afeitarse-antes-o-después-de-ducharse.

¿Es Mejor Afeitarse Antes O Después De Ducharse? 7 Consejos De Oro

No existe una sola verdad en cuanto a este tema, ya que cada persona es un mundo, tanto en relación con sus gustos personales como con su tipo de vellos faciales y hasta de la piel. Ahora bien, si tienes dudas de cuál es la mejor opción para ti, te traemos todos los consejos que conocen los profesionales para que comiences a afeitarte de la manera que mejor te convenga.

1. Lávate la cara antes de comenzar el afeitado antes de la ducha

Si te gusta afeitarte antes de poner pie en la ducha, lo mínimo que puedes hacer antes de aplicar cualquier producto o de humedecer la piel y los vellos es lavar la cara. Es que todos los días se nos acumulan muchas impurezas en la piel, comenzando por el sudor que a veces es imperceptible, pasando por las grasas y aceites naturales de la piel, hasta todos los factores externos como el polvo, dióxido de carbono y demás contaminantes que hay en el ambiente.

Pues bien, aunque no lo creas, toda esa suciedad se va colando en tus poros, lo cual dificulta en gran medida el afeitado, ya que endurece los vellos y hace que sean más complicados de cortar. Por ende, la afeitadora terminará halándolos en vez de cortarlos, dejándote con muchos pequeños cortes y una buena irritación.

2. Si tienes vellos suaves, aféitate antes de la ducha

navaja-de-afeitar.

Aquellos que tienen el vello facial más suave pueden beneficiarse más de las afeitadas antes de la ducha, ya que no necesitan el extra de humedad que te da una ducha con agua tibia. Dicho esto, lo ideal es que te mojes los vellos por unos 3 o 5 minutos antes de proceder a usar tus recortadoras de barba para terminar de suavizar tanto los vellos como la piel en toda la zona. El siguiente paso es usar una toalla con agua tibia y pasarla por la piel para terminar de humedecer y suavizar.

De no hacer esto, te arriesgas a comenzar a afeitarte con los vellos demasiado duros, lo cual hará que la afeitadora termine halando vellos y cortándote, sin hablar de que tendrás que dar muchas más pasadas con la hojilla para lograr los resultados deseados, lo cual te dejará con una buena irritación en la piel. Y, para colmo, si tienes la piel sensible, la irritación será peor, así que asegúrate de humedecer los vellos apropiadamente.

3. Emplea cremas y productos suavizantes antes de la ducha

crema-de-afeitado

De nuevo, si te gusta afeitarte antes de ducharte, bien sea por razones de higiene, por gusto o porque simplemente es a lo que más te has acostumbrado, entonces es momento de que emplees cremas y productos especiales para la preparación del afeitado. Por ejemplo, puedes recurrir a los boles con cremas y espumas de afeitar (shaving), que las frotas con un peine o cepillo especial para generar la espuma necesaria que debes aplicar luego en la cara antes de usar las hojillas.

También puedes probar jabones de afeitar, los cuales suelen ser un poco más trabajosos y complicados de aplicar para principiantes, pero que en realidad son la esencia del afeitado clásico y que a los profesionales y barbudos por excelencia les encantan. El tema es que con estos productos debes seguir unas rutinas de aplicado bastante específicas, como humectar primero la piel, para luego aplicar algo de agua tibia al jabón en caso de que sea duro, o simplemente comenzar a frotar si es muy suave.

4. Si tienes vellos gruesos y duros, es mejor después de la ducha

Si tienes una barba gruesa y tupida, lo más seguro es que cuentes con vello facial áspero. Y, aunque no lo creas, estos vellos pueden ser tan duros como el cobre cuando están totalmente secos. Como entenderás, es una terrible idea pasar una afeitadora de varias hojillas por el rostro para deshacerte de ellos, ya que con eso solo terminarás halando vellos y cortándote la piel innecesariamente.

Aparte de eso, seguir los consejos anteriores de simplemente humedecer la piel y vellos con agua tibia y un paño húmedo antes de afeitarte no será suficiente para apaciguar esa rebelde barba que llevas, sino que necesitarás una buena ducha con agua tibia para suavizar la zona en cuestión y alcanzar el afeitado perfecto que tanto buscas. ¡Y sin cortes ni irritaciones! Por eso, a los chicos con barbas tan ásperas les recomendamos afeitarse después o durante la ducha.

5. Deja que el agua actúe para afeitarte después de la ducha

hombre-afeitandose

Muchos chicos solemos tomar duchas de pocos minutos, lo cual nos viene fenomenal para ahorrar tiempo y agua y porque realmente vamos al grano y, lamentablemente, no nos cuidamos tanto como deberíamos. Pues bien, otra costumbre de muchos hombres que se ha vuelto algo tradicional, aunque muchas veces no sepamos por qué, es afeitarnos después de ducharnos. Si eres de este tipo de chicos que se duchan en poco tiempo y que se afeitan al terminar, déjame decirte que realmente no lo estás haciendo del todo bien.

Es que, si bien ya ganas terreno en el tema de humedecer la piel y los vellos antes de pasar las hojillas de tu afeitadora eléctrica (electric clipper) o manual, lo cierto es que tomar duchas cortas no es tan diferente a afeitarte sin poner pie en la ducha, ya que no le estás dando el tiempo suficiente al agua y al vapor que emite para suavizar la barba o la piel.

Además de esto, ese tiempo que dejas pasar entre cerrar la ducha, secar tu piel y comenzar a afeitarte, hace que se revierta un poco el efecto de la ducha, así que allí sigues perdiendo un poco más de eficacia.

Por ende, lo mejor que puedes hacer para darte una buena afeitada después de la ducha es simplemente relajarte, tomar un poco de paciencia y darte una ducha de al menos unos 10 o 15 minutos, preferiblemente con agua tibia, que es la que mejor penetra en los poros y que, con su vapor, ayudarán a suavizar de una mejor manera.

6. ¿Qué hay de afeitarse durante la ducha?

Muchos chicos prefieren hacerlo todo al mismo tiempo para ahorrar tiempo. Si bien esto puede ser perfecto para dedicarle más tiempo a otras tareas, lo cierto es que puede ser un arma de doble filo. Es que cuando nos afeitamos en la ducha, muchas veces no estamos pendientes del tiempo que hemos dejado que nuestra barba entre en contacto con el agua, el vapor y toda la humedad de la ducha. Esto conlleva a que nos confiemos, pensando que ya los vellos han sido bien suavizados y así comenzamos a afeitarnos -y a cortarnos- con total libertad.

Cuando salgas de la ducha te darás cuenta de todos los cortes que te has causado y comenzarás a notar una irritación que te molestará por varios días. Así que, lo mejor para eso es rebobinar un poco y parar en el punto donde lo estás echando a perder, que es cuando comienzas a afeitarte antes de tiempo.

Por ende, tómalo con calma y aprovecha de lavar todo tu cuerpo antes de afeitarte. De esta manera podrás lavar la cara para eliminar las impurezas mientras haces tiempo para dejar que el agua y el vapor hagan de las suyas suavizando tu piel y la barba.

7. Sobre el acné, bálsamo after shave y más

Si tienes acné, afeitarte puede ser un verdadero reto, ya que la piel suele ser mucho más sensible y también debes tener cuidado de no hacerte daño en los granos para evitar que empeoren y para evitar marcas y manchas en la piel. Por eso, uno de los mejores consejos para la gente con acné es afeitarse solamente con afeitadoras de una o cuando mucho dos hojillas, ya que las de más hojillas pueden ser muy fuetes y terminan por irritarte.

Aparte de eso, busca siempre afeitarte después de lavar la cara y, si tienes granos ya muy avanzados, lo mejor es que los explotes antes de empezar para evitar infecciones. Finalmente, busca siempre mantener tus herramientas de afeitado limpias, aplicando las cremas y lociones con manos recién lavadas y sobre rostro también recién lavado.

Otra pregunta que nos han hecho con frecuencia es si las personas que se afeitan antes de ducharse deben aplicar el bálsamo after shave antes o después de la ducha. Lo cierto es que, mientras más pronto lo apliques, resulta mejor porque va a cuidar y nutrir directamente a la piel que ya está afeitada, pero el problema es que lo removerás por completo al ducharte, así que el producto no hará nada y terminarás gastándolo sin motivo. Por ende, espera un poco y usa el bálsamo una vez que salgas de la ducha.

Sobre otras áreas del cuerpo como las piernas, la zona del bikini o el vello púbico, es ideal que te afeites durante o después de la ducha para suavizar al máximo. En el caso de axilas, pecho o espalda, puedes hacerlo antes de ducharte sin problemas.