Home Salud Los 5 Mejores Tensiómetros de Brazo Digitales

Los 5 Mejores Tensiómetros de Brazo Digitales

por Equipar

Conseguir el mejor tensiómetro digital de brazo es algo que cualquier persona delicada de salud desearía. Si bien, existe otro sector de la población que también suele estar interesado en comprar un tensiómetro doméstico: los deportistas.

Cada uno por sus motivos, lo cierto es siempre buscaremos ciertas características que incluyan estos aparatos, como son unas medidas fiables del pulso, de la sístole y la diástole.

Utilízalo diariamente si te lo recomienda un médico, pero también después de realizar una actividad física a la que no estés acostumbrado, sobre todo si has sufrido algún ataque de hipertensión o desmayos.

Además, si queremos encontrar el mejor tensiómetro doméstico, también deberíamos fijarnos en otros aspectos como el tamaño, la forma y el peso del aparato, el tamaño de la pantalla, de los números y de los botones, el tamaño del manguito, avisos fáciles de identificar en caso de arritmia o hipertensión, etc.




Los mejores tensiómetros de brazo

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Mpow Tensiómetro de... Mpow Tensiómetro de... 10 Opiniones 30,99 EUR
2 EBL Tensiómetro de Brazo... EBL Tensiómetro de Brazo... 8 Opiniones 38,99 EUR 25,98 EUR
3 Duronic BPM150... Duronic BPM150... 15 Opiniones 29,99 EUR
4 KOBWA Pulsera Actividad,... KOBWA Pulsera Actividad,... 1 Opiniones 27,99 EUR
5 Ulaif Tensiómetro de... Ulaif Tensiómetro de... 2 Opiniones 29,99 EUR 20,99 EUR
6 TaoNaisi Universal... TaoNaisi Universal... No hay valoraciones 6,10 EUR

¿Cuál es el mejor tensiómetro de brazo?

Hemos querido seleccionar para ti los tensiómetros de brazo con mejor relación calidad precio del mercado.

Todos ellos tienen el fiable sistema de evaluación de la Organización Mundial de la Salud. Además, puesto que la toma de tensión arterial es algo propio de personas mayores, hemos seleccionado modelos de botones grandes y fácil manejo, además de incluir pantallas LED donde las medidas se pueden leer perfectamente.

Medisana 51152

Rebaja
Medisana 51152 -...
345 Opiniones

El conjunto cuenta con un aparato en color plateado y negro de 26,5 x 22,5 x 19,5 cm y 798 g de peso y un manguito que permite abarcar brazos de entre 22 y 30 cm de diámetro.

Cuenta con una pantalla grande en la que se muestran cantidad de datos, como el pulso, la fecha, la hora, la sístole, la diástole, y dos botones. Además, incluye un estuche para guardarlo cuidadosamente y transportarlo.

Funciona con 4 pilas AA que vienen incluidas, pero si lo prefieres puedes enchufarlo a la corriente, pues trae una toma para ello.

Tiene memoria para 60 medidas y 2 usuarios y detecta y avisa las arritmias.

Lo que nos gusta
  • Apagado automático tras 1 minuto sin uso.
  • La función semáforo nos indica de un modo muy visual si nuestra tensión arterial es alta, baja o normal según los estándares de la OMS.
Lo que no nos gusta
  • Es algo grande y pesado en comparación con el resto.

 

Omron M3 HEM-7131-E

Rebaja
OMRON M3 - Tensiómetro...
1.866 Opiniones

El conjunto cuenta con un aparato en color blanco de 10,7 x 7,9 x 14,1 cm y 281 g de peso y un manguito que permite abarcar brazos de entre 22 y 42 cm de diámetro.

Su pantalla, de tamaño mediano, es inclinada, facilitando la visión. El aparato tiene un manejo muy intuitivo al utilizar muy pocos controles. Además, puedes guardarlo en su propio estuche, que viene incluido.

Funciona con 4 pilas AA que vienen incluidas y también puedes enchufarlo a la corriente utilizando una toma que trae para ello.

Puede memorizar 60 mediciones, con fecha y hora, y te avisa si tu tensión es demasiado alta.

Lo que nos gusta
  • Su pequeño tamaño es perfecto para llevarlo en el bolso, lo cual puede resultar necesario para algunas personas.
  • Es muy ligero, ideal para personas mayores.
  • Detecta el movimiento corporal.
Lo que no nos gusta
  • Un precio algo más elevado que el resto de productos del top.

 

Ecomed BU-90E

Rebaja
Ecomed BU-90E -...
55 Opiniones

El conjunto cuenta con un aparato en color blanco y gris de 13 x 10,9 x 6 cm y 599 g de peso y un manguito adaptable a todo tipo de brazos.

Cuenta con una pantalla de mediano tamaño capaz de mostrar tanto datos de la presión arterial (pulso, sístole y diástole) como fecha, hora y nivel de batería, y tres botones que permiten un manejo muy intuitivo. También incluye una funda de tela ajustable para poder guardarlo y transportarlo.

Funciona con pilas AA incluidas.

Puede guardar hasta 90 medidas para 2 personas y es capaz de detectar las arritmias y avisarte.

Lo que nos gusta
  • Una memoria mayor al resto.
  • Se apaga de manera automática tras 90 minutos sin uso.
  • Material de calidad (microfibra suave).
  • Puedes regular la temperatura del manguito con 3 niveles.
Lo que no nos gusta
  • El diseño del aparato es mejorable, sobre todo si lo comparamos con el bonito color y el suave tacto del manguito.

 

Omron PL100 Pro Logic

Pro Logic PL100 -...
500 Opiniones

Un tensiómetro de brazo realmente básico. El conjunto cuenta con un aparato en color blanco y negro pequeño y ligero y un manguito que permite abarcar brazos de hasta 30 cm de diámetro.

Tiene una pequeña pantalla  donde puedes ver el pulso, la sístole y la diástole, y un único botón, con lo que el funcionamiento es realmente sencillo.

Funciona con 4 pilas AAA que no se incluyen.

Lo que nos gusta
  • Funcionamiento facilísimo, mediante un único botón.
  • Un precio realmente interesante.
Lo que no nos gusta
  • No memoriza las mediciones.
  • El manual está escrito en inglés.

 

Aeg Bmg 5612

Rebaja
AEG - Tensiómetro De...
88 Opiniones

El conjunto cuenta con un aparato en color blanco y gris de 15 x 10 x 4,5 cm y un manguito que abarca brazos de entre 30 y 42 cm de diámetro.

Cuenta con una mediana pantalla ligeramente inclinada con la que se facilita la visualización de las tres medidas obtenidas (sístole 60-260, diástole 40-199 y pulso 40-180) y dos botones extragrandes que ofrecen una manejabilidad estupenda. Además, incluye un estuche para guardarlo cuidadosamente y transportarlo.

Funciona con 4 pilas AA de 1,5 V, pero si lo prefieres puedes enchufarlo a la corriente, pues trae una toma para ello.

Tiene memoria para 60 medidas y 2 usuarios, detecta y avisa las arritmias y el comienzo y el final de la medición.

Lo que nos gusta
  • Su brazalete extralargo de 30 a 42 cm.
  • Apagado automático tras 1 minuto sin uso que permite un gran ahorro de la batería.
Lo que no nos gusta
  • La calidad de los materiales puede ser mejor, aunque es muy adecuada en relación al precio del producto.




¿Qué es un tensiómetro de brazo digital?

También conocido como un esfigmomanómetro, se trata de ese dispositivo de toda la vida que tu médico usa para medirte la presión arterial. Claro que en este caso estamos hablando de los más modernos y digitales, que funcionan con cómodas pantallas y controles más precisos. Ya no hace falta que le médico escuche atentamente cada latido y saque cuentas al momento para determinar tu presión arterial.

Este aparato cuenta con una banda inflable que se enrolla sobre tu brazo y se va inflando para poder acrecentar los latidos. Luego, una válvula permite soltar toda esa presión y da las lecturas correspondientes en la pantalla del dispositivo. En muchos modelos también puedes conectar un estetoscopio y escuchar los latidos.

Ahora bien, ¿cómo funcionan? Veamos, cuando el corazón bombea sangre, la presión aumenta y se genera la llamada presión sistólica. Seguidamente, la presión disminuye cuando el corazón se prepara para otro latido, produciendo la presión diastólica. Lo que hace un tensiómetro es aumentar la presión en el brazo para sobrepasar la presión sistólica y detener el flujo sanguíneo. Cuando se libera el aire en la banda inflable y la presión de la misma se equipara con la presión sistólica, la sangre comienza a fluir.

Es allí cuando se genera turbulencia en el torrente y comienzan a escucharse con claridad los latidos. En este momento se anota la presión que indica el tensiómetro y así se determina la presión sistólica. Cuando la presión del tensiómetro disminuye por debajo de la diastólica, se deja de escuchar la sangre. Allí, el dispositivo toma una segunda anotación que se corresponde con la presión diastólica del paciente. Por eso se habla de una presión de 120 sobre 80, por ejemplo.

Lo que debe tener un tensiómetro digital

Si tienes en mente comprar uno de estos aparatos, seguramente te preguntarás cómo asegurarte de que la compra que hagas sea la correcta. Aquí te daré un par de recomendaciones sobre lo que debes buscar en cualquier tensiómetro. Recuerda que nada cuesta leer las especificaciones de un producto antes de hacer la compra.

Precisión

La precisión de estos dispositivos es fundamental. Un error de lectura de tu tensiómetro puede traer graves consecuencias como falsos positivos o hasta el hecho de pasar por alto algún síndrome o enfermedad de la cual puedas padecer. Por ejemplo, si en realidad sufres de hipertensión arterial pero el dispositivo lee erróneamente que tienes la tensión más baja, no sabrás sobre tu verdadera condición y podrías exponerte a graves problemas de salud.

Igualmente, las personas que están en cama en casa y sufren de enfermedades respiratorias como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, quienes deban mantener un estado de reposo en casa o hasta los que sufren de enfermedades del sistema inmune necesitan una gran precisión en sus tensiómetros. Literalmente, puede ser un tema de vida o muerte.

La mejor manera de comprobar si el dispositivo en cuestión es preciso es hacer que un experto te tome la presión con el tensiómetro digital y con uno manual. Así podría contrastar ambos resultados.

Facilidad de uso

Lo último que queremos es un dispositivo que sea difícil de usar o de configurar. Sobre todo cuando se trata de un producto de la salud que muy probablemente será usado con personas que sufren de alguna enfermedad.

Busca aparatos que tengan pocos botones y un uso sencillo. Por ejemplo, que al sacarlo de la caja solamente debas colocar las baterías y pulsar un botón de encendido y que todo el proceso de colocar la banda inflable y usarla sea también sencillo. Por lo general, las bandas suelen venir con un tubo que debes insertar dentro del monitor que hace las lecturas. Luego solo tocaría ajustar la banda en el brazo del paciente y pulsar un botón que comience a inflarla.

Valor

Siempre tenemos presente el dilema entre la calidad de un aparato y su precio. Es que muchas veces nos vamos a ver tentados por adquirir un producto de menor precio para ahorrar lo más posible pero, en el caso de los productos de salud, siempre es mejor invertir un poco más para asegurarnos de comprar algo de alto nivel. Después de todo, es preferible garantizarnos la buena salud.

¿Automático o manual?

Aunque los modelos manuales no tienen posibilidad de error digital, es cierto que hace falta tener un poco de práctica y conocimientos sobre cómo medir la tensión arterial para poder usar uno de estos aparatos de manera correcta. También dan lugar a errores humanos de medición, que con mucha frecuencia pueden resultar en lecturas incorrectas de la presión. Es por eso que, si no eres un profesional del área de la salud o no tienes mucha experiencia con esto, te recomiendo encarecidamente que elijas los modelos digitales.

Son super sencillos de usar, hacen las lecturas ellos mismos y con un mínimo margen de error, y además no tendrás que tener conocimientos sobre la medida de la presión arterial. Simplemente tendrás que conectar las partes, sujetar la banda en el brazo del paciente y pulsar un simple botón. Rápidamente te darás cuenta de lo convenientes y versátiles que son.

Tamaño de la banda inflable

Los tensiómetros suelen venir con bandas inflables de un tamaño estándar, es decir, que se ajustan sin problemas a prácticamente cualquier paciente. No obstante, hay casos de personas que pueden tener brazos muy anchos o muy delgados, a quienes las bandas estándar no se ajustan de manera correcta y, por ende, no les dan medidas tan precisas. Por ejemplo, pacientes con sobrepeso u obesidad o pacientes que sufran de otras condiciones como enanismo o incluso desnutrición. En esos casos lo mejor es asegurarse de contar con una banda de la talla necesaria.

Y no te preocupes porque conseguirlas es muy fácil, solamente debes medir la circunferencia del brazo de la persona alrededor del bíceps y buscar una banda que le sirva bien. Por suerte, podrás encontrar bandas de diversos tamaños en el mercado.

Velocidad

Con la velocidad me refiero al tiempo que tarda el tensiómetro en arrojar los resultados. Si bien el proceso de inflar la banda para estimular tu torrente sanguíneo es un proceso fisiológico, sí puede haber diferencias notables en cuanto al tiempo que se toma cada modelo en estimular tu presión arterial y dar resultados concretos. Esto sucede porque algunos cuentan con sistemas de inflado más rápidos y procesadores capaces de realizar los cálculos y lecturas necesarias con mayor velocidad.

Dicho esto, algunos de los tensiómetros más rápidos -y costosos- pueden tomar apenas unos 20 segundos, mientras que los más lentos y económicos pueden tardarse un minuto o hasta un poco más. Más allá del dinero que puedas gastar, piensa si la sensación de la banda haciéndote presión sobre el brazo te parece incómoda. De ser así, vale la pena ir por modelos más rápidos que liberen la presión en poco tiempo.

Compatibilidad con apps

Así como hay tensiómetros de brazo digitales y manuales, los digitales también pueden venir en diferentes tipos. Por ejemplo, los hay sencillos que usan un simple monitor para operar el aparato y darte las lecturas, mientras que hay otros más modernos y tecnológicos que hasta se pueden conectar con tu móvil, tablet o computador mediante tecnología Bluetooth.

Aunque serán más caros, estos tensiómetros modernos te permiten guardar las lecturas en tu dispositivo inteligente para mantener un registro de tu evolución y hacer seguimiento a tu presión sanguínea. Esto puede ser muy útil para personas que acaban de sufrir infartos y están siguiendo consejos médicos para bajar sus niveles de estrés y presión sanguínea, quienes sufren de hipertensión arterial, cáncer o cualquier otro diagnóstico que requiera mediciones periódicas.

Lo mejor de todo es que muchos de esos dispositivos permiten enviar directamente los resultados a tu médico de cabecera. Así podrás gozar de un sistema mucho más completo.

Usar con múltiples usuarios

También es cierto que los mejores tensiómetros digitales te permitirán guardar registros de más de un usuario. Así que, si eres bastante precavido y le quieres medir la tensión arterial a tu familia regularmente para asegurarte de que todo esté bien, puedes crear un perfil para cada miembro y ponerle el ojo a la evolución de cada uno. De esta forma ya no tendrías que comprar dispositivos separados para cada familiar o mantener fastidiosas anotaciones.

Alertas

Como no todos somos expertos en la salud o la medición de la presión arterial y tampoco somos médicos para decir si hay algo anormal en nuestra presión o latidos, siempre es bueno contar con un modelo que produzca una alerta si tu lectura no es adecuada, bien sea porque está por encima de los valores normales o por debajo. Esto te ayudará muchísimo si no sabes a ciencia cierta si tu tensión sanguínea es normal o si sufres de alguna condición.

Al mismo tiempo, algunos tensiómetros también son capaces de decirte si hay algo inusual con tus latidos, como una arritmia, soplos o cualquier otro problema que, por lo general, puede pasar desapercibido por el usuario inexperto.

Consejos de uso

Aparte de conocer cómo operar cada aparato, también es importante que sepas los aspectos básicos sobre la presión arterial, como los valores considerados normales, la posición que debes adoptar al tomar tu tensión y más. Aquí hablaremos un poco sobre esos tips para que le saques el mejor provecho a tu nuevo tensiómetro digital:

  • Lee sobre los valores normales de tensión arterial según tu edad, peso y sexo. De esta manera puedes tener una mejor idea de lo que sería una tensión alta o baja en ti, independientemente de si el tensiómetro te arroja alertas o no.
  • Busca modelos que se puedan sincronizar con tu teléfono móvil, tablet o computador mediante apps. Son los más convenientes y te permiten hacer seguimiento a tu estado actual y evolución.
  • Si no eres experto en temas médicos, medición de presión sanguínea y demás, lo mejor es que evites los tensiómetros manuales. Cualquier modelo digital será mucho más cómodo para ti y te dará mejores resultados.
  • Al dormir podemos estar mucho más relajados de lo que estaríamos normalmente, así que medir la tensión arterial justo al despertarnos no es buena idea. Podrías terminar tomando una lectura poco realista de tus niveles.

Por ende, lo mejor es que te tomes tu tiempo, desayunes, tomes una ducha, vístete y, antes de salir a la calle, realiza la medición.

  • Probablemente te preguntes cómo hacen los modelos digitales para guardar tus registros previos y cómo puedes acceder a ellos o compartirlos. Casi siempre se realiza a través de una app, aunque también hay algunos modelos que pueden contar con entradas para tarjetas SD o con almacenamiento casi infinito en la nube.
  • No te alarmes si, luego de tomar determinado medicamento, el tensiómetro lee que tu presión arterial ha disminuido considerablemente. Es que hay algunas medicaciones que pueden causar que la tensión disminuya y hasta mareos o fatiga. Siempre sigue el consejo de tu doctor al tomar dicho medicamento y evita medir la tensión inmediatamente después de consumirlos. Eso te ahorrará un par de sustos.




¿Los tensiómetros caseros son realmente precisos?

Sí. Si bien puede que no sean tan precisos como los que usa tu doctor o los que se emplean en salas quirúrgicas, los modelos caseros pueden ser muy exactos, sobre todo si son digitales. Lo único es que tendrás que leer las instrucciones del fabricante para calibrarlo o al menos llevarlo a un centro de servicios en caso de que no puedas calibrarlo tú mismo. Para garantizar que siempre tengas resultados precisos, esta calibración debería realizarse aproximadamente cada 2 años.

Los 4 tipos de tensiómetros caseros

Ahora bien, ¿sabes distinguir los diferentes tipos de tensiómetros?

Con banda inflable para el brazo

Estos son los más populares porque resultan muy fáciles de utilizar y además son bastante precisos, razones por las cuales son los que suelen usar los doctores y otros profesionales de la medicina. Cuentan con la banda inflable que se sujeta alrededor del bíceps y realiza las mediciones de presión arterial.

El único posible inconveniente es que pueden ser un tanto grandes y aparatosos, ya que tendrás que tener por una parte el aparato que hace las lecturas, por otra la banda inflable y, en algunos casos, hasta un adaptador para alimentación eléctrica.

De muñeca

Estos modelos pueden parecer muy atractivos porque son y se ven mucho más compactos y fáciles de transportar. También resultan bastante minimalistas y dan la impresión de ser más modernos. No obstante, es mejor mantenerse con los modelos de brazo, ya que estos tensiómetros de muñeca todavía no ofrecen el mismo nivel de precisión. Si bien es cierto que han ido mejorando con los años, todavía falta para que se equiparen con los de brazo.

Manuales

Los modelos manuales pueden ser de los más precisos del mercado si se calibran de manera adecuada, resultan bastante más económicos y tampoco necesitan electricidad, así que representan un ahorro a largo plazo. Sin embargo, como te he mencionado anteriormente, son aparatos que requieren de un usuario experto, ya que el proceso es totalmente manual, así que tendrás que saber reconocer dónde marcar la presión sistólica y la diastólica, así como detectar cualquier anomalía en los latidos.

Ellos cuentan con un estetoscopio, un bulbo con el medidor de tensión para generar y medir la presión de forma manual, una banda inflable que se ajusta al brazo del paciente.

Digital

Se inflan de manera automática y además se pueden conectar con tu smartphone, tableta o computador para registrar lecturas y llevar un control continuo. Además, se alimentan de baterías o directamente del tomacorriente y cuentan con un monitor con pantalla y botones que hace las lecturas.

Consideraciones previas a la compra

¿Es complicado de usar?

Con los modelos digitales siempre vale la pena preguntarnos cuán acostumbrados estamos a usar dispositivos electrónicos. Por ejemplo, si eres una persona que vive rodeada de smartphones, tables, computadores y demás gadgets, entonces emplear uno de esos tensiómetros será como un paseo en el parque. Pero si no conoces mucho sobre tecnología o no estás acostumbrado a los dispositivos modernos, tal vez te convengan más quedarte con alguno de los tensiómetros digitales más sencillos.

Puede que no se conecten con tu móvil o que guarden tus registros en la nube, pero sí te darán toda la comodidad y precisión de la tecnología moderna.

¿Cómo se emplea?

No todos los tensiómetros se emplean de la misma manera, incluso cuando son del mismo tipo. Hay algunos que te piden que muevas el brazo de cierta manera, mientras que hay modelos de muñeca que requieren que acerques tu mano al corazón y otros no necesitan ningún movimiento en específico, solo que te mantengas quieto. Asegúrate de que el que escojas no sea complicado.

¿Cómo bajar la presión arterial de forma natural?

Si tu tensiómetro te ha dado alguna lectura por encima de lo normal, no te alarmes, puede que simplemente sea algo momentáneo por un pico de estrés o de actividad física. Sin embargo, te traigo varios consejitos para controlar tu presión arterial de forma natural:

  • Puedes tomar un poco de sol, ya que algunos estudios han demostrado que te permite relajarte y reducir la tensión.
  • También podrías meditar, hacer ejercicios de respiración o hasta realizar yoga, actividades que son ampliamente recomendadas y reconocidas como formas de disminuir los niveles de estrés, mejorar tus patrones de respiración y, por ende, la presión sanguínea.
  • Puedes abrazar a alguien. Sí, el abrazo con una persona que quieres o aprecias puede ayudarte a relajarte y disminuir la presión. Tanto así que hay un estudio que prueba que aquellas mujeres que se toman el tiempo para abrazar a sus parejas con regularidad suelen tener mejores niveles de tensión sanguínea. Mientras que aquellas chicas que evitan el contacto físico con sus seres queridos son más propensas a padecer condiciones como hipertensión.
  • Aunque te parezca extraño, el baile también es una actividad que puedes realizar para normalizar tus niveles. Se ha determinado que bailar permite liberar hormonas que mejoran nuestro humor y que también ayudan a regular la tensión sanguínea.

¿Cómo calibrar tu tensiómetro digital?

Como te comentaba anteriormente, es fundamental que calibres tu tensiómetro con regularidad. De hecho, una buena calibración permite que el aparato comience cada medición desde 0, evitando así errores en los resultados finales. Imagina que tu balanza comience en 2 kg por algún error de calibración y que por este motivo termines pensando que pesas 2 kg más de lo que realmente tienes. Si esto llegase a pasar con tu tensiómetro, podrías pasar por alto importantes diagnósticos.

El primer paso que debes tomar al comprar un tensiómetro es llevarlo a tu médico de cabecera. Él o ella es la persona más adecuada para determinar si las lecturas que realiza son correctas y lo puede hacer mediante la contrastación de resultados.

Esto es muy sencillo, simplemente el doctor mediría tu presión arterial con tu nuevo monitor digital y luego lo haría con algún aparato manual o digital de nivel profesional que ya está calibrado correctamente. Así, anotaría cualquier diferencia entre las lecturas y luego podrías ir a casa y calibrarlo siguiendo las instrucciones del producto o bien, pedirle a tu doctor que te ayude a realizar la calibración al momento. Ahora bien, si lo haces en casa, es importante que lo vuelvas a probar con tu médico para determinar si lo has hecho correctamente.

Por su parte, el proceso de calibración suele ser bastante sencillo. Lo más común es que tengas que inflar y desinflar la banda un par de veces y ajustar un tornillo o perilla hasta que el aparato se calibre correctamente. De todas formas, el método puede variar, así que lo más aconsejable es leer las instrucciones con detenimiento.

Y finalmente, en caso de que no logres dar con la calibración correcta o prefieres que un profesional se encargue por ti, también puedes contactar a atención al cliente y ellos te podrán indicar de algún centro especializado que lo haga.