la casa. Fabricada con poliéster, es capaz de expandirse hasta un 30% para dar un ajuste perfecto y sin arrugas en casi cualquier tipo de sofá.

Cualquier comparativa premiará la versatilidad y el precio de esta funda por ser una excelente opción para renovar el salón.

Fundas para cubrir más que sofás y sillas

Consolas, mesas de centro, otomanas y bancos también pueden cambiar drásticamente de apariencia con una funda que renueve su forma y diseño, una práctica muy recomendable para esas temporadas en que deseamos refrescar los ambientes o dar calidez mediante texturas y colores a un lugar de la casa que luce frío y apagado.

Las fundas son informales

Las fundas también son una invitación al descanso porque confieren una imagen informal y relajada a cualquier estancia, lo que facilita el sentirse en casa y disfrutar del espacio con la tranquilidad y la certeza de saber que nuestro mobiliario está protegido de polvo, ácaros y otros elementos que podrían deteriorarlo; mientras disfrutamos la suavidad de un mullido sofá.

Actualiza el juego de comedor

Si tu juego de comedor muestra señales de desgaste o tiene una imagen que no inspira nada, tal vez llegó la hora de probar una actualización instantánea de su apariencia y comodidad.

Unas fundas personalizadas y fabricadas a la medida de las sillas, harán una gran diferencia en el aspecto general de cualquier comedor; y serán una fórmula menos costosa que reemplazar todo el mobiliario del salón

Otra ventaja es que se puede jugar con los colores para lograr transformaciones del tipo: oruga-mariposa. Una posibilidad para volar con la imaginación.

Las fundas son lavables

Aunque al principio parezca una nimiedad, la posibilidad de lavar las fundas es tal vez la principal ventaja que motiva la búsqueda y elección de este accesorio, especialmente útil cuando tenemos animales de compañía o hay niños en la casa.

Para una protección permanente, la mejor recomendación es adquirir dos fundas lavables para cambiar y proteger el mueble, incluso cuando estamos lavando una de las fundas. Si además consigues una funda de sofá reversible, tendrás aún más alternativas para combinar y cambiar la apariencia del salón.

Fundas personalizadas

Comprar un caro y lindo sofá no garantiza mayores posibilidades de personalizarlo, pero si usas una funda en la que puedas plasmar tu propio estilo mediante la elección de materiales a juego, colores, tamaños y diseños que expresen y manifiesten tus deseos, el sofá estará protegido y tú podrás poner tu firma al fabuloso resultado de tus ideas.

Bolsillos, pliegues o tachones son algunas de las características que puedes añadir a tu funda personalizadas para dar movimiento, funcionalidad o el estampado que hace juego con el salón. Las posibilidades son infinitas.

Fundas para proteger antigüedades y actualizar espacios

Otra función de la funda es proteger el mobiliario antiguo que conservamos como reliquia familiar. Además de cubrirlos, podemos renovar su aspecto para integrar sin problema esas piezas de colección a un ambiente donde predomina un estilo decorativo completamente distinto.

Las fundas ayudan a unir tendencias sin contrastes chocantes o combinaciones abigarradas que generan tensión sensorial, para crear espacios sobrios, saludables y cómodos con muy poco dinero.

Las fundas son frescas y playeras

Estar a tono con la temporada es estar enfocado en el presente y el entorno, en el aquí y el ahora.

Mejorar nuestros espacios, transformar el salón o revestir el sofá pueden elevar la energía del hogar y de las personas, incluso de las menos sensibles a la vibración de la luz del verano y los cambios que ocurren en la percepción del color, la temperatura, etc.

Renovación y transformación son procesos que ocurren a cada instante en la naturaleza, y refrescar tu salón durante el verano con fundas blancas y vaporosas, te ayudará a disfrutar más plenamente la temporada y a encajar suavemente en el curso del tiempo.

Fundas de sofá increíblemente elegantes

Un salón elegante con muebles de alta gama no está fuera del rango de cobertura. Lograr unas fundas para el mobiliario que estén a tono con el espacio, puede ser un proyecto divertido, interesante y motivador.

Lo primero será obviar las fundas de la tienda y buscar un buen sastre o tapicero que pueda elaborar fundas a medida, con cobertura en el respaldo y esquineros hechos para lograr un ajuste perfecto de la funda sobre el mueble.

Las fundas son económicas

Si tienes la máquina y el talento para coser, no tengas ninguna duda sobre el fabuloso resultado que tendrás cuando intentes confeccionar tus primeras fundas de sofá.

El ahorro lo verás desde las primeras semanas y con el pasar de los años, cuando compruebes la conservación de la tapicería original gracias a la cobertura de una funda manejable en términos prácticos y presupuestarios.

Las fundas son versátiles

Se pueden comprar, encargar o fabricar fundas que se puedan adaptar a cualquier estilo y tamaño del mobiliario, antiguo o contemporáneo, de una plaza o mucho más grandes; sin brazos o con reposacabezas, la posibilidad de ajustar la funda a la estructura del mueble, podría hacer que cualquier ambiente se convierta en un lugar nuevo y acogedor.

Las mejores fundas para vivir y disfrutar el otoño

Si en verano nos conviene refrescar los espacios, en otoño podremos volver a cambiar la apariencia de la casa y preparar la temporada que vendrá con las texturas y colores que favorecen la conservación del calor y la temperatura, que estimulan y mantienen el calor sobre los muebles y objetos del salón.

La tarea será sencilla y el resultado será increíble: salones renovados, hermosos, familiares y súper cómodos, a partir de las fundas adecuadas.

Compra el tamaño correcto

Hay decenas de opciones y diseños disponibles en el mercado, así que considera tomar las medidas del mueble que quiere cubrir para que puedas adquirir la funda correcta.

Los expertos recomiendan tomar nota de las mediciones que haga sobre el sofá, y tenga en cuenta el tamaño y forma de los apoya-brazos, asientos, respaldo y cubierta de la silla; si está buscando una funda que se ajuste perfectamente al sofá. Si tu estilo es relajado, olvida la cinta de medir.

Elige un estilo

Aunque en el pasado hayan estado relacionadas con la carencia y la necesidad de cubrir algún desperfecto en la tapicería, la realidad actual de las fundas es que son tendencia en la decoración y el diseño de interiores, con flores, rayas y motivos muy diversos, ofrecen infinitas posibilidades para intervenir cualquier estancia e imponer un estilo personal, informal y amigable.

¿Tapicería o fundas?

Analiza las opciones más convenientes a tus posibilidades cuando asumas el proyecto de renovar tu salón. La pregunta habitual que nos hacemos resume las opciones: cambiar la tapicería o comprar una funda de sofá. La respuesta parece obvia: la funda de sofá me ahorra tiempo, dinero y esfuerzo en corto, mediano y largo plazo.

Incluso cuando la tapicería está en malas condiciones, una funda evitará propagar los daños a la espuma. Considera también que cambiar la tapicería implicará un cambio más radical y permanente, y también en ese caso la funda te ayudará a proteger la nueva inversión para que luzca perfecta en las ocasiones especiales.

Guía de compra de una funda de sofá

Las fundas son una adquisición siempre útil; incluso cuando ya no tengas intención de colocarlas sobre tu sofá, podrás reutilizar la tela para nuevos proyectos. Mientras tanto, podrás cubrir tus muebles y mejorar tu salón, pero considera las siguientes características antes de hacer tu compra.

Ajuste

Lo más importante a considerar, antes de seleccionar una funda, es que pueda ajustarse al mueble de un modo satisfactorio.

Las fundas tradicionales van muy bien para sofás o sillones de terminaciones redondeadas en el respaldo y los brazos.

Otras fundas salen del patrón de una sola pieza y ofrecen dos o más forros para cubrir la estructura y los asientos por separado.

Medidas

Cuando sepas cuál es la funda que mejor le va a tu sofá y tu salón, recuerda tomar las medidas de tus muebles para elegir el tamaño más adecuado.

Una medición básica será el largo entre los bordes internos de los brazos del sofá, igual si buscas una funda de sofá cama, debes tomar las medidas de cada pieza que integra el módulo para saber cuáles son tus mejores opciones.

Otra medida importante será del sueño al asiento, eso dará el largo de la falda que hará falta para cubrir todo el sofá.

Material

La elección del material se podría determinar considerando el uso que tendrá el sofá. Si la idea es protegerlo el polvo, un material sencillo hará la función; pero si quieres evitar que los niños manchen o deterioren la tapicería, considera usar algún material impermeable, pesado y fácil de lavar para cumplir tus propósitos.

Con lona, sarga o algodón grueso el sofá de uso continuo tendrá una larga vida útil. Una mezcla de productos textiles como el poliéster y la micro-gamuza, implicarán una funda más elástica y ajustable. Fundas de seda, lana o lino ofrecen elegancia y calidez, pero no se deben lavar a máquina.

Ventajas de las fundas de sofá

  • Protección

Ya se han expuesto las grandes ventajas que tiene el uso de las fundas para proteger el mobiliario, pero recordemos que además del efecto protector, cubrir un sofá, la mesa de centro o el viejo asiento del abuelo, tendrá efectos estéticos que expandirán la armonía y la belleza en tu entorno.

  • Fácil de limpiar

La facilidad es otra palabra asociada a las fundas de sofá. Además de instalarse y retirarse rápida y fácilmente, la mayoría se pueden lavar a máquina cuantas veces sea necesario remover y limpiar los residuos que van quedando en el día a día.

  • Versatilidad

Olvida la rigidez y los límites a la hora de crear un salón completamente personalizado. La versatilidad que ofrecen las fundas de sofá te permitirá combinar texturas y colores cada vez que necesites renovar tus espacios.

Comprar al menos dos fundas, te dará una idea del abanico de opciones que tienes a disposición.

Desventajas de las fundas de sofá

  • Estilo

Aunque hay fundas que adaptan a cualquier estilo, si no hacemos la elección correcta, una funda puede deslucir la estancia debido a su aspecto casi siempre informal y relajado. Así que cuida observar con detenimiento el entorno que tienes, el resultado que buscas y las opciones disponibles.

  • Ajuste

Infórmate sobre la calidad general y las debilidades del material, porque puede pasar que luego de lavar una funda cuidadosamente elegida, esta se reduzca y no puedas volver a colocarla en su lugar con el ajuste y la precisión de la primera vez, y debas inventar algún método de enganche sustituto y temporal que nunca dará el mejor resultado.

  • Arrugas

Una funda que no se ajusta correctamente al mueble siempre tendrá arrugas, pliegues y dobleces que afean su aspecto.

La mejor forma de evitarlo es elegir una funda a medida hecha especialmente para el mobiliario donde será colocada, con su respectiva cremallera, o seleccionar alguna funda muy elástica y flexible para que se ajuste sin deformaciones a cualquier sofá.